La “dic­ta­du­ra” que avi­só Vi­van­co

El di­rec­tor pa­ra las Amé­ri­cas de Hu­man Rights Watch ve di­fí­cil la sa­li­da en Ve­ne­zue­la sin drás­ti­cos cas­ti­gos pa­ra Ni­co­lás Ma­du­ro.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por MA­RIA­NA ES­CO­BAR ROL­DÁN

Los acon­te­ci­mien­tos de es­ta se­ma­na mar­ca­ron el fin de la fa­cha­da de­mo­crá­ti­ca del go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro”, ad­vir­tió en abril Jo­sé Mi­guel Vi­van­co, di­rec­tor pa­ra las Amé­ri­cas de Hu­man Rights Watch. En­ton­ces, el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia de Ve­ne­zue­la de­ci­dió des­po­jar a la Asam­blea Na­cio­nal de sus po­de­res y asu­mir fun­cio­nes le­gis­la­ti­vas.

Lo que vino des­pués fue la con­su­ma­ción de su pre­sa­gio: 5051 de­te­ni­dos y 125 muer­tos en cua­tro me­ses de pro­tes­tas y una Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te im­pues­ta por el Go­bierno.

Du­ran­te es­tos me­ses, Vi­van­co no ha ce­sa­do en ad­ver­ten­cias: “hay una in­ten­si­fi­ca­ción de la represión”, “po­dría co­rrer mu­cha san­gre”. Aquí es­tán las que le re­ve­ló a EL CO­LOM­BIANO:

¿Cuál cree que es el ori­gen o cau­sa más pro­fun­da de que Ve­ne­zue­la ex­pe­ri­men­te el de­te­rio­ro de hoy?

“El de­te­rio­ro de la de­mo­cra­cia y los de­re­chos hu­ma­nos en Ve­ne­zue­la lle­va años, y vie­ne de la épo­ca de Hu­go Chá­vez. La con­cen­tra­ción de po­der y las dé­bi­les ins­ti­tu­cio­nes que he­re­dó Ma­du­ro le han per­mi­ti­do co­me­ter to­do ti­po de abu­sos sin nin­gún ti­po de con­trol. Es­to se ha vis­to exa­cer­ba­do por­que Ma­du­ro no cuen­ta ni con el ca­ris­ma ni con los cuan­tio­sos re­cur­sos eco­nó­mi­cos que te­nía Chá­vez, de­bi­do a la dis­mi­nu­ción del va­lor del pe­tró­leo. Pe­ro, sin nin­gu­na du­da, la pro­fun­di­za­ción de los abu­sos y la cri­sis ac­tual es ex­clu­si­va res­pon­sa­bi­li­dad del ré­gi­men de Ma­du­ro”.

¿Có­mo lla­ma en­ton­ces a la si­tua­ción ac­tual de Ve­ne­zue­la?

“Hay que lla­mar a las co­sas por su nom­bre. Ve­ne­zue­la es­tá go­ber­na­da por un ré­gi­men cí­vi­co­mi­li­tar con una con­cen­tra­ción de po­der ab­so­lu­ta, sin in­de­pen­den­cia ju­di­cial, con un Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia de­di­ca­do a va­li­dar las me­di­das abu­si­vas del Eje­cu­ti­vo, in­clu­yen­do aque­llas que bus­can eli­mi­nar a la Asam­blea Na­cio­nal”.

¿Por qué al­gu­nos en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal va­ci­lan an­tes de de­cir que en Ve­ne­zue­la ri­ge una dic­ta­du­ra?

