POR QUÉ APOYANTES DE TRUMP NO CON­FÍAN EN IN­MI­GRA­CIÓN

El Colombiano - - OPINIÓN - Por FREDERICK R. LYNCH redaccion@el­co­lom­biano.com.co

El apo­yo del pre­si­den­te Trump a una pro­pues­ta de los se­na­do­res Tom Cot­ton y Da­vid Per­due que re­du­ce ra­di­cal­men­te la in­mi­gra­ción le­gal e in­for­ma so­bre los re­no­va­dos in­tere­ses del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia en el es­cru­ti­nio de los pro­gra­mas de ac­ción afir­ma­ti­va de las uni­ver­si­da­des no de­be­rían sor- pren­der­nos. Trump es­tá aten­dien­do a su ba­se en gran par­te de me­dia­na edad, blan­ca, y de cla­se tra­ba­ja­do­ra. Eso es lo que ha­cen los po­lí­ti­cos.

¿Pe­ro es­tá aten­dien­do a le­gí­ti­mas preo­cu­pa­cio­nes de gru­pos de in­te­rés o es­tá con­sin­tien­do te­mo­res ra­cia­les? Hay un de­ba­te so­bre lo que mo­ti­va a Trump y a sus par­ti­da­rios. Una olea­da de nue­vos li­bros y ar­tícu­los to­da­vía in­vo­can es­te­reo­ti­pos reite­ra­dos en la no­che de las elec­cio­nes: los “enoja­dos vo­tan­tes blan­cos” de Trump fueron mo­ti­va­dos por el ra­cis­mo, el re­sen­ti­mien­to, el “con­tra­gol­pe de los blan­cos”, la de­cli­na­ción del sta­tus eco­nó­mi­co o so­cial, los mie­dos irra­cio­na­les del cam­bio eco­nó­mi­co o de­mo­grá­fi­co, o to­do lo an­te­rior. Es­tán “ex­tra­ños en su pro­pia tie­rra” con­fun­di­dos, como su­gie­re el título de un li­bro es­cri­to por el so­ció­lo­go Ar­lie Hochs­child.

Es­te des­pre­cio po­co ocul­ta­do ha in­hi­bi­do un es­tu­dio más pro­fun­do so­bre si los vo­tan­tes blan­cos de Trump es­tán res­pon­dien­do a le­gí­ti­mas ame­na­zas eco­nó­mi­cas ge­ne­ra­das por lo que he de­no­mi­na­do “la má­qui­na de la di­ver­si­dad”. Es­te po­de­ro­so gi­gan­te po­lí­ti­co ha mez­cla­do dos ten­den­cias que ame­na­zan a los blan­cos de cla­se me­dia y tra­ba­ja­do­ra.

Pri­me­ro, al­tos ni­ve­les de in­mi­gra­ción le­gal e ile­gal, como en­fa­ti­za el re­cien­te li­bro del eco­no­mis­ta de Har­vard First, Geor

ge Bor­jas, han pro­du­ci­do la pér­di­da de sa­la­rios en­tre tra­ba­ja­do­res po­bres y de cla­se tra­ba­ja­do­ra no es­pe­cia­li­za­dos na­ti­vos. Los blan­cos y fre­cuen­te­men­te eran los ga­na­do­res. Es el vie­jo cuen­to de cos­tos y be­ne­fi­cios de cons­truir a EE.UU. so­bre las es­pal­das de mano de obra in­mi­gran­te ba­ra­ta. Por más de cien años, es­tos mer­ca­dos han en­fren­ta­do a tra­ba­ja­do­res na­ti­vos (en su ma­yo­ría blan­cos) con­tra olea­das su­ce­si­vas de mano de obra ba­ra­ta re­cién lle­ga­da (ge­ne­ral­men­te de di­fe­ren­te ori­gen ét­ni­co o cul­tu­ra o am­bos). La com­pe­ten­cia eco­nó­mi­ca ali­men­ta el an­ta­go­nis­mo ét­ni­co -y el na­ti­vis­mo, el ra­cis­mo y si­mi­la­res.

