Los Fe­rrer Or­te­ga y su divorcio del cha­vis­mo

La dis­tan­cia de la des­ti­tui­da fis­cal y de su es­po­so dipu­tado con el ofi­cia­lis­mo se de­bió al quie­bre de Ma­du­ro con el or­den.

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - Por MA­RIA­NA ES­CO­BAR ROL­DÁN

Ger­mán Fe­rrer, cha­vis­ta in­su­rrec­to y des­de ha­ce 18 años com­pa­ñe­ro de vi­da de Lui­sa Or­te­ga, la fis­cal di­si­den­te que se le plan­tó al ré­gi­men de Ma­du­ro y el sá­ba­do fue sa­ca­da de su car­go por de­ci­sión de cues­tio­na­da Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te elec­ta la se­ma­na pa­sa­da. La re­co­no­ce co­mo per­so­na “de tem­ple, va­lien­te y ho­nes­ta”, ca­paz de en­fren­tar “cual­quier co­sa” por de­fen­der sus va­lo­res.

No ha­ce mu­cho esos va­lo­res re­po­sa­ban so­bre la fi­gu­ra de Hu­go Chá­vez. Fe­rrer se for­mó en po­lí­ti­ca en Cu­ba, hi­zo par­te de las Fuer­zas Ar­ma­das de Li­be­ra­ción Na­cio­nal (el bra­zo ar­ma­do del co­mu­nis­mo ve­ne­zo­lano de los 60) y en los 90 se afe­rró al pro­yec­to del fa­lle­ci­do lí­der.

Su es­po­sa, lle­gó a de­cir en en­tre­vis­ta con la BBC que Chá­vez era “el hu­ma­nis­ta más gran­de del mun­do”, mien­tras su her­mano, Hum­ber­to Or­te­ga, par­ti­ci­pó con el ex­pre­si­den­te en el in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do del 4 de fe­bre­ro de 1992.

“Su pro­pues­ta en ese mo­men­to era hu­ma­nis­ta, in­clu­si­va, so­li­da­ria. Eso nos hi­zo cer­ca­nos a la re­vo­lu­ción”, le cuen­ta a EL CO­LOM­BIANO el dipu­tado Fe­rrer, y agre­ga que es­tu­vo en el des­pa­cho del man­da­ta­rio por años, don­de co­no­ció su prin­ci­pal atri­bu­to: “dar­le fuer­za a un pue­blo que es­tu­vo ig­no­ra­do du­ran­te to­da la his­to­ria”.

Has­ta la muer­te del cau­di­llo en 2013, es­tu­vo se­gu­ro de Chá­vez, del mo­de­lo que fa­vo­re­cía a las ma­yo­rías, de las fa­mo­sas Mi­sio­nes Bo­li­va­ria­nas con las que se pre­ten­día lle­var sa­lud, edu­ca­ción y vi­vien­da. “Ab­so­lu­ta­men­te no sen­tía nin­gún ries­go de que el país se des­via­ra de la de­mo­cra­cia”, re­cuer­da.

Pe­ro al­go hi­zo que tam­ba-

lea­ran las ideas del So­cia­lis­mo del si­glo XXI: las ren­tas pe­tro­le­ras. “Con Chá­vez hu­bo una dis­tri­bu­ción más equi­ta­ti­va de los in­gre­sos, con su muer­te y la caí­da de los pre­cios del pe­tró­leo em­pe­za­ron a de­cli­nar un mon­tón de pro­pues­tas”, di­ce, y aña­de que Ve­ne­zue­la que­dó atra­pa­da en la “di­ná­mi­ca per­ver­sa” del pe­tró­leo, “que des­tru­ye el apa­ra­to pro­duc­ti­vo y ha­ce in­via­ble cual­quier pro­yec­to”.

Eco de dos di­si­den­tes

En los úl­ti­mos años, Fe­rrer y Or­te­ga han es­ta­do en el ojo de la crí­ti­ca opo­si­to­ra. El pri­me­ro fue vin­cu­la­do con el es­cán­da­lo de los Pa­pe­les de Pa­na­má. A la fis­cal des­ti­tui­da no le per­do­nan ha­ber de­fen­di­do con vehe­men­cia el en­car­ce­la­mien­to del lí­der de Vo­lun­tad Po­pu­lar Leo­pol­do Ló­pez y su si­len­cio con los 43 muer­tos de las pro­tes­tas con­tra el Go­bierno en 2014.

