OPORTUNISTAS EN LA DES­GRA­CIA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por DA­VID E. SAN­TOS GÓ­MEZ da­vid­san­tos82@hot­mail.com

Hay po­lí­ti­cos a los que les cae como bo­ca­na­da de ai­re fres­co la tra­ge­dia so­cial y eco­nó­mi­ca de Ve­ne­zue­la. Tie­nen en la es­ca­pa­da ha­cia de­lan­te del go­bierno de

Ni­co­lás Ma­du­ro y sus de­ci­sio­nes au­to­ri­ta­rias, su con­cen­tra­ción de po­der e im­pu­ni­dad ju­di­cial; un es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra la crí­ti­ca fá­cil y la ge­ne­ra­li­za­ción. Dis­po­nen de ella como la pues­ta en es­ce­na del fin de una épo­ca.

Du­ran­te dé­ca­da y me­dia el con­ti­nen­te es­ta­ble­ció un gi­ro ha­cia la iz­quier­da re­sul­ta­do, en­tre otros, de un ago­ta­mien­to de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas aper­tu­ris­tas. En ese es­pec­tro, del que Co­lom­bia fue la ex­cep­ción más no­to­ria, vi­mos pre­si­den­cias mo­de­ra­das y ra­di­ca­les, es­te úl­ti­mo gru­po li­de­ra­do por Hu­go Chá­vez, Evo Mo­ra­les

y Ra­fael Co­rrea. Aho­ra ese So­cia­lis­mo del Si­glo XXI tie­ne un en­tie­rro ver­gon­zan­te.

Hoy, con la tra­ge­dia en la ca­ra de to­dos, pre­si­den­tes y po­lí­ti­cos oportunistas sa­len a cri­ti­car lo que por años fue evi­den­te. Que en Ve­ne­zue­la no se res­pe­ta la di­vi­sión de po­de­res, que Ma­du­ro anun­cia sus de­seos au­to­ri­ta­rios o que el in- cre­men­to de la vio­len­cia es irre­fre­na­ble an­te ci­vi­les ar­ma­dos pa­ra una re­vo­lu­ción que se hun­de en san­gre y llan­to.

La cri­sis ve­ne­zo­la­na re­cae en los dis­cur­sos de Mau­ri­cio Ma­cri en Ar­gen­ti­na, de Pe­dro

Pa­blo Kuczyns­ki en Pe­rú, en las aren­gas de los prin­ci­pa­les par­ti­dos en Co­lom­bia en un año preelec­to­ral o en las alo­cu­cio­nes del co­rrup­to Mi­chel Te­mer en Bra­sil. “Esa es la iz­quier­da”, di­cen min­tien­do. “Ese es el fu­tu­ro que nos es­pe­ra si cae­mos en las ma­nos de los que se nos opo­nen”, re­pi­ten como un man­tra.

Juan Ma­nuel San­tos es qui­zá el ca­so más pa­té­ti­co de to­dos. Una vez lo­gra­do el acuer­do con las Farc, mi­la­gro­sa­men­te se qui­tó la ven­da an­te la reali­dad del otro la­do de la fron­te­ra.

Al­gu­nos de los más des­ta­ca­dos lí­de­res de la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na fa­ci­li­tan esas dia­tri­bas uti­li­ta­rias. La in­ca­pa­ci­dad pa­ra re­pro­char los des­ma­nes de Mi­ra­flo­res los con­vier­te en el blan­co ideal de las ge­ne­ra­li­za­cio­nes y pa­re­cen so­bre­po­ner a las con­vic­cio­nes, una leal­tad mal en­ten­di­da. Un si­len­cio que no es neu­tra­li­dad, sino apo­yo al des­po­tis­mo.

Pe­ro la so­cie­dad ve­ne­zo­la­na, que de­be­ría ser el mo­ti­vo de to­das las preo­cu­pa­cio­nes, se aho­ga en los gri­tos de au­xi­lio. No sa­be en quién con­fiar. ¿Cuál de las ma­nos que se es­ti­ra ofre­cién­do­les ayu­da es ho­nes­ta? En­tien­den que mu­chas apa­re­cen con sus gol­pes de pe­cho úni­ca­men­te pa­ra usar el fin del cha­vis­mo mo­ne­da de cam­bio

Hoy, con la tra­ge­dia en la ca­ra de to­dos, pre­si­den­tes y po­lí­ti­cos oportunistas sa­len a cri­ti­car lo que por años fue evi­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.