La his­to­ria no es so­lo en pa­sa­do

¿Qué his­to­ria nos en­se­ñan? En­tre la cro­no­ló­gi­ca y la que pi­de aná­li­sis, ahí es­tá el di­le­ma.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por HE­LE­NA COR­TÉS GÓ­MEZ

En áto­mos vo­lan­do, las pa­la­bras del Himno Na­cio­nal que son un ho­me­na­je al pró­cer An­to­nio Ri­caur­te (“Ri­caur­te en San Ma­teo en áto­mos vo­lan­do de­ber an­tes que vi­da con lla­mas es­cri­bió”), es aho­ra una fra­se va­cía. Per­dió sen­ti­do por­que mu­chos ya no sa­ben quién es Ri­caur­te ni tam­po­co que vo­ló en mil pe­da­zos al es­ta­llar un ba­rril de pól­vo­ra. Por lo me­nos, en la ver­sión ofi­cial.

Es va­cía, por­que no ha si­do re­sig­ni­fi­ca­da en el pre­sen­te ni se en­tien­de co­mo par­te de un mito que crea­ron los crio­llos pa­ra mo­ti­var a sus tro­pas y ob­te­ner en el cam­po de ba­ta­lla la in­de­pen­den­cia de la co­ro­na es­pa­ño­la. Con la fra­se pa­re­ce que se ol­vi­da­ron los efec­tos de las lu­chas de la in­de­pen­den­cia o el pa­pel que tu­vie­ron las gue­rras del si­glo XIX en la for­ma­ción de la Na­ción y de los par­ti­dos po­lí­ti­cos.

La en­se­ñan­za ac­tual de la His­to­ria, se­gún el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, pro­mue­ve que el apren­di­za­je me­mo­rís­ti­co de da­tos pier­da su lu­gar pri­vi­le­gia­do y tras­cien­da a una en­se­ñan­za ca­rac­te­ri­za­da por el aná­li­sis de pro­ce­sos so­cia­les. “La pro­pues­ta es pro­pi­ciar nue­vas com­pren­sio­nes de lo so­cial, más in­clu­yen­tes, que re­co­noz­can el pa­pel de otros gru­pos so­cia­les”, afir­man en co­mu­ni­ca­dos.

Ex­pli­can que “cons­cien­tes de que la en­se­ñan­za de la his­to­ria se ha­bía con­ver­ti­do en un ejer­ci­cio me­mo­rís­ti­co de per­so­na­jes, even­tos y fe­chas pre­ci­sas”, el Mi­nis­te­rio pre­sen­tó en 2002 los li­nea­mien­tos cu­rri­cu­la­res pa­ra el área de Cien­cias So­cia­les, en la que se in­te­gra­ra el co­no­ci­mien­to so­cial, “que es­ta- ba dis­per­so y frag­men­ta­do” y abar­ca­ra co­no­ci­mien­tos fun­da­men­ta­les de Eco­no­mía, De­re­cho, So­cio­lo­gía y An­tro­po­lo­gía.

Es­to, con­si­de­ran­do que la for­ma­ción en His­to­ria de­be­ría

lle­var­se a ca­bo de ma­ne­ra ar­ti­cu­la­da con otras dis­ci­pli­nas.

Sin em­bar­go, en el Con­gre­so, la se­na­do­ra Vi­via­ne Mo­ra­les pro­mue­ve la pro­pues­ta de res­ta­ble­cer la en­se­ñan­za in­di­vi­dual de la ma­te­ria His­to­ria de Co­lom­bia, con la idea de “in­cul­car amor a la patria”. Si la ple­na­ria de la Cá­ma­ra de re­pre­sen­tan­tes la aprue­ba pa­ra que en­tre en vi­gen­cia, so­lo fal­ta­ría la fir­ma del Pre­si­den­te, pues el pro­yec­to de ley 166 de 2016 ya pa­só tres de­ba­tes.

Qué his­to­ria nos han con­ta­do

En la dé­ca­da de los ochen­ta se dio un de­ba­te muy fuer­te conocido co­mo la gue­rra de los ma­nua­les, en el que se en­fren­ta­ron la Aca­de­mia de His­to­ria y un gru­po de pro­fe­sio­na­les crí­ti­cos.

Du­ran­te mu­cho tiem­po la Aca­de­mia ha­bía te­ni­do el mo­no­po­lio so­bre la for­ma­ción en His­to­ria en el país, y aun­que cum­plie­ron una fun­ción muy va­lio­sa de con­ser­va­ción y di­vul­ga­ción de “una ver­sión de los he­chos”, apa­re­cie­ron his­to­ria­do­res pro­fe­sio­na­les que de­ba­tie­ron la tra­di­ción que es­ta pro­po­nía.