Sin em­bar­go, con Ni­co­lás Ma­du­ro al man­do, las mie­les con el cha­vis­mo se fue­ron per­dien­do. De he­cho, la rup­tu­ra de es­ta pa­re­ja con el ofi­cia­lis­mo co­men­zó a avi­zo­rar­se en 2016, año en que Or­te­ga no fue in­clui­da en el Con­se­jo Mo­ral Re­pu­bli­cano, un ór­gano que reúne a Fis­ca­lía, Con­tra­lo­ría, y De­fen­so­ría del Pue­blo, pe­ro al que ella no fue lla­ma­da por “du­do­sa

po­si­ción po­lí­ti­ca”.

“El trán­si­to del po­der pro­pues­to por Ma­du­ro ocu­rrió en unas cir­cuns­tan­cias que so­lo él co­no­cía”, su­gie­re Fe­rrer, y ase­gu­ra que el ac­tual pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la no tu­vo la ca­pa­ci­dad téc­ni­ca, cien­tí­fi­ca y fi­lo­só­fi­ca pa­ra en­rum­bar al país en otro mo­de­lo, que has­ta el mis­mo Chá­vez al fi­nal de su vi­da di­jo que re­que­ría “un gol­pe de ti­món”.

En esas con­di­cio­nes se fue ges­tan­do la rup­tu­ra de la pa­re­ja con el mo­vi­mien­to que dos dé­ca­das atrás los ha­bía uni­do. El se­cues­tro por tres días de una de las hi­jas de Fe­rrer e hi­jas­tra de Or­te­ga y de su nie­to ado­les­cen­te, en fe­bre­ro pa­sa­do, agra­vó la in­con­for­mi­dad, pe­ro dos me­ses des­pués se re­bo­só la co­pa.

La de­ci­sión, en abril, del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia de des­co­no­cer los po­de­res del Par­la­men­to y la pos­te­rior ini­cia­ti­va de Ma­du­ro de lla­mar a una Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te sin con­sul­tar a los ve­ne­zo­la­nos los re­afir­mó co­mo di­si­den­tes.

Al co­mien­zo, di­ce el dipu­tado, hu­bo te­mor de ex­pre­sar su po­si­ción, por­que “aquí lo que es­tá pre­sen­te es el atro­pe­llo, la des­ca­li­fi­ca­ción y el ries­go de ser de­te­ni­do, de que te apren­dan, y has­ta de que te pue­dan des­apa­re­cer”.

No obs­tan­te, y pe­se a que los lla­ma­ron lo­cos y trai­do­res, sus vo­ces se vol­vie­ron sím­bo­lo del quie­bre de­mo­crá­ti­co de Ma­du­ro y prue­ba de que has­ta en sus mis­mas fi­las ha­bía un desacuer­do. (Ver pa­rén­te­sis).

“Sen­ci­lla­men­te se em­pe­zó a vio­lar la Cons­ti­tu­ción. Una prác­ti­ca no de­mo­crá­ti­ca con­ver­tía a Ma­du­ro en un mo­nar­ca. Lle­ga­mos al si­glo XVII, al ab­so­lu­tis­mo”, con­si­de­ra Fe­rrer.

“Su go­bierno es aho­ra in­de­fi­ni­do, por­que la Cons­ti­tu­yen­te, ava­la­da por la fuer­za, no es­ta­ble­ce lí­mi­tes de tiem­po y no po­drá re­sol­ver los pro­ble­mas fun­da­men­ta­les del país”, ase­gu­ra con la preo­cu­pa­ción de que su país ter­mi­ne co­mo Po­lo­nia des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial: des­trui­da y sin ca­pa­ci­dad de en­men­dar­se

FO­TO COR­TE­SÍA

Fe­rrer, dipu­tado y es­po­so de la fis­cal des­ti­tui­da ve­ne­zo­la­na, Lui­sa Or­te­ga, ex­pli­ca su dis­tan­cia­mien­to del ofi­cia­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.