TEXTUALMENTE

El Colombiano - - ACTUALIDAD - ÁL­VA­RO URI­BE VÉ­LEZ Ex­pre­si­den­te de Co­lom­bia y se­na­dor de la Re­pútli­ca

Tu­te­la que fa­vo­re­ce a Da­niel Sam­per Ospina A pe­sar de mi desacuer­do y por el res­pe­to que de­bo a la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia aca­to el fa­llo del Tri­bu­nal de Bo­go­tá. En con­se­cuen­cia, co­mo me exi­ge la jus­ti­cia, co­rri­jo que no es vio­la­dor de ni­ños. Nun­ca qui­se acu­sar­lo de vio­la­ción fí­si­ca o se­xual de ni­ños. En cuan­to a la por­no­gra­fía in­fan­til, mi jui­cio de va­lor es re­cha­za­do por el Tri­bu­nal en pro­vi­den­cia que pre­va­le­ce so­bre mi opi­nión, pro­vi­den­cia que aca­to, por en­de, ten­go que acep­tar que ju­rí­di­ca­men­te, se­gún cri­te­rio de au­to­ri­dad, no se ha con­fi­gu­ra­do por­no­gra­fía in­fan­til. En ejer­ci­cio del de­re­cho de emi­tir opi­nio­nes ex­pre­so lo si­guien­te: Cons­ti­tu­cio­nal­men­te, ar­tícu­lo 44, nin­gún de­re­cho es­tá por en­ci­ma de la obli­ga­ción de res­pe­tar a los ni­ños. Tan gra­ve es el mal­tra­to fí­si­co, la vio­la­ción se­xual, el abu­so si­co­ló­gi­co o la hu­mi­lla­ción. La re­fe­ren­cia en sá­ti­ra a una ni­ña re­cién na­ci­da, al aso­ciar su nom­bre a una dro­ga ilí­ci­ta, no es asun­to de po­ca mon­ta. Hay de­re­chos que son in­se­pa­ra­bles del ser humano, por en­de, su vul­ne­ra­ción equi­va­le a vio­lar a la per­so­na ti­tu­lar, es­pe­cial­men­te cuan­do el afec­ta­do es un ni­ño. La pu­bli­ca­ción im­pu­ne de fotos de me­no­res des­nu­dos es­ti­mu­la el re­la­ja­mien­to en el res­pe­to a sus de­re­chos, ya con el an­te­ce­den­te gra­ve de ha­ber de­ja­do sin ade­cua­da san­ción el se­cues­tro de cen­te­na­res de ni­ños por Farc. Mu­chos to­da­vía no han re­gre­sa­do. Las men­cio­nes de­ni­gran­tes, en epí­te­tos, por par­te del di­rec­tor de la re­vis­ta, a quie­nes tra­ba­ja­ron co­mo mo­de­los, es una ofen­sa agra­va­da al res­pe­to que la so­cie­dad le de­be a la mu­jer. ¡En qué que­da la con­si­de­ra­ción de la fa­mi­lia al per­mi­tir el irres­pe­to al ni­ño y a la mu­jer a par­tir de su­ti­le­zas y aco­mo­dos en la in­ter­pre­ta­ción de la ley! Son inacep­ta­bles las bur­las, que abun­dan en las co­lum­nas, so­bre los de­fec­tos fí­si­cos de las per­so­nas. En una oca­sión es­cri­bió “no sa­bía có­mo el mé­di­co hi­zo pa­ra sa­ber cuál de las dos ma­sas gru­mo­sas era el ta­pón mu­co­so y cuál el be­bé y que por ello es po­si­ble que los mé­di­cos ha­yan desecha­do al be­bé y hu­bie­ran de­ja­do con no­so­tros al ta­pón”. En otra opor­tu­ni­dad di­jo de una mu­jer por su es­ta­tu­ra y dis­ca­pa­ci­dad fí­si­ca que “se pa­re­cía a una de las Me­ni­nas de Velásquez con­cre­ta­men­te la de al la­do del pe­rro”. Hay es­cri­tos que afec­tan a una región al ex­ten­der a sus ha­bi­tan­tes los de­li­tos que a mi me se­ña­la. Que de mi per­so­na di­gan lo que quie­ran pe­ro que res­pe­ten a An­tio­quia co­mo he res­pe­ta­do y tra­ta­do con ca­ri­ño a to­das las re­gio­nes co­lom­bia­nas y a sus ciu­da­da­nos. Mis re­fe­ren­cias han si­do di­ri­gi­das no a un cé­le­bre hu­mo­ris­ta sino a un po­lí­ti­co en­ra­bia­do, que ha de­di­ca­do par­te importante de sus es­cri­tos a di­fa­mar a mi fa­mi­lia y a mi per­so­na, te­ma que de­jo apar­te, no obs­tan­te que pa­ra mu­chos ca­re­ce­mos de los de­re­chos que pro­te­gen a los de­más ciu­da­da­nos. Es­te ca­so es di­fe­ren­te a las con­ci­lia­cio­nes a las cua­les me alla­né con Holl­man Mo­rris y un gru­po de Ma­dres de Soa­cha. En la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia acep­té con­ci­liar con Holl­man Mo­rris. Ob­ser­vé que era un ges­to po­si­ti­vo des­de lo humano y de­mo­crá­ti­co. Es­ti­mé que mis obli­ga­cio­nes co­mo ex Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca son ma­yo­res que las suyas, y me in­flu­yó el es­fuer­zo con­ci­lia­dor del ma­gis­tra­do de la Ho­no­ra­ble Cor­te Su­pre­ma. Con­ci­lié con un gru­po de Ma­dres de Soa­cha. Lo que es­cri­bí, nun­ca pa­ra afec­tar víc­ti­mas, re­pi­tió lo que di­je co­mo Pre­si­den­te des­pués de es­cu­char a otras de ellas. Con­ci­lié por­que com­pren­dí su do­lor, el mis­mo que re­co­rrió a mi abue­la, a mi ma­dre y a mu­chas más. En el ca­so de la tu­te­la que aca­to es­toy en el otro la­do de quien no ha aho­rra­do afren­ta pa­ra mal­tra­tar a mu­chos co­lom­bia­nos. El res­pe­to a la jus­ti­cia no ex­clu­ye ma­ni­fes­tar dis­cre­pan­cias por ra­zo­nes que es­tán en la con­cien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.