En 1994, el go­bierno de Cé­sar Ga­vi­ria to­mó la de­ci­sión de eli­mi­nar la cá­te­dra de His­to­ria del plan de es­tu­dios de los co­le­gios y la fu­sio­nó con la de Cien­cias so­cia­les.

A tra­vés de la Ley 115 de 1994 se es­ta­ble­ció es­ta ma­te­ria in­te­gra­do­ra (His­to­ria, Geo­gra­fía, Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca y De­mo­cra­cia) co­mo uno de los gru­pos de áreas obli­ga­to­rias y fun­da­men­ta­les pa­ra edu­ca­ción bá­si­ca y me­dia.

La His­to­ria que se en­se­ñó en el pa­sa­do en la es­cue­la era des­crip­ti­va y enal­te­ce­do­ra de los va­lo­res na­cio­na­les. Pa­tri­cia Car­do­na Zuluaga, doc­to­ra en His­to­ria y quien in­ves­ti­ga so­bre có­mo se ha con­ta­do la his­to­ria del país, di­ce: “Real­men­te en los co­le­gios no­so­tros no vi­mos his­to­ria, vi­mos cro­no­lo­gía, y cuan­do más vi­mos fue his­to­ria patria, muy importante en el si­glo XIX, por­que ese contexto re­que­ría un re­la­to que cohe­sio­na­ra, que reivin­di­ca­ra y mos­tra­ra un pa­sa­do glo­rio­so, en un país que ape­nas se es­ta­ba in­ven­tan­do. La gen­te ha­bía pa-

sa­do de ser súb­di­to de la co­ro­na a ser ciu­da­dano”.

Pa­ra al­gu­nos es­te re­la­to fue ajeno a las reali­da­des so­cia­les y des­co­no­ció los de­re­chos de los afros, de los in­dí­ge­nas, de las mu­je­res y de las mi­no­rías.

Có­mo en­se­ñar His­to­ria

¿Esa es la cá­te­dra de His­to­ria que vuel­ve? Se­gún Car­do­na, ha­cia 1850 apa­re­ce lo que se co­no­ció co­mo His­to­ria de Co­lom­bia, con una obra de Jo­sé An­to­nio de Pla­za que no pa­só el fil­tro del tiem­po por su ani­mad­ver­sión con Bo­lí­var.

An­tes y des­pués de que el au­tor es­cri­bie­ra dos ver­sio­nes, Me­mo­rias pa­ra la his­to­ria de la Nue­va Gra­na­da y el Com­pen­dio de la His­to­ria de la Nue­va Gra­na­da, se hi­cie­ron va­rios tex­tos que na­rra­ban los acon­te­ci­mien­tos del país con al­gu­nos ses­gos.

Por es­to, al ce­le­brar­se el cen­te­na­rio del Gri­to de In­de­pen­den­cia en 1910 se abrió un con­cur­so pa­ra ela­bo­rar el que se­ría el pri­mer gran ma­nual de his­to­ria co­lom­bia­na. Los jó­ve­nes abo­ga­dos Je­sús Ma­ría He­nao y Ge­rar­do Arru­bla fue­ron los ga­na­do­res del con­cur­so y su tex­to fue adop­ta­do co­mo el ofi­cial de en­se­ñan­za en los co­le­gios.

La pro­ble­má­ti­ca que aho­ra se pre­sen­ta es ¿qué de­be sa­ber un es­tu­dian­te so­bre his­to­ria del país si pa­re­ce que la vi­sión in­te­gra­do­ra tam­po­co fun­cio­nó?

Se­gún Car­do­na, “es importante reivin­di­car la fun­ción que tu­vo ese pa­sa­do, en su contexto. Ha­brá que ha­blar de la im­por­tan­cia de las con­di­cio­nes de enun­cia­ción de aquel dis­cur­so, por­que no po­de­mos se­guir pe­ga­dos de los mo­de­los de­ci­mo­nó­ni­cos. Cla­ro que es importante reivin­di­car ele­men­tos co­mo la cohe­sión na­cio­nal, el man­te­ni­mien­to de cier­ta me­mo­ria co­lec­ti­va y la crea­ción de una con­cien­cia his­tó­ri­ca, pe­ro siem­pre conectados con el pre­sen­te”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.