Vi­vie­ron la fe­ria por ca­sua­li­dad

Dos mu­je­res, una ve­ne­zo­la­na y otra ale­ma­na, ca­mi­na­ron en­tre flo­res en el Or­qui­deo­ra­ma del Jar­dín Bo­tá­ni­co.

El Colombiano - - TENDENCIAS - JAIMEE PÉ­REZ Por JO­NAT­HAN MON­TO­YA GAR­CÍA

La her­ma­na de Lui­sa Ro­drí­guez cum­plió 19 años de ca­sa­da y re­ci­bió 26 mil flo­res de re­ga­lo. Lui­sa se las en­vió des­co­no­cien­do el to­tal de ellas. No las com­pró, so­lo le to­mó una fo­to al “ave del cen­tro co­mer­cial” y se la com­par­tió a su her­ma­na por una red so­cial. Le di­jo: te man­do un mon­tón de flo­res a ti y a tu es­po­so.

Así co­mo sa­có su te­lé­fono pa­ra fo­to­gra­fiar el ave, lo hi­zo cuan­do vio uno de los mon­ta­jes o es­cul­tu­ras he­chas con flo­res que vio en el Or­qui­deo­ra­ma del Jar­dín Bo­tá­ni­co. “Lin­das, lin­das, lin­das”, de­cía mien­tras fo­to­gra­fia­ba lo que ella creía que eran unas mi­ni­or­qui­deas, al­gu­nas te­nían un lis­tón: “Ah mi­ra , qué bo­ni­tas”, men­cio­na­ba, y leía: “pri­mer pues­to”...

A su la­do, tam­bién sor­pren­di­da, Ju­lia Seir­mann co­men­ta­ba: “en Eu­ro­pa creo que hay un con­cur­so de flo­res. No, es so­lo de ro­sas, pe­ro no sé dón­de lo ha­cen”. Ju­lia es ale­ma­na, de Frank­furt .

La con­ver­sa­ción dis­cu­rría en­tre el so­ni­do ar­ti­fi­cial de los pá­ja­ros, los au­sen­tes del even­to lla­ma­do Or­quí­deas, Pá­ja­ros y Flo­res, el úni­co de la Fe­ria en el que Lui­sa y Ju­lia iban a es­tar.

“Lo que me gus­ta es que no hay uno igual, o por lo me­nos yo no co­noz­co uno en otro la­do”, de­cía Ju­lia, tan al­ta que su ori­gen ex­tran­je­ro era no­ta­ble en el lu­gar, así ha­bla­ra muy bien es­pa­ñol, un idio­ma que apren­dió en Li­ma, Pe­rú.

¿Se­rá que du­ran to­do el fes­ti­val?, se pre­gun­ta­ba Lui­sa. Mi­ra­ba los gi­ra­so­les que col­ga­ban en el Or­qui­deo­ra­ma co­mo tra­tan­do de des­ci­frar el tiem­po que per­ma­ne­ce­rían vi­vos.

A Me­de­llín no lle­ga­ron por la Fe­ria, lo hi­cie­ron por tra­ba­jo, am­bas son in­ves­ti­ga­do­ras en co­mer­cio y lo­gís­ti­ca, vi­ven en Sui­za y vi­nie­ron a par­ti­ci­par de un even­to en una uni­ver­si­dad.

Su­pie­ron que la Fe­ria de las Flo­res se ha­cía por es­tos días des­pués de ver el big bird (pá­ja­ro gran­de). “Me lla­mó la aten­ción ver­lo. ¿Y eso qué cu­rio­so, pre­gun­té?”, di­jo Lui­sa con su acen­to ve­ne­zo­lano. En­ton­ces, des­pués de fi­na­li­zar una jor­na­da de tra­ba­jo que ter­mi­nó más tem­prano de lo que es­pe­ra­ban, de­ci­die­ron ir en ta­xi al Jar­dín Bo­tá­ni­co, más co­lo­ri­do que ver­de por es­tos días, y aro­ma­ti­za­do por la va­rie­dad de flo­res.

Con ellas dos mu­je­res más, una ru­sa y otra de Ka­za­jis­tán, aun­que en el jar­dín se se­pa­ra­ron por­que se en­ten­dían me­jor, ha-

bla­ban ru­so.

“Acá sí hay mos­qui­tos”, de­cía Ju­lia. Se ras­ca­ba las ma­nos y bus­ca­ba en ellas pi­ca­du­ras.

Mien­tras tan­to, Lui­sa se sa­cu­dió el pe­lo cres­po y abun­dan­te co­mo si tu­vie­ra mos­qui­tos tam­bién. Con­ta­ba que ya ha­bía es­ta­do en Me­de­llín y sa­bía que ha­bía “una cues­tión de Flo­res”. “Siem­pre que ven­go a Me­de­llín hay al­go, una vez me to­có al­go de mo­da, pe­ro no sé qué era”.

“You see them?” “(¿Las ves?)”, le pre­gun­tó a Ju­lia. “Es­tán allá atrás”, res­pon­dió ella.

Tam­bién se pre­gun­ta­ba si las si­lle­tas eran pa­ra de­co­rar, o si la gen­te real­men­te se las po­nía. Sen­tía que era una lás­ti­ma no po­der es­tar en el Des­fi­le de Si­lle­te­ros. El vier­nes era el cie­rre del en­cuen­tro en la uni­ver­si­dad, otro día lar­go de­cían. Iban a cam­biar los te­nis, chan­clas, jeans y pan­ta­lo­nes cor­tos que traían por tra­jes más for­ma­les.

“Si al­gún día me fue­ra de Sui­za pa­ra al­gún lu­gar de La­ti­noa­mé­ri­ca, es­co­ge­ría Me­de­llín”, ase­gu­ró Lui­sa. Ju­lia son­rió.

Lo que le gus­ta a la ve­ne­zo­la­na de la ciu­dad son “los edi­fi­cios de la­dri­lli­tos al la­do de las ma­tas ver­des de ho­jas gran­des y las ca­lles de­si­gua­les”.

¿Las va­mos si­guien­do?, di­jo Lui­sa; sí, con­tes­tó Ju­lia, mien­tras se asom­bra­ba por la es­truc­tu­ra de un res­tau­ran­te. “It looks beau­ti­ful” (“Se ve her­mo­so”)

FO­TO

Ju­lia y Lui­sa re­gre­sa­ron esa­ron a Sui­za a es­te fin de se­ma­na, ema­na, no tu­vie­ron­ron tiem­po de e ir a na­da más de la Fe­ria ria de las Flo­res.s.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.