El des­cré­di­to in­terno en Is­rael y Pa­les­ti­na

Las ten­sio­nes en la ciu­dad vie­ja de Je­ru­sa­lén no tie­nen que ver con la tra­di­cio­nal in­fluen­cia par­ti­dis­ta.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por DA­NIEL ARMIROLA R.

Ni Ha­mas, fuer­za des­pres­ti­gia­da en Cis­jor­da­nia por su ra­di­ca­lis­mo, ni Fa­tah, el tra­di­cio­nal gru­po po­lí­ti­co que se ve des­gas­ta­do pa­ra los pa­les­ti­nos por la fal­ta de avan­ces y por la co­rrup­ción, en­ca­be­zan la más re­cien­te es­ca­la­da de pro­tes­tas que es­tán lle­van­do a ca­bo jó­ve­nes en Je­ru­sa­lén Es­te y fun­da­men­tal­men­te en la Ex­pla­na­da de las Mez­qui­tas, ubi­ca­da en la ciu­da­de­la vie­ja.

Las ac­tua­les ten­sio­nes sur­gen de un in­con­for­mis­mo ge­ne­ra­li­za­do de la po­bla­ción ára­be no so­lo fren­te al es­tan­ca­mien­to de su si­tua­ción, vi­vien­do sin so­be­ra­nía y ocu­pa­dos, sino por el des­cré­di­to fren­te a sus pro­pios lí­de­res.

“En las úl­ti­mas se­ma­nas ha ocu­rri­do al­go tras­cen­den­tal: se ha or­ga­ni­za­do un li­de­raz­go pa­les­tino en Je­ru­sa­lén, que es­tá aún evo­lu­cio­nan­do. Es un li­de­raz­go emer­gen­te”, ex­pli­có a la agen­cia Efe Ofer Zalz­berg, ana­lis­ta del In­ter­na­tio­nal Cri­sis Group.

Des­de la ca­lle tam­bién coin­ci­den los pa­les­ti­nos de a pie, in­clu­yen­do los que se acer­can a la mez­qui­ta de Al Aq­sa a re­zar to­dos los días y for­man par­te de la es­ca­la­da de ten­sio­nes en la re­gión: “Los pa­les­ti­nos de Je­ru­sa­lén, por pri­me­ra vez en mu­chos años, han re­cha­za­do obe­de­cer las con­sig­nas de las prin­ci­pa­les fac­cio­nes (el na­cio­na­lis­ta Fa­tah y el is­la­mis­ta Ha­mas) y han de­ja­do cla­ro que obe­de­ce­rían so­lo las ins­truc­cio­nes de las au­to­ri­da­des re­li­gio­sas”, coin­ci­de un ha­bi­tan­te mu­sul­mán de la ciu­dad vie­ja.

Cau­sas de la es­ca­la­da

Fue pre­ci­sa­men­te en la zo­na más sa­gra­da pa­ra ju­díos y mu­sul­ma­nes que em­pe­zó la ac­tual es­ca­la­da vio­len­ta. El pa­sa­do 14 de ju­lio dos po­li­cías is­rae­líes fue­ron ba­lea­dos y ase­si­na­dos por tres pa­les­ti­nos —que lue­go fue­ron da­dos de ba­ja—, un ata­que te­rro­ris­ta que in­dig­nó a to­da la so­cie­dad en Is­rael.

Cua­tro días des­pués, el Es­ta­do ju­dío or­de­na­ba la ins­ta­la­ción de de­tec­to­res de me­ta­les en los ac­ce­sos a la ciu­dad vie­ja de Je­ru­sa­lén, bus­can­do evi­tar po­si­bles aten­ta­dos. No obs­tan­te, es­ta me­di­da le­van­tó la in­dig­na­ción del otro la­do.

La Au­to­ri­dad de Do­ta­ción Re­li­gio­sa Is­lá­mi­ca (Waqf), ad­mi­nis­tra­da por Jor­da­nia y en­car­ga­da de pro­te­ger los si­tios is­lá­mi­cos en la ciu­dad vie­ja, re­cha­zó la me­di­da por con­si­de­rar que fue im­ple­men­ta­da por Is­rael pa­ra “crear un pre­ce­den­te y cam­biar el his­tó­ri­co sta­tus quo de la zo­na”.

Igual o si­mi­lar opi­nión te­nían des­de en­ton­ces los mi­les de pa­les­ti­nos que se ma­ni­fes­ta­ron en Je­ru­sa­lén Es­te y Cis­jor­da­nia pa­ra pro­tes­tar por la ac­ción is­rae­lí. Fue­ron 12 días de pre­sión y pro­tes­tas que a pe­sar de que de­ja­ron cua­tro pa­les­ti­nos y tres is­rae­líes muer­tos, tal co­mo 94 he­ri­dos,

lo­gra­ron su co­me­ti­do: que el go­bierno de Ben­ja­min Ne­tan­yahu se re­trac­ta­ra y re­ti­ra­ra los po­lé­mi­cos con­tro­les.

“Al Aq­sa es la úl­ti­ma re­fe­ren­cia de Pa­les­ti­na que que­da en Je­ru­sa­lén tras la ocu­pa­ción (1967), y por ello Is­rael se ha to­pa­do con una reac­ción po­pu­lar es­pon­tá­nea al atra­ve­sar una lí­nea ro­ja”, di­jo el di­plo­má­ti­co pa­les­tino Xa­vier Abu Eid al dia­rio El País de Es­pa­ña.

Una opi­nión si­mi­lar tu­vo

Víc­tor de Cu­rrea-Lu­go, ex­per­to en Me­dio Orien­te y do­cen­te de la Fa­cul­tad de De­re­cho, Cien­cias So­cia­les y Po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal: “la Ex­pla­na­da de las Mez­qui­tas es el si­tio don­de pre­ci­sa­men­te, ha­ce 17 años, co­men­zó la Se­gun­da In­ti­fa­da. Es el ter­cer lu­gar más sa­gra­do del Is­lam. Pe­ro en el fon­do el pro­ble­ma si­gue sien­do la ocu­pa­ción y prue­ba de ello es que tras la re­ti­ra­da de los con­tro­les is­rae­líes las pro­tes­tas no ce­san”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.