En­fer­me­da­des y tra­ta­mien­tos

En el si­glo XVI, las gri­pas po­dían diez­mar la po­bla­ción. Hoy no son ame­na­za, pe­ro hay más cán­cer y es­cle­ro­sis.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por JOHN SAL­DA­RRIA­GA

Al­gu­nos do­lo­res de ca­be­za vie­nen con tan­ta fu­ria, que de­rri­ban a un hom­bre co­mo muer­to, y lo po­nen tal que no ha­bla, ni quie­re que le ha­blen, ni oye un gol­pe. Otros do­lo­res obli­gan (a los que los pa­de­cen) a no abrir los ojos, ni ver la cla­ri­dad del día”.

Es­ta des­crip­ción apa­re­ce ba­jo el tí­tu­lo “Pa­ra do­lo­res an­ti­guos de ca­be­za”, en el li­bro Tra­ta­do bre­ve de Me­di­ci­na y de to­das las en­fer­me­da­des, que a ca­da pa­so se ofre­cen, es­cri­to por el pa­dre fray Au­gus­tín Far­fan, doc­tor en Me­di­ci­na, y re­li­gio­so de la or­den de San Agus­tín en es­ta Nue­va Es­pa­ña, en 1592, pu­bli­ca­do por Edi­to­rial Max­tor, en Va­lla­do­lid, en 2003.

De acuer­do con el mé­di­co y gi­ne­co­obs­te­tra, Emi­lio Res­tre­po Bae­na, esa es la des­crip­ción de un de­rra­me ce­re­bral o de un ata­que de hi­per­ten­sión, que tum­ba a la per­so­na y le ha­ce per­der la fa­cul­tad de ha­blar. Así, de­du­ce que en el si­glo XVI no dis­tin­guían es­ta en­fer­me­dad.

El mé­di­co fray­le se­ña­la en su tra­ta­do: “La cu­ra de los do­lo­res de ca­be­za há­ga­se de es­ta ma­ne­ra, si vie­ne de la san­gre y

muy ca­lien­te que lue­go se co­no­ce­rá en el ros­tro muy co­lo­ra­do y en­cen­di­do, y en los ojos en­ra­ma­dos con la san­gre, y en las ve­nas lle­nas, y si en es­tas se­ña­les el en­fer­mo es ro­bus­to (...) sá­quen­le seis on­zas de san­gre del bra­zo de­re­cho de la vena de to­do el cuer­po”.

Nues­tro mé­di­co con­tem­po­rá­neo co­men­ta que, en ese tiem­po, los mé­di­cos re­cu­rrían mu­cho a san­grar a los pa­cien­tes, pa­ra tra­tar di­ver­sos ma­les. Eso quie­re de­cir, sa­car­les san­gre y desechar­la. Pe­ro con el tiem­po, la me­di­ci­na ha com­pro­ba­do que ese mé­to­do, no so­lo es ob­so­le­to, sino que no sir­ve. Un do­lor de ca­be­za, di­ce, si es mi­gra­ño­so, se com­ba­te con fár­ma­cos, re­ce­tan­do anal­gé­si­cos pa­ra ex­pan­dir los va­sos san­guí­neos.

En el Tra­ta­do de Me­di­ci­na hay tra­ta­mien­tos pa­ra la au­sen­cia de mens­trua­ción, los có­li­cos, las in­fla­ma­cio­nes de la ro­di­llas, los res­fria­dos. Y los tra­ta­mien­tos, por su­pues­to han cam­bia­do.

“Las en­fer­me­da­des son ca­si las mis­mas, apa­ren­te­men-

te”, di­ce Emi­lio Res­tre­po Bae­na. La úni­ca que se ha erra­di­ca­do to­tal­men­te es la vi­rue­la. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud ofre­ce una re­com­pen­sa a quien en­cuen­tre al­gún ca­so de es­ta en­fer­me­dad in­fec­cio­sa que lle­gó a ser muy gra­ve y, en mu­chos ca­sos, cau­sa­ba la muer­te.

La cu­ba­na Ce­lia Sán­chez Pe­rei­ra, en su mo­no­gra­fía His­to­ria de las epi­de­mias du­ran­te la eta­pa co­lo­nial: Fie­bre ama­ri­lla, Vi­rue­la y otras en­fer­me­da­des, men­cio­na: “La pri­me­ra epi­de­mia de vi­rue­la de que se tie­ne no­ti­cia da­ta de fe­cha tan tem­pra­na co­mo 1521 y aun­que es­ta es la pri­me­ra re­co­no­ci­da se sa­be de la exis­ten­cia de ca­sos de la en­fer­me­dad des­de el año an­te­rior”.

Otras en­fer­me­da­des se tie­nen muy diez­ma­das, co­mo la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.