¿Se acer­ca un gol­pe en Ve­ne­zue­la?

Tras asal­to a una de las uni­da­des de blin­da­dos cla­ve del país, cre­cen ama­gos de di­vi­sión en fi­las mi­li­ta­res.

El Colombiano - - PORTADA - Por RI­CAR­DO MONSALVE GA­VI­RIA

El Go­bierno y su círcu­lo pren­die­ron alar­mas des­pués de que mi­li­ta­res y ci­vi­les des­con­ten­tos in­cur­sio­na­ran en una de las bri­ga­das más im­por­tan­tes de las Fuer­zas Ar­ma­das.

La ma­dru­ga­da de ayer, que tra­jo el asal­to a una uni­dad de las Fuer­zas Ar­ma­das, por par­te de mi­li­ta­res y ci­vi­les des­con­ten­tos que re­cla­ma­ban res­pe­to a la Cons­ti­tu­ción, mues­tra las cre­cien­tes fi­su­ras den­tro de los or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad de Ve­ne­zue­la, rup­tu­ra que pue­de mar­car el de­bi­li­ta­mien­to del ré­gi­men, pa­ra cu­yo es­ta­tu quo es de­fi­ni­ti­vo el res­pal­do de los or­ga­nis­mos ar­ma­dos.

“La si­tua­ción en Ve­ne­zue­la es­tá muy con­fu­sa, aquí pue­de pa­sar de to­do. Se es­tá ges­tan­do una nue­va eta­pa de vio­len­cia po­lí­ti­ca, la Cons­ti­tu­yen­te vie­ne a to­mar de­ci­sio­nes po­lé­mi­cas y no ten­go la me­nor du­da de que la ma­yo­ría de ve­ne­zo­la­nos no es­tá de acuer­do”.

Es el pa­no­ra­ma que plan­tea Eus­to­quio Con­tre­ras, dipu­tado cha­vis­ta di­si­den­te. Su des­crip­ción de lo que ocu­rre en ese país se ajus­ta a la reali­dad, so­bre to­do con el in­ten­to de re­be­lión mi­li­tar en la ciu­dad de Va­len­cia, don­de una vein­te­na de uni­for­ma­dos, li­de­ra­dos por el ca­pi­tán re­ti­ra­do de la Guar­dia Na­cio­nal, Juan Ca­gua­ri­pano, lo­gró en­trar al Fuer­te Pa­ra­ma­cay

pa­ra in­ten­tar “res­ta­ble­cer el or­den cons­ti­tu­cio­nal”, sin éxi­to.

Sin em­bar­go, tras es­te “ata­que te­rro­ris­ta, pa­ra­mi­li­tar, mer­ce­na­rio con­tra la paz”, co­mo lo de­fi­nió Je­sús Suá­rez, co­man­dan­te ge­ne­ral del Ejér­ci­to ve­ne­zo­lano, quien ade­más re­cor­dó que “mien­tras exis­tan sol­da­dos bo­li­va­ria­nos, so­cia­lis­tas, re­vo­lu­cio­na­rios, an­ti­im­pe­ria­lis­tas y más que nun­ca cha­vis­tas, la pa­tria se­gui­rá en paz”, se su­ma a lo ocu­rri­do en ju­nio cuan­do un po­li­cía ro­bó un he­li­cóp­te­ro y ata­có se­des ofi­cia­les en Ca­ra­cas sin pro­vo­car he­ri­dos, sur­gen du­das so­bre la cohe­sión al in­te­rior de las fi­las de la mi­li­cia ve­ne­zo­la­na, su ca­pa­ci­dad de con­trol y la po­si­bi­li­dad de que des­de ellas se des­es­ta­bi­li­ce la ba­lan­za del po­der.

Tras el asal­to, el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro fe­li­ci­tó a sus Fuer­zas Ar­ma­das y con­fir­mó que “la me­to­do­lo­gía de se­gu­ri­dad dio co­mo re­sul­ta­do (...) dos aba­ti­dos por el fue­go leal a la pa­tria, uno es­tá he­ri­do. De es­tos diez ata­can­tes que que­da­ron en las ins­ta­la­cio­nes del Pa­ra­ma­cay, nue­ve son ci­vi­les y uno es un te­nien­te de­ser­tor”.

La Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (MUD) exi­gió una ex­pli­ca­ción “ape­ga­da a los he­chos y aje­na a las ma­ni­pu­la­cio­nes”, pe­ro afir­ma que lo ocu­rri­do en Pa­ra­ma­cay “re­fle­ja la di­vi­sión y el quie­bre ins­ti­tu­cio­nal que tam­bién ocu­rre en la Fuer­za Ar­ma­da Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na”.

¿Cohe­sión en las FF.AA?

En Ve­ne­zue­la las Fuer­zas Ar­ma­das tie­nen una con­no­ta­ción su­pe­rior. Los mi­li­ta­res han per­mea­do ca­si to­dos los ni­ve­les de la so­cie­dad y del Es­ta­do, di­ri­gen bue­na par­te de las car­te­ras del Ga­bi­ne­te, las fron­te­ras, la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, la ali­men­ta­ción, ban­ca pú­bli­ca, go­ber­na­cio­nes, al­cal­días, adua­nas, puer­tos y ae­ro­puer­tos.