Po­ca aten­ción aca­dé­mi­ca o pú­bli­ca ha si­do pres­ta­da a una se­gun­da ten­den­cia de po­lí­ti­ca que in­ten­si­fi­có el an­ta­go­nis­mo na­ci­do de es­te mer­ca­do la­bo­ral di­vi­di­do ét­ni­ca­men­te. En los 90, la mi­sión ori­gi­nal de la ac­ción afir­ma­ti­va de co­rre­gir erro­res del pa­sa­do con­tra los afro­ame­ri­ca­nos fue trans­for­ma­da en una lis­ta am­plia­da de pre­fe­ren­cias en el lu­gar de tra­ba­jo y en edu­ca­ción su­pe­rior pa­ra sub­gru­pos de in­mi­gran­tes (por ejem­plo his­pa­nos, orien­ta­les, o is­le­ños del Pa­cí­fi­co).

En lu­gar de co­rre­gir la dis­cri­mi­na­ción del pa­sa­do, la más am­bi­cio­sa mi­sión de la di­ver­si­dad era lo­grar ins­ti­tu­cio­nes pro­por­cio­na­les, “pa­re­ci­das a EE. UU.”, que ten­drían un me­jor desem­pe­ño re­fle­jan­do el cam­bio de­mo­grá­fi­co del país. Las pre­fe­ren­cias pa­ra ne­gros eran con­tro­ver­sia­les, pe­ro in­clu­so los crí­ti­cos te­nían que ad­mi­tir que te­nían al­gún gra­do de au­to­ri­dad his­tó­ri­ca y mo­ral. No era así la ex­pan­sión de las pre­fe­ren­cias a los miem­bros de las ca­te­go­rías ra­cia­les y ét­ni­cas mal de­fi­ni­das. (Por ejem­plo, “his­pa­nos” po­dría in­cluir a los es­ta­dou­ni­den­ses de as­cen­den­cia cu­ba­na, me­xi­ca­na, gua­te­mal­te­ca, boliviana, chi­le­na, co­lom­bia­na y otros la­ti­nos de pri­me­ra a cuar­ta ge­ne­ra­ción).

Hay bue­na razón pa­ra sos­pe­char que las uni­ver­si­da­des tal vez no cum­plen la ley al pie de la le­tra. Da­tos de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Es­cue­las de Me­di- ci­na in­di­can que la ra­za es un fac­tor sus­tan­cial en ad­mi­sio­nes a es­cue­las de me­di­ci­na, no uno en­tre mu­chos.

Los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les de 2016 en gran par­te se que­da­ron ca­lla­dos en cuan­to a la ac­ción afir­ma­ti­va, pe­ro Trump di­jo en 2015 que se sen­tía “a gus­to con ella” aun­que “es­tá lle­gan­do un mo­men­to en el cual no la ne­ce­si­ta­mos.” La ac­ción afir­ma­ti­va y los nue­vos dic­tá­me­nes de la di­ver­si­dad eran pro­ba­ble­men­te un asun­to “no ha­bla­do pe­ro es­cu­cha­do”. Des­de las elec­cio­nes, mu­chos de­mó­cra­tas han es­ta­do ha­blan­do me­nos so­bre la di­ver­si­dad y más so­bre uni­fi­car las co­mu­ni­da­des cul­tu­ra­les y eco­nó­mi­cas. El nue­vo pro­yec­to de­mó­cra­ta “Bet­ter Deal”, pre­sen­ta­do por el se­na­dor Char­les

Schu­mer de Nue­va York, ha­ce eco de su ad­mi­ra­ción por el New Deal al en­fa­ti­zar las es­tra­te­gias que ayu­da­rían a to­dos los tra­ba­ja­do­res. Schu­mer sa­be que su par­ti­do de­be abor­dar rá­pi­da­men­te la pre­gun­ta de por qué los tra­ba­ja­do­res blan­cos y las cla­ses me­dias -gru­pos que fueron la ba­se de la coa­li­ción del New Deal de Fran­klin Roo­se­velt

me­nu­do apo­yan a Trump

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.