Trans­por­te te­rres­tre com­pi­te con “ca­ri­ñi­tos” a vue­los de ba­jo cos­to

Ti­que­tes aé­reos a mó­di­cos pre­cios se con­vir­tie­ron en una du­ra com­pe­ten­cia que obli­gó a las flo­tas a mo­der­ni­zar bu­ses y ofre­cer ser­vi­cios gra­tui­tos que sí co­bran las ae­ro­lí­neas.

El Colombiano - - ECONOMÍA - Por GER­MÁN JI­MÉ­NEZ MO­RA­LES COR­TE­SÍA EX­PRE­SO BRA­SI­LIA

Los nú­me­ros no mien­ten. Las ae­ro­lí­neas de ba­jo cos­to les es­tán qui­tan­do clien­tes a sus ri­va­les en los cie­los y tam­bién a los que mue­ven pa­sa­je­ros por tie­rra. Es­tos úl­ti­mos, sin em­bar­go, se es­tán sa­cu­dien­do y han ac­ti­va­do es­tra­te­gias pa­ra re­cu­pe­rar y re­te­ner a sus clien­tes. ¿Có­mo lo ha­cen?

Lo pri­me­ro pa­ra des­ta­car es que vo­lar hoy en el país ha de­ja­do de ser un pri­vi­le­gio re­ser­va­do a los es­tra­tos 4, 5 y 6. Las em­pre­sas de “low cost”, co­mo se les co­no­ce en el mun­do, les han per­mi­ti­do a mu­chos co­lom­bia­nos te­ner su pri­me­ra ex­pe­rien­cia de via­jar en avión.

Vi­vaCo­lom­bia ac­ti­vó el mo­de­lo de los vue­los más eco­nó­mi­cos en 2012. Hoy ya ope­ran en ese seg­men­to cua­tro ae­ro­lí­neas, pues se su­ma­ron Win­go, Air Tran­sat y La­tam (es­ta úl­ti­ma ri­va­li­za con ta­ri­fas mó­di­cas). Así que de ca­da 100 pa­sa­je­ros mo­vi­li­za­dos, 16 ya vue­lan con es­tas em­pre­sas.

“En 2013 per­di­mos el 25% de los pa­sa­je­ros que te­nía­mos en las ru­tas que co­men­zó a ope­rar Vi­vaCo­lom­bia”, re­cor­dó Ós­car Eche­ve­rri Pa­la­cio, ge­ren­te de la em­pre­sa de trans­por­te te­rres­tre an­tio­que­ña Rá­pi­do Ochoa, al re­fe­rir­se a des­ti­nos co­mo Bo­go­tá, Me­de­llín, Car­ta­ge­na, San­ta Mar­ta y Mon­te­ría.

El im­pac­to fue sig­ni­fi­ca­ti­vo, pe­ro no los de­jó ató­ni­tos. En res­pues­ta ac­ti­va­ron más el ser­vi­cio ha­cia las po­bla­cio­nes que hay en sus re­co­rri­dos, en el en­ten­di­do de que un avión no pue­de pa­rar a mi­tad de ca­mino, mien­tras que los trans­por­ta­do­res te­rres­tres sí pue­den te­ner “bu­ses le­che­ros”, que van to­man­do y de­jan­do pa­sa­je­ros a lo lar­go del via­je.

De Rá­pi­do Ochoa sa­len a dia­rio pa­ra Car­ta­ge­na cin­co bu­ses, con 200 si­llas. Nor­mal­men­te se lle­na el 60 %, pe­ro el por­cen­ta­je cre­ce con los pa­sa­je­ros que se van su­bien­do en el re­co­rri­do.

La otra ac­ción fue re­com­po­ner la flo­ta. Los bu­ses nor­ma­les, de 42 pa­sa­je­ros, se co­men­za­ron a mez­clar con au­to­mo­to­res de 30 y 22 pa­sa­je­ros.

Y, mien­tras en las ae­ro­lí­neas los “ca­ri­ñi­tos” se pa­gan por apar­te, con es­te trans­por­ta­dor son gra­tui­tos: en­tre­te­ni­mien­to a bor­do, car­ga­do­res pa­ra los ce­lu­la­res, in­ter­net li­bre (wi­fi) y has­ta la po­si­bi­li­dad de lle­var dos ma­le­tas de buen ta­ma­ño, sin so­bre­cos­tos.

