EL DES­FI­LE NO TIE­NE SEN­TI­DO DE FOR­MA­CIÓN; TAM­PO­CO TIE­NE UN PRO­PÓ­SI­TO

El Colombiano - - OPINIÓN - OS­CAR JAI­RO GON­ZÁ­LEZ

Es­cri­tor y pro­fe­sor de li­te­ra­tu­ra de la Uni­ver­si­dad de Me­de­llín No pue­do es­tar de acuer­do con es­te des­fi­le, por­que no hay en él un sen­ti­do de for­ma­ción, no hay tam­po­co un pro­pó­si­to. No sa­be­mos qué tra­di­ción de be­lle­za y de las flo­res se es­tá pro­po­nien­do en ese ac­to y por eso es­te no cau­sa re­ve­la- ción al­gu­na ni pro­vo­ca­ción sen­so­rial ha­cia el mun­do de las flo­res, que han si­do fun­da­men­ta­les en la con­for­ma­ción del sen­ti­do es­té­ti­co hu­mano.

Bas­ta con leer el en­sa­yo de Mau­ri­ce Mae­ter­linck so­bre La in­te­li­gen­cia de las flo­res, en el que plan­tea que es­tos no son se­res in­fe­rio­res.

O la im­por­tan­cia que te­nían pa­ra es­cri­to­res co­mo Geor­ges Ba­tai­lle, que ha­bló del len­gua­je de las flo­res. O de es­tos ele­men­tos en las obras de To­más Ca­rras­qui­lla.

De mo­do que así, sin fun­da­men­to, se tri­via­li­za la re­la- ción con las flo­res. No sa­be­mos qué que­re­mos re­sig­ni­fi­car con ellas.

Cuál es el va­lor de la or­quí­dea en­tre no­so­tros. O de la hor­ten­sia o de la he­li­co­nia. Se pier­de el sím­bo­lo de las flo­res, se pro­fa­na su ca­pa­ci­dad de con­mo­ver el al­ma hu­ma­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.