“El go­bierno ha co­me­ti­do un frau­de elec­to­ral co­lo­sal, se­gún la pro­pia em­pre­sa pri­va­da que con­tra­tó pa­ra eva­luar el sis­te­ma elec­to­ral ve­ne­zo­lano, pa­ra ele- gir miem­bros pa­ra una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te to­do­po­de­ro­sa que po­dría sus­pen­der in­de­fi­ni­da­men­te elec­cio­nes, clau­su­rar el Le­gis­la­ti­vo y des­ti­tuir a la Fis­cal Ge­ne­ral. Hay más de 400 pre­sos po­lí­ti­cos. Mien­tras tan­to, las fuer­zas de se­gu­ri­dad re­pri­men bru­tal­men­te las ma­ni­fes­ta­cio­nes opo­si­to­ras y han de­te­ni­do a cien­tos de per­so­nas, in­clu­yen­do a más de 460 que han si­do pro­ce­sa­das an­te tri­bu­na­les de gue­rra, una prác­ti­ca pro­pia de las dic­ta­du­ras la­ti­noa­me­ri­ca­nas de los años 70. ¿Qué más ha­ría fal­ta en­ton­ces pa­ra ca­li­fi­car al ré­gi­men de Ma­du­ro de dic­ta­du­ra?”.

¿Qué otros ries­gos en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos se des­en­ca­de­na­rán con una nue­va Cons­ti­tu­ción?

“El pro­ble­ma no es cam­biar la Cons­ti­tu­ción. Ese pue­de ser un pro­ce­so per­fec­ta­men­te le­gí­ti­mo en cual­quier so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca. El pro­ble­ma en Ve­ne­zue­la es que el Go­bierno se dis­pu­so a ha­cer­lo por de­cre­to, sin pre­gun­tar­le al pue­blo si lo que­ría – como lo re­quie­re la Cons­ti­tu­ción ac­tual – y a tra­vés de elec­cio­nes que re­sul­ta­ron frau­du­len­tas, muy pro­ba­ble­men­te por­que la gran ma­yo­ría se opo­ne. Pe­ro peor aún, lo ha­ce por me­dio de una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te con po­de­res am­plí­si­mos que, como de­cía­mos an­tes, van mu­cho más allá que cam­biar la Cons­ti­tu­ción. Se tra­ta de una es­tra­te­gia pa­ra afe­rrar­se al po­der aplas­tan­do de­fi­ni­ti­va­men­te las li­ber­ta­des pú­bli­cas y los de­re­chos hu­ma­nos del pue­blo ve­ne­zo­lano. El ob­je­ti­vo de Ma­du­ro es se­guir ha­cien­do lo que le da la ga­na sin ren­dir­le cuen­tas a na­die”.

¿Ma­du­ro se­gui­rá in­ten­si­fi­can­do la de­ten­ción y el ho­mi­ci­dio como es­tra­te­gias?, ¿có­mo de­be­rán ac­tuar or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos al res­pec­to?

“La reac­ción de Ma­du­ro ha si­do in­ten­si­fi­car la represión pa­ra ra­yar la can­cha e in­ti­mi­dar a la po­bla­ción, y eso se­gui­rá en la me­di­da en que ten­ga quién eje­cu­te sus ór­de­nes. Lo cier­to es que ca­da vez que­da me­nos gen­te dis­pues­ta a in­mo­lar­se por el ré­gi­men. Las or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos se­gui­re­mos do­cu­men­tan­do y de­nun­cian­do los abu­sos, y los go­bier­nos de-

mo­crá­ti­cos de la re­gión de­be­rían con­ti­nuar ha­cien­do lo mis­mo y, ade­más, en­viar­les un men­sa­je cla­ro y con­tun­den­te a las au­to­ri­da­des ve­ne­zo­la­nas ad­vir­tien­do que quie­nes son res­pon­sa­bles de es­tos abu­sos se­rán even­tual­men­te lle­va­dos an­te la jus­ti­cia, cuan­do se res­ta­blez­ca la in­de­pen­den­cia ju­di­cial en el país. Es­to po­dría ge­ne­rar un efec­to di­sua­si­vo pa­ra que no se co­me­tan más abu­sos”.

Con esa cri­sis de las li­ber­ta­des y los de­re­chos, ¿cuál de­be ser el pa­pel de go­bier­nos como el de Co­lom­bia y Es­ta­dos Uni­dos?