Con las ta­ri­fas no han he- cho ma­ro­mas, aun­que si el pa­sa­je­ro com­pra su ti­que­te por in­ter­net o por te­lé­fono con 20 días de an­ti­ci­pa­ción, pue­de ga­nar un des­cuen­to del 20 %.

De me­mo­ria, el eje­cu­ti­vo se­ña­la que un via­je de Me­de­llín a Car­ta­ge­na cues­ta 130.000 pe­sos. Pue­de so­nar ca­ro fren­te a ti­que­tes en ofer­ta de ae­ro­lí­neas, pe­ro en es­tos úl­ti­mos ca­sos hay que su­mar el trans­por­te ida y vuel­ta al ae­ro­puer­to de Rio­ne­gro o la ga­so­li­na, el par­quea­de­ro y los pea­jes, si el des­pla­za­mien­to al ter­mi­nal aé­reo es en par­ti­cu­lar.

Mo­der­ni­za­ción, otra cla­ve

In­cer­ti­dum­bre ge­ne­ra­ron las ae­ro­lí­neas de ba­jo cos­to en­tre las em­pre­sas de trans­por­te te­rres­tre de pa­sa­je­ros ha­ce cua­tro años, se­gún Jo­sé Ro­mán Iba­rra, Ge­ren­te de Ope­ra­cio­nes de Ex­pre­so Bra­si­lia.

Pa­ra de­fen­der el li­de­raz­go de es­ta com­pa­ñía en la mo­vi­li­za­ción des­de y ha­cia la re­gión Ca­ribe, la com­pa­ñía con­cen­tró sus es­fuer­zos “en ru­tas cor­tas, ciu­da­des in­ter­me­dias y en lle­gar a des­ti­nos a los que el trans­por­te aé­reo no pue­de lle­gar, ofre­cien­do con­di­cio­nes si­mi­la­res o me­jo­res que las de un avión”.

Tam­bién pa­ra com­pe­tir en co­mo­di­dad con los avio­nes, ad­qui­rie­ron bu­ses de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, Pre­mium Plus, que vie­nen do­ta­dos con pan­ta­llas de en­tre­na­mien­to in­di­vi­dua­les, wi­fi, sus­pen­sión neu­má­ti­ca, si­llas re­cli­na­bles y to­ma­co­rrien­tes.

Ro­mán Iba­rra mar­ca los con­tras­tes con las ae­ro­lí­neas de ba­jo cos­to: “pa­ra ci­tar un ejem­plo, un ti­que­te de Ba­rran­qui­lla a Va­lle­du­par y vi­ce­ver­sa, en una ru­ta de lu­jo co­mo la Pre­mium Plus de Ex­pre­so Bra­si­lia, cues­ta unos 32 mil pe­sos, en tem­po­ra­da ba­ja. El clien­te re­ci­be un re­fri­ge­rio gra­tis y cuen­ta con es­pa­cio su­fi­cien­te en la bo­de­ga pa­ra car­gar su equi­pa­je. Por esa mis­ma ta­ri­fa no se con­si­gue el mis­mo be­ne­fi­cio en el trans­por­te aé­reo por más eco­nó­mi­co que es­te sea”.

A lo an­te­rior se agre­gan in­ver­sio­nes fres­cas pa­ra mo­der­ni­zar la flo­ta. Di­ce el vo­ce­ro de Bra­si­lia que re­cien­te­men­te pu­sie­ron a ro­dar 20 bu­ses pre­mium, en los que com­pro­me­tie­ron 15.000 mi­llo­nes de pe­sos.

En cuan­to a sus re­sul­ta­dos, Ro­mán Iba­rra co­men­ta que en 2016 “cer­ca de 4,5 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros se mo­vi­li­za­ron con la em­pre­sa, mien­tras que en el 2015 fue­ron 4 mi­llo­nes de per­so­nas. Es de­cir, exis­te un in­cre­men­to y la ten­den­cia si­gue, por­que en las re­cien­tes va­ca­cio­nes de mi­tad de año via­ja­ron un 10 % más de per­so­nas que en el mis­mo pe­río­do de 2016”.

En la bús­que­da de ma­yor com­pe­ti­ti­vi­dad, Bra­si­lia tam­bién si­gue ade­lan­te con sus ne­go­cios co­ne­xos. Es de­cir, ser­vi­cios es­pe­cia­les y cor­po­ra­ti­vos (di­ri­gi­dos al tu­ris­mo, fe­rias y clien­tes em­pre­sa­ria­les), car­ga y men­sa­je­ría ex­pre­sa y gi­ros pos­ta­les.

