Fran­cis­co el hom­bre

EL CO­LOM­BIANO ini­cia su se­rie de es­pe­cia­les pa­ra con­tar la vi­da y la obra de un Pa­pa que ca­mi­na­rá la his­to­ria del país. Hoy, el car­de­nal que iba a pie.

El Colombiano - - PORTADA - Por JU­LIÁN AMOROCHO BECERRA

Fran­cis­co rom­pió mu­chos mol­des al lle­gar al trono de San Pe­dro: su nom­bre, el pri­mer ame­ri­cano, el pri­mer je­sui­ta. Pe­ro al tiem­po, es el pon­tí­fi­ce más pa­re­ci­do a un hom­bre de a pie que ha di­ri­gi­do la Igle­sia Ca­tó­li­ca. Así es es­te en­via­do de Dios que ca­mi­na en la mis­ma tie­rra que los de­más y vi­si­ta Co­lom­bia en un mes.

Con­for­me

pa­sa­ba el turno pa­ra que ca­da car­de­nal vo­ta­ra, en me­dio de la so­lem­ni­dad del Cón­cla­ve que ha­bría de ter­mi­nar con un nue­vo Pa­pa, en la ca­be­za de Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio se ha­cían las cuen­tas del via­je que lo lle­va­ría an­tes de lle­gar la Se­ma­na San­ta de regreso a Bue­nos Ai­res.

La se­ma­na ma­yor de la Igle­sia Ca­tó­li­ca es­ta­ba a dos se­ma­nas y aun­que la si­tua­ción apre­mia­ba, pues por pri­me­ra vez se veía que un Pa­pa, Be­ne­dic­to XVI, ab­di­ca­ra, Ber­go­glio no creía que la elec­ción se ex­ten­die­ra a aque­llos días, por lo que, si sus cuen­tas le da­ban, a lo su­mo en 10 días po­dría aso­mar­se el nue­vo pon­tí­fi­ce por el bal­cón de la ba­sí­li­ca de San Pe­dro, a sa­lu­dar a to­dos los ca­tó­li­cos.

Co­mo era de es­pe­rar, la pri­me­ra vo­ta­ción del mar­tes en la no­che, ba­jo el es­tric­to en­claus­tra­mien­to del Cón­cla­ve, no per­mi­tió un con­sen­so.

Aque­lla no­che, fue a dor­mir con­ven­ci­do de que an­tes del Do­min­go de Ra­mos es­ta­ría de regreso a la Catedral bo­nae­ren­se y po­dría echar­le una úl­ti­ma ojeada a la ho­mi­lía que di­ría en la mi­sa, que ha­bía de­ja­do lis­ta en su es­cri­to­rio an­tes de via­jar.

Más va­lía que así fue­ra, a sus 76 años, con un so­lo pul­món fun­cio­nal y una ciá­ti­ca pun­zan­te, el frío de aque­llos días en Ro­ma no era lo más re­co­men­da­ble.

Vi­gi­la­do con sus pares por las mi­ra­das adus­tas de los fres­cos que de­co­ran la im­po­nen­te Ca­pi­lla Six­ti­na, Ber­go­glió re­cor­dó por qué no le gus­ta­ba ve­nir al Va­ti­cano.

Hom­bre cria­do pa­ra vi­vir de for­ma sen­ci­lla y con­ven­ci­do de la hu­mil­dad co­mo ba­se in­ne­go­cia­ble de la igle­sia, dis­fru­ta­ba más de un via­je en trans­por­te pú­bli­co, un al­fa­jor o una piz­za an­tes que la pom­pa y ri­go­res de la tra­di­ción va­ti­ca­na.

La se­gun­da elec­ción, tem­prano el miér­co­les, tam­po­co al­can­zó el con­sen­so.

Qui­zá una li­ge­ra mue­ca aso­mó en su ros­tro, usual­men­te jo­vial, pues re­cor­da­ría des­pués que el car­de­nal bra­si­le­ño Cláu­dio Hum­mes se le acer­có, pal­meó su bra­zo y le di­jo que no se preo­cu­pa­ra, que “así obra el Es­pí­ri­tu San­to”.

An­te su me­teó­ri­co as­cen­so en la Igle­sia, Ber­go­glio ha­bía apren­di­do a ser siem­pre cor­dial pe­ro bre­ve, aun­que por su per­so­na­li­dad y crian­za, en el ba­rrio bo­nae­ren­se de Flo­res, a ve­ces la len­gua se le iba y lo po­nía en aprie­tos con una ins­ti­tu­ción his­tó­ri­ca­men­te acos­tum­bra­da a la so­lem­ni­dad. Sus pa­dres, Ma­rio Jo­sé Ber­go­glio y Re­gi­na Ma

ría Sí­vo­ri ha­bían lle­ga­do de Por­ta­co­ma­ro, Ita­lia, hu­yen­do del au­ge del fas­cis­mo de los años 30, y des­de su na­ci­mien­to, en 1936, fue cria­do co­mo cual­quier ni­ño por­te­ño de la épo­ca.

