UNA BO­TE­LLA DE RON... Y EL BO­TÍN DE LOS 80.000 MI­LLO­NES

El Colombiano - - OPINIÓN - Por HUM­BER­TO MON­TE­RO hmon­te­ro@la­ra­zon.es

Exis­te una ciu­dad den­tro de otra ciu­dad don­de la Her­man­dad de la Cos­ta ri­ge des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les. Allí, la pi­ra­te­ría es­tá to­le­ra­da y los bu­ca­ne­ros vis­ten tra­jes a me­di­da y cor­ba­tas de se­da. Por es­ta suer­te de Tor­tu­ga acris­ta­la­da, don­de las pal­me­ras han si­do arran­ca­das pa­ra le­van­tar ras­ca­cie­los y los res­tau­ran­tes de mo­da fun­cio­nan como vie­jos tu­gu­rios pa­ra be­ber ron y can­tar tras un buen bo­tín, pa­san la ma­yor par­te de las transac­cio­nes fi­nan­cie­ras del mun­do. La City, la ciudadela amu­ra­lla­da por los ro­ma­nos du­ran­te la for­ma­ción de Lon­di­nium, tie­ne sus pro­pias le­yes y nor­mas que ju­ra­ron res­pe­tar los re­yes in­gle­ses si­glo tras si­glo. La mi­lla cua­dra­da fla­quea­da por dra­go­nes es ca­si in­de­pen­dien­te de Lon­dres pe­se a es­tar en­cla­va­da en su co­ra­zón y eli­ge a su pro­pio Lord Ma­yor por el sis­te­ma más en­re­ve­sa­do po­si­ble, que no es pre­ci­sa­men­te el su­fra­gio di­rec­to. Gra­cias a la si­tua­ción que le con­fie­re la pro­pia Mag­na Car­ta como el más an­ti­guo go­bierno de la is­la, la City tie­ne un sis­te­ma im­po­si­ti­vo in­de­pen­dien­te. Y no pa­re­ce que es­to vaya a cam­biar, ya que a su re­gi­dor lo eli­gen ma­yo­ri­ta­ria­men­te las em­pre­sas ( por ca­da re­si­den­te hay 43 per­so­nas tra­ba­jan­do en la vie­ja ciudadela) y los es­ca­sos ha­bi­tan­tes de es­tos po­co más de dos ki­ló­me­tros cua­dra­dos con­ver­ti­dos en el dis­tri­to fi­nan­cie­ro más in­ter­na­cio­nal del pla­ne­ta, más in­clu­so que Wall Street.

Las re­ba­jas fis­ca­les que ofre­ce la City son tan go­lo­sas que ca­si to­das las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, ase­gu­ra­do­ras y gran­des fon­dos de in­ver­sión tie­nen ba­se allí. Pa­ra que se ha­gan una idea: el pa­go de es­tas le­tras via­ja irre­me­dia­ble­men­te de Me­de­llín a Lon­dres an­tes de lle­gar a mi cuen­ta es­pa­ño­la. Al mar­gen del di­ne­ro que se dis­tri­bu­ye en to­do Reino Uni­do por la ac­ti­vi­dad del ca­si me­dio mi­llón de tra­ba­ja­do­res que ca­da día lle­nan esa mi­lla cua­dra­da –la mi­tad de los em­plea­dos en el sec­tor fi­nan­cie­ro de la is­la– es­tá la re­cau­da­ción im­po­si­ti­va que ge­ne­ra la City. Se­gún los da­tos fa­ci­li­ta­dos por el es­tu­dio anual que rea­li­za el pro­pio go­bierno de la City, la con­tri­bu­ción tri­bu­ta­ria de los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros en 2016 fue de 71.400 mi­llo­nes de li­bras (ca­si 80.000 mi­llo­nes de eu­ros), 4,9 mi­llo­nes de li­bras más que en 2015, cuan­do se re­cau­da­ron 66.500 mi­llo­nes de li­bras (73.700 mi­llo­nes de eu­ros al cam­bio ac­tual), la ma­yor re­cau­da­ción im­po­si­ti­va des­de que se rea­li­za es­te es­tu­dio. La con­tri­bu­ción de los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros en to­da la is­la su­po­ne na­da me­nos que el 11,5% de to­dos los im­pues­tos que se re­cau­dan en Reino Uni­do (me­dio pun­to más que en 2005). Por lo que res­pec­ta só­lo a la pro­pia City, ge­ne­ra 48.000 mi­llo­nes de li­bras anua­les a la eco­no­mía bri­tá­ni­ca (53.230 mi­llo­nes de eu­ros), el 3% de la ri­que­za del país y el 13% de la ri­que­za de Lon­dres. Sus 455.000 em­plea­dos su­po­nen el 9% de la fuer­za la­bo­ral de Lon­dres. En 2041, los in­for­mes de la City au­gu­ran que la ma­sa la­bo­ral de la mi­lla cua­dra­da cre­ce­rá un 32% has­ta los 601.000 em­plea­dos si el Bre­xit no pro­vo­ca una hui­da ma­si­va de los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros de Lon­dres.

Y es que, en un par de años Lon­dres no for­ma­rá par­te de la Unión Eu­ro­pea, y no po­drá se­guir ejer­cien­do de ba­se fi­nan­cie­ra de UE pe­se a no for­mar par­te del eu­ro. Es­to ha desata­do una fe­roz ba­ta­lla pa­ra asal­tar es­ta mo­der­na «Tor­tu­ga» por par­te de ale­ma­nes, ho­lan­de­ses, fran­ce­ces, es­pa­ño­les y por otra ba­se pi­ra­ta en­cla­va­da en el co­ra­zón de Eu­ro­pa: Lu­xem­bur­go. Por el mo­men­to, los má­xi­mos com­pe­ti­do­res de Fránc­fort pa­re­cen Áms­ter­dam y Lu­xem­bur­go, am­bos por la baja pre­sión fis­cal que ofre­cen pa­ra las gran­des fir­mas. La prue­ba pal­pa­ble es que el 45,9% de la in­ver­sión ex­tran­je­ra bru­ta en Es­pa­ña pro­vino en 2016 de Lu­xem­bur­go y Ho­lan­da (8.195 mi­llo­nes de eu­ros y 7.397 mi­llo­nes, res­pec­ti­va­men­te), con­vir­tién­do­se am­bos paí­ses en los dos ma­yo­res in­ver­so­res en Es­pa­ña, por de­lan­te de Fran­cia, Reino Uni­do y Es­ta­dos Uni­dos.

To­dos afi­lan sus sa­bles pa­ra que­dar­se con el bo­tín de los 80.000 mi­llo­nes en­to­nan­do la vie­ja can­ción pi­ra­ta... «¡Y una bo­te­lla de ron!»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.