Sin em­bar­go, los he­chos re­cién ocu­rri­dos en Va­len­cia, el pe­di­do de la opo­si­ción pa­ra que los mi­li­ta­res se se­pa­ren del po­der eje­cu­ti­vo, la de­ten­ción de va­rios ofi­cia­les por es­tar in­mer­sos en pre­sun­tos pla­nes de in­su­rrec­ción y la crí­ti­ca de ex­co­man­dan­tes del cha­vis­mo al ac­tual Go­bierno, ha­ce pen­sar que en las guar­ni­cio­nes no hay tan­ta cohe­sión.

Pa­ra el ge­ne­ral (r) del Ejér­ci­to ve­ne­zo­lano, Ma­nuel An­da­ra, la si­tua­ción ex­tre­ma que vi­ven los mi­li­ta­res de cla­se me­dia, quie­nes tam­bién su­fren co­mo cual­quier ciu­da­dano la fal­ta de me­di­ci­nas y ali­men­tos, es una jus­ti­fi­ca­ción más pa­ra pen­sar que ellos tie­nen el po­der pa­ra cam­biar el rum­bo de la si­tua­ción. “La sa­li­da mi­li­tar no es la más con­ve­nien­te, de­be ser al­go de­mo­crá­ti­co, pe­ro, co­mo van las co­sas, las al­ter­na­ti­vas ca­da vez son me­no­res”.

Has­ta el mo­men­to, y co­mo lo quie­re mos­trar el ofi­cia­lis­mo, hay apa­ren­te cohe­sión en las Fuer­zas Ar­ma­das Ve­ne­zo­la­nas. Po­dría de­ber­se, en par­te, al lar­go tra­ba­jo de adoc­tri­na-

mien­to que ade­lan­tó por más de 20 años el fa­lle­ci­do pre­si­den­te Hu­go Chá­vez, y que aho­ra tie­ne a ge­ne­ra­les “in­con­di­cio­na­les” con el ré­gi­men. Sin em­bar­go, pa­ra Jhon Ma­ru­lan

da, ex­per­to en se­gu­ri­dad in­ter­na­cio­nal y mi­li­tar, la si­tua­ción no es­ta­ría del to­do con­tro­la­da, por­que el ni­vel de in­co­for­mi­dad en­tre co­ro­ne­les, al pa­re­cer, es al­to.

“Sa­be­mos que los ge­ne­ra­les es­tán con el cha­vis­mo, pe­ro, de­ba­jo de ellos, mu­chos co­ro­ne­les no es­tán a gus­to y esos ofi­cia­les es­tán en uni­da­des de im­por­tan­cia co­mo las de avia­ción mi­li­tar, blin­da­dos y fuer­zas es­pe­cia­les, lo que pa­sa es que a ellos los tie­ne muy vi­gi­la­dos y con­tro­la­dos la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Con­tra­in­te­li­gen­cia Mi­li­tar en la que hay cu­ba­nos. Eso ex­pli­ca que lo ocu­rri­do en la ba­se mi­li­tar de Va­len­cia fue­se di­ri­gi­do por un ca­pi­tán”.

La con­clu­sión del ge­ne­ral (r) An­da­ra, so­bre los ofi­cia­les de ma­yor ran­go no es­tá re­la­cio­na­da con un adoc­tri­na­mien­to cha­vis­ta-bo­li­va­riano. Se ex­pli­ca des­de los be­ne­fi­cios que tie­nen. “Los ge­ne­ra­les tie­nen mu­chas pre­ben­das, no les fal­ta na­da, ni si­quie­ra tie­nen que mer­car. Ade­más, cuen­tan con car­gos en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, ga­nan mu­cho di­ne­ro, la di­fe­ren­cia con un co­ro­nel, ma­yor, ca­pi­tán o te­nien­te es abis­mal”.

Ma­ru­lan­da va más allá: “la doc­tri­na cha­vis­ta, so­cia­lis­ta, bus­ca con­ver­tir las Fuer­zas Ar­ma­das en una guar­dia pre­to­ria­na que pro­te­ja la cú­pu­la po­lí­ti­ca” pe­ro no la so­be­ra­nía y la de­mo­cra­cia. Igual que en Co­rea del Nor­te, Cu­ba y Chi­na

FO­TOS AFP

Arri­ba: in­te­gran­tes de la Guar­dia Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na in­gre­san a un vehícu­lo blin­da­do en me­dio del en­fren­ta­mien­to ar­ma­do que cau­só un gru­po de mi­li­ta­res y ci­vi­les que en­tra­ron al fuer­te de Pa­ra­ma­cay en la ciu­dad de Va­len­cia. Aba­jo: El ca­pi­tán (r) de la Guar­dia Na­cio­nal Ve­ne­zo­la­na, Juan Ca­gua­ri­pano, li­de­ró el gru­po de mi­li­ta­res y ci­vi­les que en­tra­ron al fuer­te mi­li­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.