Tan así fue que su pro­pia her­ma­na, Ma­ría He­le­na, coin­ci­de en que aun­que fue­ron cria­dos en la tra­di­ción ita­lia­na y ca­tó­li­ca, nun­ca pen­sa­ron que tu­vie­ra vo­ca­ción de sacerdote.

Es más, lo re­cor­da­ba enamo­ra­do de una chi­ca del ba­rrio y por ello, en al­gún mo­men­to tu­vo que de­ci­dir en­tre ella y Dios. Te­nía 21 años de edad.

En­tre las calles em­pe­dra­das y el pa­no­ra­ma oto­ñal del ba­rrio Vi­lla De­vo­to en Bue­nos Ai­res, Ber­go­glio pa­só su no­vi­cia­do en la Com­pa­ñía de Je­sús, al­ter­nan­do sus es­tu­dios en­tre la ca­pi­tal gau­cha y San­tia­go de Chi­le.

Fue­ron años fe­li­ces has­ta la lle­ga­da de 1966 y la pri­me­ra de las dos dic­ta­du­ras que le vi­vió. Con la lle­ga­da del dic­ta­dor Juan Car­los On

ga­nía al Go­bierno en Ar­gen­ti­na, Ber­go­glio in­te­gró, con otros je­sui­tas, la Guar­dia de Hie­rro con la que mi­li­tó po­lí­ti­ca­men­te has­ta 1974.

En esos años, lle­gó a ser provincial de los je­sui­tas ar­gen­ti­nos y a ocu­par car­gos de do­cen­cia en dis­tin­tas fa­cul­ta­des.

La lle­ga­da de la se­gun­da dic­ta­du­ra que le to­có vi­vir, con Jor­ge Ra­fael Vi­de­la a la ca­be­za, es se­gu­ro la peor que ha su­fri­do el pue­blo ar­gen­tino y una de las man­chas que sus crí­ti­cos le re­cal­can.

Las or­ga­ni­za­cio­nes de su país que bus­can jus­ti­cia pa­ra los cer­ca de 33 mil des­apa­re­ci­dos que

de­jó ese pe­río­do lla­ma­do de “gue­rra su­cia” no le per­do­nan que nun­ca ha­ya con­de­na­do con la du­re­za del ca­so las ac­tua­cio­nes de los mi­li­ta­res y que ha­ya de­ja­do a mer­ced de la dic­ta­du­ra a los cu­ras je­sui­tas Or­lan­do Yo­rio y Fran­cis­co Ja­lics, que fue­ron se­cues­tra­dos y tor­tu­ra­dos pa­ra lue­go exi­liar­se y aban­do­nar sus há­bi­tos.

En 2010, Ber­go­glio dio su ver­sión an­te la jus­ti­cia y re­pi­tió que nun­ca los de­jó so­los.

Ya en aque­lla épo­ca, co­mo má­xi­mo je­rar­ca de la Igle­sia Ca­tó­li­ca en Ar­gen­ti­na, sin sa­ber­lo ha­bía hi­la­do una his­to­ria co­mún en­tre los que ven­drían a ser sus an­te­ce­so­res.

Juan Pa­blo II cre­ció ba­jo la ocu­pa­ción Na­zi y la pos­te­rior dic­ta­du­ra co­mu­nis­ta en Po­lo­nia. Be­ne­dic­to XVI sa­lió for­za­da­men­te del seminario a los 16 años pa­ra ser­vir con el ejér­ci­to ale­mán en los es­ter­to­res fi­na­les del na­zis­mo.

Sin em­bar­go, an­tes de la ter­ce­ra vo­ta­ción, an­tes del al­muer­zo del miér­co­les, se­guía con­ven­ci­do de que otro se­ría el ele­gi­do, in­clu­so el mis­mo Hum­mes que a sus 82 años re­co­rre el Ama­zo­nas ha­cien­do la­bor mi­sio­ne­ra.

A los kios­que­ros que se ubi­ca­ban en la em­ble­má­ti­ca Pla­za de Ma­yo, cer­ca al puer­to del Río de la Pla­ta, no les era ra­ro ver pa­sar con su pa­so ve­loz al car­de­nal Ber­go­glio rum­bo a la Catedral, no sin an­tes lle­var­se un dia­rio del día.

Le­jos de ese per­fil de hom­bre de Dios, en­cum­bra­do por en­ci­ma de los mor­ta­les, al Ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res le gus­ta­ba vi­vir de for­ma sen­ci­lla y no lla­mar la aten­ción.

Ha con­fe­sa­do que no es el lu­jo lo que prin­ci­pal­men­te re­cha­za, sino la so­le­dad y por eso bus­ca te­ner una vi­da “ca­lle­je­ra”.

