EL PRO­YEC­TO NEO­LI­BE­RAL Y EL PO­PU­LIS­MO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por FRAN­CIS­CO CORTÉS RO­DAS fran­cis­co­cor­tes2007@gmail.com

En el aná­li­sis de las múl­ti­ples cau­sas que han he­cho po­si­ble el sur­gi­mien­to del po­pu­lis­mo de de­re­cha en Gran Bre­ta­ña, Hun­gría, Po­lo­nia, Es­ta­dos Uni­dos, Tur­quía e In­dia, es­tá la ac­tual cri­sis del ca­pi­ta­lis­mo. Es­ta se di­fe­ren­cia de an­te­rio­res por­que pro­du­ce fe­nó­me­nos que ame­na­zan con su fin, como la des­truc­ción del em­pleo de la cla­se me­dia, la po­si­bi­li­dad de una gue­rra nu­clear y la cri­sis eco­ló­gi­ca. La cri­sis del ca­pi­ta­lis­mo, que lle­va más de tres dé­ca­das, sur­ge de una úni­ca ra­cio­na­li­dad: el neo­li­be­ra­lis­mo. El ca­pi­ta­lis­mo en la eta­pa neo­li­be­ral de­pen­de de for­mas de acu­mu­la­ción rea­li­za­das por me­dio de la des­po­se­sión. Si­guien­do la te­sis de Karl

Po­lan­yi so­bre la mer­can­ti­li­za­ción de la fuer­za de tra­ba­jo, la tie­rra y el di­ne­ro, la des­po­se­sión con­sis­te en que por me­dio de la re­vo­ca­to­ria de le­yes que pro­te­gen los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res se des­re­gu­la el mer­ca­do de tra­ba­jo, la tie­rra no pue­de ser más el so­por­te de las ne­ce­si­da­des hu­ma­nas bá­si­cas y el di­ne­ro ha­ce po­si­ble la des­re­gu­la­ción del ca­pi­tal fi­nan­cie­ro.

Es­tas for­mas de ex­ten­sión de la ra­cio­na­li­dad mer­can­til a to­das las es­fe­ras de la exis­ten­cia hu­ma­na “ha­cen de la razón neo­li­be­ral una ver­da­de­ra razón-mun­do”, como la de­no­mi­nan La­val y Dar­dot. Al con­cen­trar el po­der en ma­nos de los ac­to­res eco­nó­mi­cos más po­de­ro­sos en de­tri­men­to de la ma­sa de los ciu­da­da­nos, el neo­li­be­ra­lis­mo des­ac­ti­va la de­mo­cra­cia y frag­men­ta la so­cie­dad.

Es­ta frag­men­ta­ción pue­de apre­ciar­se en el fe­nó­meno de la des­truc­ción del em­pleo, que ha es­tu­dia­do el so­ció­lo­go ame­ri­cano Ran­dall Co­llins, quien de­mues­tra que el des­pla­za­mien­to tec­no­ló­gi­co del tra­ba­jo por las má­qui­nas, que ha to­ma­do la for­ma de la compu­tari­za­ción y la in­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca, cons­ti­tu­ye una de­bi­li­dad es­truc­tu­ral del ca­pi­ta­lis­mo.

“El des­pla­za­mien­to tec­no­ló­gi­co es el me­ca­nis­mo por el cual se aho­rra tra­ba­jo por me­dio de in­no­va­cio­nes en los equi­pos y la or­ga­ni­za­ción, y a tra­vés de es­to se po­si­bi­li­ta que po­cas per­so­nas em­plea­das pro­duz­can más a un ba­jo cos­to” (Co­llins). En la me­di­da en que los tra­ba­ja­do­res son re­em­pla­za­dos por ro­bots y má­qui­nas elec­tró­ni­cas cre­ce el des­em­pleo y cae la de­man­da del con­su­mo.

El des­pla­za­mien­to tec­no­ló­gi­co del tra­ba­jo por las má­qui­nas pro­du­jo en los si­glos an­te­rio­res la des­truc­ción de la cla­se obre­ra, y en el ca­pi­ta­lis­mo neo­li­be­ral ata­ca y des­tru­ye la cla­se me­dia, que es la ver­da­de­ra por­ta­do­ra de la for­ma de vi­da neo­li­be­ral y del con­su­mis­mo, los cua­les son el fun­da­men­to cul­tu­ral de la so­cie­dad ca­pi­ta­lis­ta. El re­sul­ta­do se­rá, di­ce Co­llins, un des­em­pleo del or­den del 50 % al 70 % ha­cia la mi­tad del si­glo vein­tiuno, que gol­pea­rá es­pe­cial­men­te a los sec­to­res más edu­ca­dos que pen­sa­ron que, por me­dio de una edu­ca­ción lar­ga y cos­to­sa, po­drían es­ca­par del des­tino de des­po­jo y mi­se­ria que vi­vió la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Fi­nal­men­te se pue­de ver, có­mo el sur­gi­mien­to de po­pu­lis­mos de de­re­cha es­tá re­la­cio­na­do con la cri­sis del ca­pi­ta­lis­mo neo­li­be­ral. En­tre los vo­tan­tes de Trump y del Bre­xit es­tán las ma­yo­rías ame­na­za­das por la mi­gra­ción y los de­sem­plea­dos con maes­trías y doc­to­ra­dos. ¿Sir­ve en­ton­ces la edu­ca­ción pa­ra pro­te­ger con­tra el pa­ro y ase­gu­rar la em­plea­bi­li­dad?

En la me­di­da en que los tra­ba­ja­do­res son re­em­pla­za­dos por ro­bots, cre­ce el des­em­pleo y cae la de­man­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.