DIÁ­LO­GOS QUE RESIGNIFICAN EL CEN­TRO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por RA­FAEL AUBAD LÓ­PEZ rau­bad@proantioquia.org.co

La ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal en­con­tra­rá mu­chos más alia­dos en la ta­rea gi­gan­te de re­sig­ni­fi­car-re­no­var el Cen­tro, en la me­di­da en que va­ya­mos su­man­do a las im­por­tan­tes in­ter­ven­cio­nes ur­ba­nas, aque­llas que pa­san por com­pro­me­ter el ser y el ha­cer de sus ha­bi­tan­tes ac­tua­les y po­ten­cia­les. La apro­pia­ción y com­pro­mi­so con el Cen­tro so­lo se­rá exi­to­sa si los ciu­da­da­nos que lo ha­bi­tan o allí tra­ba­jan o es­tu­dian, son par­te de la mis­ma trans­for­ma­ción. Que ellos se sien­tan emo­cio­nal­men­te com­pro­me­ti­dos.

Un ejem­plo de lo que es­to sig­ni­fi­ca es la ini­cia­ti­va Diá­lo­gos Con Sen­ti­do li­de­ra­da por el Mu­seo de An­tio­quia. Con el ar­te co­mo ba­se, el Mu­seo reúne se­ma­nal­men­te a 100 ni­ños en­tre los 6 y los 12 años que ha­bi­tan la Co­mu­na 10; me­no­res que por di­fe­ren­tes con­di­cio­nes ha­cen par­te de las po­bla­cio­nes más vul­ne­ra­bles. Acom­pa­ña­dos por me­dia­do­res con ex­pe­rien­cia en prác­ti­cas ar­tís­ti­cas y tra­ba­jo con co­mu­ni­dad, par­ti­ci­pan en ta­lle­res y la­bo­ra­to­rios crea­ti­vos que fa­ci­li­tan el in­ter­cam­bio de sa­be­res y ex­pe­rien­cias.

¿Có­mo es ese te­rri­to­rio? ¿Có­mo lo ven? ¿Có­mo lo en­tien­den y lo vi­ven? Es­tas pre­gun­tas sur­gen des­de las ob­ser­va­cio­nes y la in­ter­ac­ción pro­pues­tos por el pro­gra­ma. Un as­pec­to po­de­ro­so de es­ta ini­cia­ti­va es que le da voz a los ni­ños y jó­ve­nes, po­ten­cian­do su ca­pa­ci­dad de ob­ser­var y ana­li­zar, de ma­ne­ra al­ter­na­ti­va a la vi­sión de los adul­tos. Los ni­ños no son adul­tos en mi­nia­tu­ra, son su­je­tos do­ta­dos de de­re­chos que re­quie­ren de prác­ti­cas edu­ca­ti­vas a la me­di­da y de su re­co­no­ci­mien­to co­mo ciu­da­da­nos ple­nos.

En pa­la­bras de su di­rec­to­ra, Ma­ria del Ro­sa­rio Es­co­bar, la idea na­ce pa­ra en­tre­gar he­rra­mien­tas de for­ma­ción ciu­da­da­na que les per­mi­ta a es­tos ni­ños en­con­trar­se con otras per­so­nas, com­par­tir his­to­rias y pro­yec­tar sus vi­das de una ma­ne­ra po­si­ti­va. Im­por­tan­te re­fle­xión que re­co­no­ce el con­tex­to del Mu­seo y en­cuen­tra en sus ve­ci­nos na­tu­ra­les, un pú­bli­co fun­da­men­tal pa­ra una cons­truc­ción co­lec­ti­va per­ti­nen­te y ne­ce­sa­ria, de un Cen­tro que lo­gre ex­pre­sar lo me­jor de la ciu­dad.

Es­to tam­bién nos lle­va a re­sal­tar el ca­rác­ter pú­bli­co de los es­ce­na­rios cul­tu­ra­les de los que Me­de­llín dis­po­ne, co­mo una gran pla­ta­for­ma de apo­yo a las ini­cia­ti­vas por una me­jor ciu­dad. Es­ta con­di­ción ha­ce fun­da­men­tal e in­sus­ti­tui­ble que las co­mu­ni­da­des ve­ci­nas re­co­noz­can en es­tos lu­ga­res es­pa­cios pa­ra ejer­cer la ciu­da­da­nía y que la ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal los po­ten­cie y com­pro­me­ta ca­da vez más, con las trans­for­ma­cio­nes que la ciu­dad re­quie­re.

Opor­tu­nas es­tas re­fle­xio­nes en las apues­tas del país por con­so­li­dar en­tor­nos de paz. Po­si­cio­nar al diá­lo­go co­mo for­ma de cons­truc­ción co­mu­ni­ta­ria y per­mi­tir los di­sen­sos en el mar­co de las re­la­cio­nes so­cia­les, son efec­ti­vas for­mas de par­ti­ci­pa­ción de­mo­crá­ti­ca.

Re­sal­ta­mos es­ta la­bor del Mu­seo con el apo­yo de Ban­co­lom­bia, su­man­do a la for­ma­ción de ciu­da­da­nía ac­ti­va des­de re­la­cio­nes res­pe­tuo­sas, to­le­ran­tes y apre­cia­ti­vas. Hay 300 ni­ños más en es­pe­ra de que el Mu­seo pue­da am­pliar el Pro­gra­ma; oja­lá lo apo­ye­mos to­dos pa­ra que pue­dan par­ti­ci­par.

Así co­mo es­pe­ra­mos to­do el acom­pa­ña­mien­to pa­ra la Al­cal­día, que apo­ya abrir el año en­tran­te, allá mis­mo en el Mu­seo, un jar­dín in­fan­til pa­ra los ni­ños de la Co­mu­na. Otra ex­ce­len­te no­ti­cia en el en­fo­que de tras­for­mar no so­lo lo fí­si­co, sino an­te to­do el en­torno pa­ra lo hu­mano. En su mo­men­to, me­re­ce ser co­men­ta­da

* Pre­si­den­te Proantioquia

Con el ar­te co­mo ba­se, el Mu­seo de An­tio­quia reúne ca­da se­ma­na a 100 ni­ños en­tre los 6 y los 12 años que ha­bi­tan la co­mu­na 10. Par­ti­ci­pan en ta­lle­res y la­bo­ra­to­rios crea­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.