Del sub­te (me­tro) que lo lle­va­ba a las ci­tas que tu­vie­ra, pa­sa­ba a su ha­bi­ta­ción en la re­si­den­cia de la arquidiócesis don­de so­lía co­ci­nar y co­mer so­lo. De­cli­na­ba las in­vi­ta­cio­nes a ce­nar, pe­ro no se po­día con­si­de­rar un ti­po abu­rri­do, pues es de chis­te fá­cil y no se con­tie­ne cuan­do quie­re reír­se.

De Flo­res no so­lo se tra­jo su es­ti­lo de vi­da, tam­bién la afi­ción por el fút­bol que no re­co­no­ce ex­tra­or­di­na­ria, por­que lo ra­ro se­ría un ar­gen­tino sin un equi­po hin­chán­do­le el co­ra­zón.

Mien­tras pu­do hi­zo ba­rra en per­so­na por San Lo­ren­zo, club na­ci­do en su ba­rrio. In­clu­so, an­tes de es­tar en una po­si­ción de pri­vi­le­gio en la Igle­sia, pa­sa­ba a ve­ces a dar­les áni­mos a los ju­ga­do­res has­ta que en 1998, con la lle­ga­da de Al­fio Ba­si

le al ban­qui­llo, le ve­tó la en­tra­da a “ese cu­ra”, por­que de­cía que des­con­cen­tra­ba al equi­po.

Des­pués de to­da una vi­da bus­can­do sin que­rer­lo ser el más humano de los re­pre­sen­tan­tes de Dios y con una va­li­ja pe­que­ña y vie­ja, co­mo traí- da de sus años de ni­ñez, la elec­ción del miér­co­les cum­plió su pre­mo­ni­ción a me­dias: la vo­ta­ción ter­mi­nó rá­pi­do, pe­ro el Pa­pa era él y el ti­que­te Ro­ma-Bue­nos Ai­res, en cla­se eco­nó­mi­ca, co­mo siem­pre, se iba a per­der.

El pri­me­ro en reac­cio­nar fue Hum­mes, que en me­dio del aplau­so, le pi­dió no ol­vi­dar­se de los po­bres. Los po­bres y lo aus­te­ro. Su vi­da has­ta ese 13 de mar­zo de 2013 y lo que ven­dría. Con to­do eso so­nan­do en la ca­be­za y vol­vien­do irre­le­van­te su vi­da co­mo Ber­go­glio, sur­gió el nom­bre de Fran­cis­co y su pri­mer des­mar­que, pa­ra po­ner­lo en tér­mi­nos fut­bo­le­ros, de la tra­di­ción.

No es­tu­vo ner­vio­so ni asus­ta­do, se­gún el mis­mo Fran­cis­co ha con­fe­sa­do. Con­si­de­ra que esa fue su se­ñal de que eso era el plan de Dios. Ni hoy, a cua­tro años de ese día, ha sen­ti­do te­mor.

“Soy un pecador, pe­ro me confío en la mi­se­ri­cor­dia de Dios y en su pa­cien­cia”, di­jo cuan­do le pre­gun­ta­ron si acep­ta­ba la designación, re­cuer­da Juan San­do­val Iñi­guez, el ex­car­de­nal me­xi­cano que vo­tó en aquel Cón­cla­ve.

Pa­sa­das las 7: 00 de la no­che, Fran­cis­co sa­lió a sa­lu­dar al mun­do con el atuen­do más sen­ci­llo que pu­do y acom­pa­ña­do de dos car­de­na­les cer­ca­nos, Hum­mes uno de ellos.

En con­cor­dan­cia a su des­dén por la so­le­dad y el lu­jo ex­tre­mo, se ne­gó a to­mar la li­mo­si­na, el ascensor y a co­mer so­lo. Por ello, aún hoy, vi­ve en la re­si­den­cia San­ta Marta, con cien­tos de per­so­nas, y no en la re­si­den­cia di­se­ña­da pa­ra el Pa­pa.

En dis­tin­tas apa­ri­cio­nes ha di­cho que co­mo no le fal­ta na­da, se tie­ne que cui­dar de no abu­sar de ello y por ello es que cree que los po­bres en­tien­den me­jor a Dios.

Al fi­nal de la no­che, mien­tras ce­na­ba con los car­de­na­les, Ber­go­glio anotó men­tal­men­te la lla­ma­da que te­nía que ha­cer­le a Ni­co­lás

Schan­dor, uno de los kios­que­ros, pa­ra pe­dir­le que no le guar­da­ra más el dia­rio por­que se mu­da­ba y le dio a esa vi­da un pun­to fi­nal. Ter­mi­na­da la ce­na, Fran­cis­co fue el que se pu­so de pie, ben­di­jo y agra­de­ció a los pre­sen­tes y se dis­pu­so a re­ti­rar­se. An­tes, les di­jo a to­dos “que Dios les per­do­ne lo que hi­cie­ron” y se mar­chó en­tre las ri­sas. Co­sas de los hom­bres que se­gu­ro a Dios no le mo­les­ta­rán ■

“SOY UN PECADOR, PE­RO ME CONFÍO EN LA MI­SE­RI­COR­DIA DE DIOS Y EN SU PA­CIEN­CIA”

FO­TO REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.