No es asun­to so­lo de pre­cio

“Se pue­de afir­mar que hoy en día las ae­ro­lí­neas de ba­jo cos­to son com­pe­ten­cia del trans­por­te te­rres­tre”, ad­vier­te Gil­ber­to Sal­ce­do Ri­be­ro, pre­si- den­te de la Aso­cia­ción del Trans­por­te Aé­reo en Co­lom­bia (Atac).

A ma­ne­ra de ilus­tra­ción, co­men­ta que ha­cien­do las com­pras con un mes de an­ti­ci­pa­ción, se pue­den ad­qui­rir bo­le­tos en avión más ba­ra­tos, in­clu­si­ve, que en bus, pa­ra ir de Bo­go­tá a Car­ta­ge­na.

En 2016 se mo­vi­li­za­ron en Co­lom­bia por vía aé­rea 35,7 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros, de los cua­les 11,8 mi­llo­nes fue­ron a des­ti­nos in­ter­na­cio­na­les y 23,9 mi­llo­nes a do­més­ti­cos.

Den­tro de los via­jes na­cio­na­les, el trá­fi­co de ba­jo cos­to re­pre­sen­tó el 9 % en 2013 y en 2016 ya es­ta­ba en el 16 %. En el ca­so in­ter­na­cio­nal, el low cost pa­só de un 5 % en 2011 al 7 % en 2013 y al 11 % al cie­rre del año an­te­rior (ver Op­cio­nes).

La ten­den­cia es cre­cien­te, ano­ta Sal­ce­do Ri­be­ro. Y bri­lla en Amé­ri­ca La­ti­na, por su ex­pan­sión, mien­tras que en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos ya se ha­bla de mer­ca­dos ma­du­ros o con­so­li­da­dos.

El úni­co be­ne­fi­cio no es el pre­cio. Tam­bién cuen­ta la pro­duc­ti­vi­dad y el tiem­po de la gen­te, por­que es pa­sar de un via­je de 14 o 16 ho­ras a uno de 60 mi­nu­tos.

En esa mis­ma lí­nea, el di­ri­gen­te gre­mial ex­pre­sa que an-

“En los bu­ses Pre­mium Plus de la em­pre­sa Ex­pre­so Bra­si­lia, el clien­te re­ci­be un re­fri­ge­rio gra­tis y cuen­ta con es­pa­cio su­fi­cien­te en la bo­de­ga pa­ra car­gar su equi­pa­je”. JO­SÉ RO­MÁN IBA­RRA Ge­ren­te de Ope­ra­cio­nes

tes no se veían ta­ri­fas aé­reas de 50.000 pe­sos en­tre Bo­go­tá y Me­de­llín, pe­ro ya son ca­da vez más re­cu­rren­tes.

En su opi­nión, tam­po­co se pue­de pen­sar que los vue­los a ba­jo cos­to aca­ba­rán con el trans­por­te te­rres­tre de pa­sa­je­ros. Su in­vi­ta­ción es a que se ten­ga una vi­sión in­te­gral del tu­ris­mo, pa­ra com­ple­men­tar es­tos mo­dos de trans­por­te.

Si en An­tio­quia hay bue­na ofer­ta de mu­ni­ci­pios con va­lo­res pa­tri­mo­nia­les, ¿por qué no ha­cer Bo­go­tá-Rio­ne­gro en avión y des­de es­te úl­ti­mo des­tino lle­var a la gen­te ha­cia San­ta Fe de An­tio­quia en trans­por­tes es­pe­cia­les? La idea, pues, es un mo­de­lo más co­la­bo­ra­ti­vo que com­pe­ti­ti­vo, se­gún Atac.

Con to­do, son los pa­sa­je­ros, aé­reos y te­rres­tres, quie­nes se be­ne­fi­cian con los cam­bios re­cien­tes en el sec­tor

FO­TO

No es la ca­bi­na de un avión. Es la de un bus de pa­sa­je­ros, do­ta­da con mo­der­nos equi­pos de en­tre­te­ni­mien­to y ac­ce­so gra­tui­to a in­ter­net, una ma­ne­ra de res­pon­der a la cre­cien­te com­pe­ten­cia por par­te de las ae­ro­lí­neas de ba­jo cos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.