LA ALE­GO­RÍA DEL AURIGA VIR­TUAL

El Colombiano - - OPINIÓN - Por J. SE­BAS­TIÁN ME­JÍA REN­DÓN Uni­ver­si­dad de An­tio­quia Ins­ti­tu­to de Fi­lo­so­fía Jse­bas­tian.me­jia@outlook.com

Cuen­ta la le­yen­da de que exis­te un auriga que vue­la un co­che ha­la­do por dos ca­ba­llos de na­tu­ra­le­za con­tra­ria. Se di­ce que uno de los ca­ba­llos es de cas­ta no­ble y que re­pre­sen­ta el in­te­lec­to o la par­te del al­ma que de­be guiar al al­ma ha­cia la ver­dad. Pe­ro el otro ca­ba­llo di­fie­re del pri­me­ro en cuan­to a ra­za y ca­rác­ter. Es­te ca­ba­llo re­pre­sen­ta las pa­sio­nes irra­cio­na­les del al­ma o los sim­ples ape­ti­tos. De es­ta ma­ne­ra, la con­duc­ción del co­che re­sul­ta di­fí­cil y pro­ble­má­ti­ca.

¿Có­mo po­dría re-in­ter­pre­tar­se es­ta ale­go­ría en nues­tra épo­ca? La ale­go­ría del auriga vir­tual cuen­ta que en los tiem­pos mo­der­nos una ra­za de nue­vos jó­ve­nes, tan fal­tos de es­pí­ri­tu, des­hon­ra­rá su pro­pia cul­tu­ra. Los jó­ve­nes que na­cie- ron en los años 90 se­rán guia­dos por una ba­na­li­dad tal que re­ci­bi­rán el nom­bre de la ge­ne­ra­ción del es­pec­tácu­lo, pues, al igual que ac­to­res, vi­ven so­lo pa­ra ser vis­tos. Los ca­ba­llos y au­ri­gas re­pre­sen­tan la unión per­fec­ta de di­chos jó­ve­nes. Los dos ca­ba­llos, por lo ge­ne­ral, son de na­tu­ra­le­za con­tra­ria y ha­lan siem­pre ha­cia la­dos opues­tos. Uno de los ca­ba­llos es her­mo­so e inocen­te. Es­te ca­ba­llo so­mos no­so­tros en nues­tra vi­da “real”. Una vi­da que no ha si­do afec­ta­da por las re­des so­cia­les co­mo Fa­ce­book, Ins­ta­gram o Twi­ter. El otro ca­ba­llo, el feo y co­rrom­pi­do, re­pre­sen­ta una par­te de no­so­tros mis­mos que se ha­ce vi­go­ro­so ca­da que pu­bli­ca­mos una fo­to, un ví­deo o un es­ta­do en las re­des so­cia- les. Es­te yo vir­tual, por de­cir­lo de al­gún mo­do, es la vi­sión fic­ti­cia que se ali­men­ta de nues­tro ol­vi­do del “yo” real, aquel que com­par­te con los ami­gos y la fa­mi­lia. Es­tos dos ca­ba­llos que ti­ran del co­che lo ha­cen con fuer­zas de­si­gua­les. De­bi­do a la fuer­za del ca­ba­llo vir­tual so­bre el ca­ba­llo real, el rum­bo del co­che se ve in­cli- na­do a se­guir lo que el ca­ba­llo vir­tual quie­ra. Mien­tras que la lu­cha de los ca­ba­llos con­ti­núa, el auriga pre­sen­cia sin con­trol al­guno de su co­che; de su vi­da mis­ma. Co­mo un sim­ple es­pec­ta­dor, el auriga ob­ser­va la lu­cha cons­tan­te de sus dos yoes que re­pre­sen­tan par­tes de su vi­da; la real y la vir­tual. Es así, en­ton­ces, que el co­che na­ve­ga en los ma­res de la web sin rum­bo al­guno. Que lo an­te­rior sea di­cho pa­ra los jó­ve­nes de la ge­ne­ra­ción del es­pec­tácu­lo

* Ta­ller de Opi­nión es un pro­yec­to de El Co­lom­biano, EAFIT, U. de A. y UPB que bus­ca abrir un es­pa­cio pa­ra la opi­nión jo­ven. Las ideas ex­pre­sa­das por los co­lum­nis­tas del Ta­ller de Opi­nión son li­bres y de ellas son res­pon­sa­bles sus au­to­res. No com­pro­me­ten el pen­sa­mien­to edi­to­rial de El Co­lom­biano, ni las uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­cio­nes vin­cu­la­das con el pro­yec­to.

Es­te y0 vir­tual es la vi­sión fic­ti­cia que se ali­men­ta de nues­tro ol­vi­do del “yo” real, aquel que com­par­te con los ami­gos y la fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.