COM­PA­ÑE­ROS DE UN TO­BI­LLO ROTO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MA­NUE­LA ZÁ­RA­TE @ma­nue­la­za­ra­te

Ha­ce mes y me­dio me caí por las es­ca­le­ras y me frac­tu­ré el to­bi­llo iz­quier­do. Una pla­ca y tres tor­ni­llos más tar­de re­gre­se a ca­sa. Te­nía el pie in­mo­vi­li­za­do, mu­le­tas y una nue­va ru­ti­na de vi­da. Los pri­me­ros días me de­pri­mí. De pron­to las co­sas más co­mu­nes y co­rrien­tes eran ta­reas di­fí­ci­les de lo­grar. Ba­ñar­me, su­bir las es­ca­le­ras, ca­mi­nar con co­sas en las ma­nos. Eso su­ma­do al do­lor, la in­co­mo­di­dad, el ca­lor, la pi­ca­zón, el mie­do a caer­me ha­cían de la ex­pe­rien­cia al­go de­ses­pe­ran­te.

Una de las co­sas que más me cos­tó acep­tar fue que aho­ra ne­ce­si­ta­ba ayu­da pa­ra to­do. El no po­der va­ler­me por mí mis­ma tan re­pen­ti­na­men­te es al­go que a pe­sar de que lle­vo ca­si dos me­ses en es­to me cues­ta acep­tar. Los fa­mi­lia­res de al­guien ac­ci­den­ta­do se preo­cu­pan y ha­cen lo me­jor que pue­den, pe­ro cuan­do uno es­tá im­pe­di­do le­ve­men­te por una cir­cuns­tan­cia co­mo es­ta, aun­que uno se­pa que no es per­ma­nen­te, lo más di­fí­cil de acep­tar es la pér­di­da de tu in­de­pen­den­cia. Es una pér­di­da de po­der.

En aras a man­te­ner al­go de esa in­de­pen­den­cia in­ten­té sa­lir y ha­cer al­gu­nas co­sas de mi vi­da nor­mal. Des­pués de to­do el mé­di­co ha­bía di­cho que sí, que no ten­dría por qué es­tar me­ti­da en ca­sa sin sa­lir. Los mé­di­cos edul­co­ran to­do pa­ra que la reali­dad se va­ya mos­tran­do co­mo es. An­dar por la vi­da con un pie in­mo­vi­li­za­do no es una vi­da nor­mal. Ir brin­can­do de pa­so en pa­so con las mu­le­tas por la ca­lle no es ca­mi­nar, me­nos en una ciu­dad en la que las calles es­tán ro­tas, hay des­ni­ve­les, los ele­va­do­res es­tán le­jí­si­mos unos de otros y mien­tras el pie ma­lo es­tá col­gan­do a sal­vo el res­to del cuer­po tie­ne que com­pen­sar pa­ra po­der mo­ver­se. Las sa­li­das me dejaron ago­ta­da y des­mo­ra­li­za­da. Y en­ten­dí en­ton­ces que es­to se­ría un pe­río­do de se­ma­nas de re­po­so ca­si ab­so­lu­to. En­ton­ces me to­có apli­car

la Fri­da Kah­lo, “Pies pa­ra qué los quie­ro si ten­go alas pa­ra vo­lar”. Em­pe­cé a des­pla­zar­me a tra­vés de li­bros. Fui a la Fran­cia de Rayd­mond Ra­di­guet en su no­ve­la El dia­blo en el cuer­po. Allí en­con­tré a una mu­jer ca­sa­da con un sol­da­do que lu­cha­ba en la Pri­me­ra Gue­rra. Mien­tras él es­ta­ba en el fren­te ella se de­ba­tía ba­jo el di­le­ma de ha­ber­se enamo­ra­do de un ado­les­cen­te. Una de la no­ve­las más be­llas y des­ga­rra­do­ras que he leí­do. Des­pués fui a la Ru­sia Za­ris­ta con Si­mon Sea

bag Mon­te­fio­re, quien ha he­cho un es­tu­dio ex­ten­so de los ar­chi­vos his­tó­ri­cos de Ru­sia, abier­tos re­cien­te­men­te y que nos pre­sen­ta la his­to­ria de una di­nas­tía cu­yo au­ge y caí­da cam­bia­ron el mun­do.

Me per­dí ca­sis tres se­ma­nas en su fas­ci­nan­te his­to­ria de in­va­sio­nes, y lu­chas de po­der. Es­pa­das, gue­rras, trai­cio­nes, amantes, to­do lo que tie­ne lo me­jor de la fic­ción con la di­fe­ren­cia de que es­to real­men­te su­ce­dió. Pe­dro el Gran­de, las za­ri­nas in­clui­da Ca­ta­li

na La Gran­de. Y los za­res que no pu­die­ron fre­nar la lle­ga­da de la re­vo­lu­ción co­mu­nis­ta que aca­bó con Ru­sia, y cam­bió el mun­do. En ese via­je no so­lo apren­dí his­to­ria, sino que en­ten­dí me­jor el mun­do en el que vi­vo, la po­lí­ti­ca, lo que su­ce­de en mi pro­pio país ase­dia­do por un to­ta­li­ta­ris­mo co­mu­nis­ta, pe­ro so­bre to­do el dra­ma humano. ( tex­to com­ple­to en el­co­lom­biano.com.co)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.