“La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal en ge­ne­ral de­be re­do­blar la pre­sión an­te las atro­ci­da­des del ré­gi­men de Ma­du­ro. Es im­por­tan­te que ha­ya una es­tra­te­gia mul­ti­la­te­ral con­cer­ta­da pa­ra que que­de en evi­den­cia que no se tra­ta de un in­ten­to de in­ter­ven­ción ex­tran­je­ra – que se­gún Ma­du­ro siem­pre es­tá li­de­ra­da por Es­ta­dos Uni­dos –, sino de un es­fuer­zo co­lec­ti­vo pa­ra ha­cer va­ler prin­ci­pios bá­si­cos de de­mo­cra­cia y de­re­chos hu­ma­nos que a la re­gión tan­to le cos­tó cons­truir”.

¿Y có­mo ten­drá que ha­cer­se ese es­fuer­zo?

“Por ejem­plo, a tra­vés de ma­yor pre­sión di­plo­má­ti­ca, que in­clu­ya el re­ti­ro ma­si­vo de em­ba­ja­do­res, o más san­cio­nes di­ri­gi­das a au­to­ri­da­des ci­vi­les, mi­li­ta­res y ju­di­cia­les que sean res­pon­sa­bles de abu­sos. Lo im­por­tan­te es que el ré­gi­men sea tra­ta­do como un pa­ria y se evi­te la con­so­li­da­ción de un ré­gi­men to­ta­li­ta­rio en Amé­ri­ca La­ti­na”.

¿Ve con­di­cio­nes pa­ra una sa­li­da ne­go­cia­da?, ¿qué se re­quie­re pa­ra lle­gar a la al­ter­na­ti­va del diá­lo­go?

“El pro­ble­ma en Ve­ne­zue­la no es la fal­ta de diá­lo­go, no es po­si­ble sen­tar­se a con­ver­sar en es­tas cir­cuns­tan­cias, en las cua­les no hay dos par­tes igua­les: por un la­do, es­tá un Go­bierno re­pre­si­vo con mu­chí­si­mo po­der y, por el otro, una opo­si­ción y un pue­blo que se es­tá tra­tan­do de ha­cer es­cu­char. La sa­li­da a la cri­sis ve­ne­zo­la­na de­be par­tir de un diag­nós­ti­co ade­cua­do que re­co­noz­ca es­to y ase­gu­re una se­rie de pre­con­di­cio­nes pa­ra em­pe­zar a ne­go­ciar, que in­clu­yen que ha­ya elec­cio­nes li­bres y jus­tas, que se li­be­re a los pre­sos po­lí­ti­cos, que se res­ta­blez­ca la in­de­pen­den­cia ju­di­cial y los po­de­res de la Asam­blea Na­cio­nal y que se per­mi­ta el in­gre­so de ayu­da in­ter­na­cio­nal hu­ma­ni­ta­ria”.

¿Te­me por gran­des im­pli­ca­cio­nes mi­gra­to­rias pa­ra paí­ses como Co­lom­bia?

“Cla­ro. De he­cho, ya las hay. En los úl­ti­mos tiem­pos, cien­tos de mi­les de ve­ne­zo­la­nos han hui­do de la cri­sis ve­ne­zo­la­na, mu­chí­si­mos de ellos a Co­lom­bia. Al­gu­nos lo han he­cho por motivos po­lí­ti­cos, otros hu­yen como pue­den de la gra­ví­si­ma cri­sis hu­ma­ni­ta­ria por­que no pue­den ali­men­tar ade­cua­da­men­te a sus fa­mi­lias ni ob­te­ner ser­vi­cios de sa­lud bá­si­cos. Es­te cre­ci­mien­to de la emi­gra­ción ve­ne­zo­la­na so­lo au­men­ta­rá si la cri­sis se per­pe­túa. Las me­di­das que el go­bierno co­lom­biano y otros pue­dan adop­tar pa­ra aco­ger a los ve­ne­zo­la­nos son muy bien­ve­ni­das, pe­ro de­ben ser acom­pa­ña­das por una fuer­te pre­sión in­ter­na­cio­nal pa­ra abor­dar el pro­ble­ma de fon­do, que es la razón por la cual se es­tán yen­do: es­to es, las prác­ti­cas y po­lí­ti­cas abu­si­vas de la dic­ta­du­ra ve­ne­zo­la­na”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.