Es­tos vie­ji­tos con po­ten­cia se ro­ba­ron el co­ra­zón de la Fe­ria

Se­gún Ja­co­bo, un ni­ño que nos acom­pa­ñó, vio el ca­rro de Bat­man y a Lui­gi, de Cars 2.

El Colombiano - - PORTADA - Por JO­NAT­HAN MON­TO­YA GAR­CÍA DI­BU­JO DE JA­CO­BO HE­RRE­RA

Una pa­le­ta azul, de esas que pin­tan la bo­ca, fue el re­me­dio pa­ra que Ni­co­lás y Ja­co­bo ha­bla­ran. Tal vez el sol los te­nía ago­ta­dos, o la can­ti­dad de gen­te que ha­bía. En to­do ca­so, no era un es­ce­na­rio al que es­tu­vie­ran acos­tum­bra­dos. Es­te era el pri­mer Des­fi­le de Au­tos Clá­si­cos y An­ti­guos al que asis­tían y es­ta­ban sor­pren­di­dos.

Con la bo­ca ya azul y frun­cien­do el ce­ño por el sol ca­mi­na­ban en­tre la gen­te mi­ran­do a tien­tas los ca­rros, pe­ro tam­bién a la gen­te que se vis­tió pa­ra el des­fi­le que­rien­do ha­cer jue­go con el au­to o con la épo­ca de es­te.

A Ja­co­bo, por ejem­plo, le pa­re­ció que uno de ellos pa­re­cía un nin­ja, te­nía una pa­ño­le­ta ama­rra­da en la fren­te, muy al es­ti­lo de los años 70. “Hay mu­chos nin­jas”, de­cía con su par­ti­cu­lar acen­to, el que tie­ne un ni­ño de 9 años de pa­dres co­lom­bia­nos, pai­sas, que cre­ció en Nue­va York.

“¿Dón­de es­tán los ca­mio­nes de gue­rra?”, pre­gun­ta­ba Ni­co­lás, el más pe­que­ño, más tí­mi­do que Ja­co­bo y con una cla­ra ta­rea: en­con­trar el ca­rro que más le gus­ta­ra. Un pro­pó­si­to di­fí­cil, te­nien­do en cuen­ta que en el des­fi­le par­ti­ci­pa­ban 260 ca­rros.

Ja­co­bo es­ta­ba en la mis­ma bús­que­da y lo te­nía más cla­ro, sus pre­fe­ri­dos eran los jeeps y los Ford Mus­tang, es­tos úl­ti­mos por­que le gus­tan los mus­tan­gos, los ca­ba­llos sal­va­jes de Nor­tea­mé­ri­ca, en­ton­ces

cuan­do veía un ca­rro con el ani­mal en la pun­ta lo se­ña­la­ba y de­cía: “ese, ese me gus­ta, es un Mus­tang”.

Al iden­ti­fi­car­los se les acer­ca­ba y los ron­da­ba bus­can­do una ca­rac­te­rís­ti­ca que su pa­pá, Da­vid He­rre­ra, le ha­bía ex­pli­ca­do, que eran ae­ro­di­ná­mi­cos y por eso en su ca­rro­ce­ría ha­bía lí­neas o di­se­ños que per­mi­tían cor­tar el ai­re pa­ra in­cre­men­tar la ve­lo­ci­dad del au­to, y otras, se­gún Ja­co­bo, pa­ra “em­pu­jar­lo”.

El ni­ño, que se qui­ta­ba la ca­pul de la fren­te co­mo pa­ra mer­mar el ca­lor, tam­bién en­con­tró en el par­quea­de­ro a Lui­gi, uno de los per­so­na­jes de Cars 2. “Ese es Lui­gi”, le de­cía a Na­ta­lia Ji­mé­nez, su ma­má. ¿”Te acuer­das de Lui­gi”?, le pre­gun­ta­ba.

Ja­co­bo se re­fe­ría a un Seat 600 D, de 1965, pe­ro Lui­gi es un Fiat, de 1959; mo­de­los dis­tin­tos aun­que pa­re­ci­dos, por lo me­nos ama­ri­llos.

Tam­bién vio los ca­rros de Bat­man, se­gún él, “el de la pe­lí­cu­la vie­ja y el de la nue­va”, uno ro­jo y otro ne­gro, un Che­vro­let Cor­vet­te ne­gro, de 1970.

A to­dos se que­ría su­bir, igual que su her­mano Ni­co­lás, más pe­que­ño y ru­bio. Es­te lo­gró ha­cer­lo, se mon­tó a una Volks­wa­gen Kom­bi, de 1968. “¡Tie­ne ca­ma, la­va­ma­nos y fo­gón!” les con­ta­ba a su pa­pás. Pa­ra Ni­co­lás, la Kom­bi era el ca­rro pa­ra ir de cam­ping, se lo mos­tró a su her­mano, que tam­bién se subió, mien­tras que la due­ña con­ta­ba que el au­to era de acá, de Co­lom­bia, pe­ro que to­dos los ac­ce­so­rios, co­mo el fo­gón, los ha­bían traí­do des­de Ca­li­for­nia.

Otro ca­rro que dis­fru­ta­ron sen­ta­dos, co­mo si fue­ran los due­ños, fue el de Bom­be­ros. Los dos to­ca­ron la si­re­na y se pu­sie­ron los cas­cos. Ni­co­lás se lo qui­tó por­que era “muy pe­sa­do”, ade­más, le que­da­ba gran­de y le ocul­ta­ba la ca­ra.

En el ca­rro des­ca­po­ta­do y con es­ca­le­ra es­tu­vie­ron po­cos mi­nu­tos, cual­quier otro

ni­ño que lo veía tam­bién que­ría su­bir­se.

Tras va­rias vuel­tas por el par­quea­de­ro don­de es­ta­ban los ca­rros es­pe­ran­do la se­ñal pa­ra arran­car, Ni­co­lás y Ja­co­bo se pa­ra­ron en la sa­li­da pa­ra ver­los em­pe­zar su re­co­rri­do. “Pa­re­ce una ca­rre­ra”, di­jo el más gran­de.

Los dos vie­ron có­mo un hom­bre le da­ba ma­ni­ve­la al De Dion Bou­ton, de 1900; Cuan­do en­cen­dió lo sa­ca­ron em­pu­ja­do en­tre tres. De ahí, uno a uno sa­lie­ron los 260, en­tre esos los nue­vos fa­vo­ri­tos de Ja­co­bo y Ni­co­lás: el MG TD 1951 y un Opel Re­kord, de 1967

“La Vols­wa­gen kom­bi no ne­ce­si­ta un ba­ño, si te vas de cam­ping pa­ra eso hay un ár­bol”. JA­CO­BO HE­RRE­RA Ni­ño que vi­si­tó el Des­fi­le de Au­tos Clá­si­cos y An­ti­guos.

FO­TO

Ja­co­bo di­bu­jó el Nis­san Pa­trol de 1967, ese tam­bién es­ta­ba en­tre sus ca­rros fa­vo­ri­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.