En­tre Flo­res ce­le­bra­ron los 60

Ba­jo un sol ra­dian­te, 510 si­lle­te­ros cum­plie­ron su ci­ta anual con la tra­di­ción.

El Colombiano - - TENDENCIAS - JO­NAT­HAN MON­TO­YA GAR­CÍA MAR­CE­LO CATALDO FRAN­CO

La si­lle­ta tra­di­cio­nal va en ra­mos, ex­pli­ca­ba Do­ra Emil­se Za­pa­ta, quien he­re­dó la tra­di­ción de su ma­dre. En su si­lle­ta, que or­ga­ni­zó por co­lo­res, ha­bía as­tro­me­lias, ru­das, es­tre­llas de Belén, gla­dio­los, car­tu­chos y mer­me­la­das. De esas, a ella le gus­ta el car­tu­cho, pe­ro el ama­ri­llo, con­ta­ba ta­pán­do­se el sol de la ca­ra.

¡Qué ca­lor tan be­rra­co!, gri­ta­ba un si­lle­te­ro acos­ta­do en un se­pa­ra­dor de la ave­ni­da Gua­ya­bal. Des­de le­jos se veía có­mo tra­ta­ba de ven­tear­se con el som­bre­ro.

Como él, to­dos los 510 si­lle­te­ros: sen­ta­dos, pa­ra­dos y acos­ta­dos a lo lar­go de la ca­lle, unos chu­pan­do pa­le­ta, otros dur­mien­do una sies­ta, los más jó­ve­nes to­mán­do­se sel­fis, y la ma­yo­ría ha­blan­do mien­tras el des­fi­le em­pe­za­ba.

Tam­bién es­ta­ban los que pre­fe­rían acer­car­se a su si­lle­ta y mi­rar­la como si le fal­ta­ra al­go, re­pa­san­do que to­do es­tu­vie­ra bien. Así fue como Leo­nar­do Atehor­túa se dio cuen­ta que le fal­ta­ba una le­tra al men­sa­je de la su­ya, una ar­tís­ti­ca. “Me ro­ba­ron la B”, con­tó, en­ton­ces de­cía: “Es tiem­po de cam­biar”. Su si­lle­ta pe­sa­ba 70 ki­los.

La car­ga que un si­lle­te­ro se echa­ba a la es­pal­da, en­tre 60 y 120 ki­los, era la mis­ma que en­tre cua­tro car­gue­ros o ayu­dan­tes al­za­ban. La de Glo­ria Ste­lla Soto era “li­via­ni­ta”, por eso pre­fe­ría car­gar­la ella mis­ma pa­ra mo­ver­la. Su si­lle- ta era em­ble­má­ti­ca e in­vi­ta­ba a pro­te­ger el me­dio am­bien­te; te­nía vai­nas que que­dan cuan­do se mue­re la flor del cho­cho.

Una de las ju­ra­dos en­car­ga­das de eva­luar ese ti­po de si­lle­ta fue Mart­ha Or­tiz, di­rec­to­ra de EL CO­LOM­BIANO. Pa­ra ella: “Era al­go que so­ña­ba ha­cer. Un gran or­gu­llo por­que el des­fi­le re­pre­sen­ta los va­lo­res de An­tio­quia y en ese sen­ti­do es in­va­lua­ble”.

Car­los Uribe, ar­tis­ta, tam­bién era ju­ra­do, pe­ro de las si­lle­tas co­mer­cia­les. Mien­tras las mi­ra­ba con­ta­ba que se es­ta­ba fi­jan­do en la fi­de­li­dad de los lo­go­ti­pos, ade­más de la com­po­si­ción ge­ne­ral. Jor­ge Gon­zá­lez, se­cre­ta­rio de co­mu­ni­ca­cio­nes de la Al­cal­día y ju­ra­do en la mis­ma categoría, aña­dió que tam­bién se eva­lua­ba el re­to que les exi­gía a los que las cons­truían.

Eso fue an­tes de que los si­lle­te­ros pa­sa­ran a la zo­na de juz­ga­mien­to. Al fren­te de ella, con una ta­ri­ma en el me- dio que de­ja­ba la vista a me­dias, es­ta­ban sus ami­gos o fa­mi­lia­res, de­trás de una re­ja tra­tan­do de ob­ser­var qué pa­sa­ba, es­cu­chan­do có­mo uno a uno iban nom­bran­do los ga­na­do­res, des­de el quin­to lu­gar has­ta el pri­me­ro, en ca­da categoría.

En esa re­ja ha­bía unos 40 si­lle­te­ros, unas ca­te­go­rías con­vo­ca­ban más que otras, por ejem­plo la tra­di­cio­nal. Por eso, cuan­do John Jai­ro Gra­ja­les ga­nó, se es­cu­chó un so­lo gri­to.

En la mis­ma ma­lla es­ta­ba el ni­ño Jo­sé Mi­guel Za­pa­ta, que le man­da­ba pi­cos a su pri­ma Ma­ría Ca­ro­li­na Atehor­túa, an­tes de que es­ta su­pie­ra que ha­bía lo­gra­do el ter­cer pues­to en la categoría Ar­tís­ti­ca. Cuan­do su­po que ella ha­bía con­se­gui­do ese lu­gar brin­có de la ale­gría y aplau­dió.

Des­de el otro la­do Ca­ro­li­na lo mi­ra­ba, la fe­li­ci­dad era evi­den­te: ser fi­na­lis­ta, ser si­lle­te­ra ya era ga­nar

“Qué ad­mi­ra­ción por es­ta tra­di­ción, y qué res­pe­to sien­to por los si­lle­te­ros, real­men­te es ad­mi­ra­ble su la­bor”.

Por Pre­si­den­te de Ti­gou­ne FOTO MA­NUEL SALDARRIAGA

Como siem­pre, la asis­ten­cia al des­fi­le fue enor­me. Es­ta vez la Ave­ni­da Gua­ya­bal fue es­ce­na­rio pa­ra la ce­le­bra­ción de los 60 años de si­lle­te­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.