“HIDALGUÍA SE ES­CRI­BE CON H”, KLIM

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ENORIS RESTREPO DE M. vic­torh­ye@une.net.co

La fra­se “Hidalguía se es­cri­be con H” del fa­mo­so y ya des­apa­re­ci­do pe­rio­dis­ta Lu­cas Ca­ba­lle

ro Cal­de­rón, Klim, en el li­bro “Yo, Lu­cas”, po­drían apli­car­la hoy los fus­ti­ga­do­res del ex­pre­si­den­te Uribe y su fa­mi­lia y bajarle el tono a los cons­tan­tes y pon­zo­ño­sos ata­ques con­tra él.

Aun­que ad­mi­ro y si­go las orien­ta­cio­nes del ex­pre­si­den­te, re­co­noz­co que no es san­to (en nin­gu­na de las dos acep­cio­nes: no ha si­do san­ti­fi­ca­do, ni tie­ne el ape­lli­do del Pre­si­den­te) pe­ro sí es un hom­bre ho­nes­to, in­te­li­gen­te, tra­ba­ja­dor, con ca­pa­ci­dad de man­do, lí­der na­to y ada­lid del buen go­bierno. Apar­te de con­tar con nu­me­ro­sos y di­fe­ren­tes de­fen­so­res de sus obras, unos des­ta­ca­dos per­so­na­jes otros gen­te del co­mún, aná­li­sis y co­men­ta­rios que por su­pues­to no son pu­bli­ca­dos en los me­dios afi­nes al go­bierno.

Pa­ra­le­la­men­te, no veo a Uribe con vo­ca­ción de már­tir ni como pre­ten­den al­gu­nos que ca­mi­ne fe­liz y si­len­cio­so ha­cia el pa­tí­bu­lo.

Como es­cri­bo po­co y no me gus­tan los ri­fi­rra­fes, ni soy fa­mo­sa, al mar­gen de la no­ta an­te­rior apro­ve­cho pa­ra co­men­tar al­go de la ac­tua­li­dad. Día tras día San­tos pier­de cre­di­bi­li­dad y re­co­no­ci­mien­tos, aun­que los en­mer­me­la­dos y sim­pa­ti­zan­tes de sus ten­den­cias po­lí­ti­cas (y las de su her­mano En­ri­que, a quien su tío abue­lo el ex­pre­si­den­te E. San

tos, con­si­de­ra­ba un co­mu­nis­ta) lo apo­yen cons­tan­te­men­te, ade­más de los so­me­ti­dos por ne­ce­si­da­des so­cio­eco­nó­mi­cas y le si­gan per­mi­tién­do­le sus vai­ve­nes po­lí­ti­cos… la ma­yo­ría de los co­lom­bia­nos no lo apo­ya­mos. Tan­to es así que has­ta su pro­pio par­ti­do pue­de ir cues­ta abajo, ya que la ma­yo- ría de sus co­rre­li­gio­na­rios son bas­tan­tes as­tu­tos en las es­tra­te­gias de los re­gí­me­nes y prevén ne­ga­ti­va­men­te pa­ra San­tos las elec­cio­nes de 2018. Ade­más pre­gun­to ¿Por qué no avan­zan las in­ves­ti­ga­cio­nes de los di­ne­ros de Ode­brecht a las cam­pa­ñas de San­tos? ¿Por qué no re­du­je­ron los in­men­sos gas­tos del Es­ta­do y si re­du­je­ron la in­ver­sión del mis­mo en obras y en te­mas so­cia­les?

Juan Ma­nuel San­tos pri­me­ro ma­ni­pu­ló a Uribe pa­ra lle­gar al po­der. Des­pués re­cu­rrió a Ma­du­ro pa­ra los con­tac­tos con las Farc y aho­ra le vol­tea la es­pal­da…. Fá­cil­men­te se ga­na­ría un pre­mio No­bel de trai­ción.

Y los co­lum­nis­tas del ré­gi­men o sus apo­lo­gis­tas des­ta­ca­dos, so­bre­sa­lien­tes pe­rio­dis­tas y ca­ri­ca­tu­ris­tas como: Co­ro­nel, Vla­do, Du­zán, Ma­ta­dor, Sam­per, etc., es­cri­ben el 80 % de sus ar­tícu­los o ca­ri­ca­tu­ras con- tra Uribe. Sin em­bar­go, pa­ra­le­la­men­te, se co­no­ce in­for­ma­ción so­bre el in­men­so “ca­rru­sel de la paz, que lle­na los bol­si­llos de los prin­ci­pa­les me­dios de co­mu­ni­ca­ción, agen­cias es­pe­cia­li­za­das y cier­tas Ong, va­rias de ellas be­ne­fi­cia­rias de con­tra­tos mul­ti­mi­llo­na­rios”.

En fin, sin ana­li­zar el his­tó­ri­co y vio­len­to pa­sa­do de las Farc es cla­ro que la ma­yo­ría de los ac­tua­les pro­ble­mas de Co­lom­bia no pro­vie­nen de Uribe, más bien obe­de­cen a las múl­ti­ples ac­cio­nes y ma­ne­jo de con­tra­tos li­ga­dos al ac­tual pro­ce­so de paz de San­tos y al de­rro­che del pre­su­pues­to na­cio­nal. Crea­mos en la fra­se de

John Rus­sel: “Si la paz no pue­de man­te­ner­se con ho­nor, de­ja de ser paz”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.