El ries­go vo­ló en la Co­mu­na

Pa­vel Pet­kun, un le­tón que ela­bo­ra es­ce­nas pa­ra Cir­que de So­leil asom­bró y se go­zó, con sus in­creí­bles in sal­tos, Me­de­llín.

El Colombiano - - DEPORTES - Por OS­WAL­DO BUS­TA­MAN­TE E.

El mono ese que más pa­re­cía un acró­ba­ta de cir­co, ves­ti­do de ne­gro y de te­nis, y que los pe­que­ños vie­ron dan­do sal­tos por en­tre sus ca­sas y ca­lles, co­mo si se tra­ta­ra de un lo­co, los de­jó en­can­ta­dos.

Ma­ria­ni­ta, Juan y Si­món, los más chi­cos del gru­po, de­ja­ron de la­do sus tra­di­cio­na­les jue­gos en una tar­de de fin de se­ma­na en An­da­lu­cía pa­ra se­guir a Pa

vel Pet­kun, un le­tón que de es­pa­ñol so­lo pro­nun­cia “par­ce­ro”, “ho­la” y “chao” y que en su épo­ca de ju­ven­tud la­vó ca­rros y fue ayu­dan­te de cons­truc­ción an­tes de de­di­car­se a la prác­ti­ca pro­fe­sio­nal del parkour, mo­da­li­dad de la que vi­ve y a la cual le de­be su nom­bre pues es re­co­no­ci­do hoy co­mo uno de los me­jo­res ex­po­nen­tes del mun­do.

Los sen­sa­cio­na­les sal­tos -de una ca­lle a otra o de te­rra­za a te­rra­za- y el equi­li­brio al sor­tear pe­li­gro­sas ba­ran­das, así co­mo la for­ma de pro­nun­ciar vo­ca­blos en es­pa­ñol hi­zo reír más de una vez a los me­no­res o a quie­nes en el Po­pu­lar 1, San­to Do­min­go, Vi­lla Her­mo­sa, San Ja­vier e in­clu­so en el Par­que Ar­ví en San­ta Ele­na, otras lo­ca­cio­nes don­de ex­hi­bió su des­tre­za, com­par­tie­ron con él du­ran­te es­tos días. Les en­se­ñó tru­cos y has­ta se di­vir­tió co­no­cien­do so­bre la me­cá­ni­ca de al­gu­nos jue­gos de los ni­ños de hoy en las co­mu­nas 1 y 13, y Cen­tro.

“La gen­te es muy bo­ni­ta y que­ri­da; los ni­ños son ma­ra­vi­llo­sos; la ciu­dad me en­can­tó, fa­bu­lo­sa, su cli­ma ideal”, ma­ni­fes­tó Pa­vel, quien ade­más de le­tón ha­bla en ru­so e

in­glés. Años atrás de­jó su na­tal Dau­gav­plis pa­ra ra­di­car­se en Ota­wa, Ca­na­dá, don­de rea­li­za el show de parkour del Cir­que de So­leil, asen­ta­do en esa me­tró­po­li.

Él y Me­de­llín son los pro­ta­go­nis­tas de un pro­yec­to ur­bano que re­co­rre­rá el mun­do y que pre­ten­de mos­trar la trans­for­ma­ción de las co­mu­nas de la ciu­dad y, a la vez, los lu­ga­res - in­sos­pe­cha­dos de por sí- pa­ra es­ta dis­ci­pli­na.

Pas­ha -nom­bre ar­tís­ti­co de Pet­kun- se de­jó se­du­cir por la idea cuan­do es­cu­chó el nom­bre de la ciu­dad a don­de lle­ga­ría. Se­gún él, in­me­dia­ta­men­te lo aso­ció con mu­je­res her­mo­sas, vio­len­cia, co­mi­da de­li­cio­sa, ex­ce­len­te cli­ma y gen­te ama­ble, co­mo lo ha­bía leí­do y vis­to en in­ter­net. Y lo pu­do com­pro­bar. “En­can­ta­do”, asen­tó.

En el di­se­ño del graf­fi­tour in­ter­vi­nie­ron, ade­más, los par­kou­ris­tas Es­te­ven Cas­ta­ñe­da, Si­món Pi­ne­da Vé­lez y los Crew Pe­li­gro­sos, así co­mo per­so­nal de pro­duc­ción in­ter­na­cio­nal.

De 24 años y hoy con­ver­ti­do en em­pre­sa­rio, pues creó su pro­pia mar­ca de ro­pa de­por­ti­va pa­ra el parkour, Pa­vel se go­zó la co­mu­na me­de­lli­nen­se. Sal­tó, de­gus­tó de la co­mi­da, com­par­tió con jó­ve­nes, ni­ños y ma­yo­res y, an­te to­do, co­mo lo re­co­no­ció, se lle­va una ima­gen dis­tin­ta.

Los ni­ños, mien­tras tan­to, re­cor­da­rán que ese mono con acen­to ra­ro, pe­ro de gran pe­ri­cia pa­ra los sal­tos, les cam­bió por un ra­to la ru­ti­na. Es­pe­ran que a su re­gre­so, ellos ya es­tén prac­ti­can­do eso que, por pri­me­ra vez, co­no­cie­ron que exis­tía: el parkour

De la­do a la­do, en sal­tos mo­nu­men­ta­les, es­te le­tón ex­hi­bió sus con­di­cio­nes en las co­mu­nas de Me­de­llín.

El le­tón Pa­vel Pet­kun ter­mi­nó asom­bra­do con las tra­di­cio­nes de los an­tio­que­ños en ple­na Fe­ria de Flo­res.

El do­mi­nio del equi­li­brio, uno de los pun­tos vi­ta­les en la prác­ti­ca del parkour.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.