La no­che en que Fi­gue­roa llo­ró y son­rió

Hoy se cum­ple un año de la con­se­cu­ción de la pri­me­ra me­da­lla de oro de un hal­te­ro va­rón de Co­lom­bia.

El Colombiano - - DEPORTES - Por OS­WAL­DO BUS­TA­MAN­TE E. FOTO AR­CHI­VO

Vein­ti­cua­tro ho­ras an­tes de que Ós­car Fi­gue­roa con­quis­ta­se el oro en los Olím­pi­cos, es­ta­ba 400 gra­mos arri­ba del pe­so lí­mi­te de la di­vi­sión de los 62 kg. Tras pa­sar por un sau­na y con­su­mir una muy li­via­na ra­ción de ali­men­tos, subió al sex­to pi­so del edi­fi­cio 29 que ocu­pa­ba Co­lom­bia en la Vi­lla De­por­ti­va de Río de Ja­nei­ro y sin me­diar pa­la­bra con quie­nes com­par­tía la ha­bi­ta­ción 603, se en­ce­rró y se acos­tó.

Con los pri­me­ros ra­yos del sol, Os­wal­do Pi­ni­lla, el en­tre­na­dor que le dio el to­que a la ca­rre­ra del deportista, pa­só por la pie­za de Fi­gue­roa pa­ra cum­plir con el ri­tual del con­trol al pe­so. Ha­bía ten­sión, era mu­cha la res­pon­sa­bi­li­dad que re­caía so­bre él en el ma­ne­jo del hal­te­ro. Igual, el le­van­ta­dor sen­tía la pre­sión de ser fa­vo­ri­to.

“Una me­da­lla se pue­de per­der por un gra­mo de más. De ahí que to­do el día es­tu­vi­mos pe­sán­do­lo has­ta te­ner la cer­te­za de lle­gar al ofi­cial, dos ho­ras pre­vio al even­to, sin pro­ble- ma, siem­pre por de­ba­jo del lí­mi­te”, cuen­ta Pi­ni­lla.

Fueron tres con­tro­les. El se­gun­do a la una de la tar­de y el úl­ti­mo a las cin­co. Pau­la­ti­na­men­te se ba­ja­ron los 300 gra­mos con que ama­ne­ció ese lu­nes 8 de agos­to de 2016.

El ca­len­ta­mien­to y los ejer­ci­cios per­mi­tie­ron que Ós­car lle­ga­ra tran­qui­lo, así Pi­ni­lla sin­tie­ra que, en el fon­do, te­nía la preo­cu­pa­ción de abrir la par­ti­ci­pa­ción de Co­lom­bia y, a la vez, se­guir cre­yen­do en sus con­di­cio­nes pa­ra ga­nar, se­cre­to que so­lo ellos dos ha­bían com­par­ti­do en cua­tro años.

“Co­mió po­co, so­lo al­go sua­ve al me­dio­día, di­ría que ca­si na­da, pues es­ta­ba 100 gra­mos arri­ba, e in­clu­so has­ta des­pués del pe­sa­je. A las 3:00 de la tar­de di­mos el pe­so. En­ton­ces su­pi­mos que es­tá­ba­mos de fren­te a la gran po­si­bi­li­dad de ese es­qui­vo oro”.

El pa­be­llón 2 de Rio­cen­tro fue el si­guien­te es­ce­na­rio. Pri­me­ro, el due­lo en la pe­sa que su­peró a las 5:00 de la tar­de cuan­do dio 61,86 kg y mar­có el ini­cio de una no­che

inol­vi­da­ble. Se­gun­do, el jue­go de la es­tra­te­gia, como si se tra­ta­ra de un ta­ble­ro de ajedrez.

“Las dos ho­ras que tu­vi­mos pa­ra efec­tuar la re­cu­pe­ra­ción fueron vi­ta­les, por­que ju­gó un pa­pel im­por­tan­te la par­te mé­di­ca pa­ra es­ta­bi­li­zar al atle­ta”.

Lue­go, y mien­tras el co­li­seo se em­pe­za­ba a lle­nar, Pi­ni­lla y Fi­gue­roa en­tra­ron a la sa­la de ca­len­ta­mien­to. Ós­car, sin ha­blar y mi­ran­do siem­pre al pi­so pa­ra evi­tar des­con­cen­tra­cio­nes, tu­vo un in­su­pe­ra­ble con­trol men­tal.

“Fue in­creí­ble por­que ha­bía lle­ga­do con una gran res­pon­sa­bi­li­dad y con la in­cer­ti­dum­bre de si lo afec­ta­ría el tiem­po de re­cu­pe­ra­ción -6 me­ses- que tu­vo de la úl­ti­ma ci­ru­gía que le prac­ti­ca­ron y mu­chos, in­clu­so, pen­sa­ban que no lle­ga­ría en buen es­ta­do. No­so­tros te­nía­mos con­fian­za en que to­do sal­dría bien”.

La ho­ra lle­ga­da

Pre­vio a la com­pe­ten­cia ca­da pe­sis­ta y su equi­po se reúnen pa­ra es­ta­ble­cer las pau­tas y los pe­sos a al­zar; sin em­bar­go, en es­ta oca­sión, el diá­lo­go fue más mo­ti­va­cio­nal.

- Ós­car, le di­je, lle­gó el mo­men­to, es­ta es la opor­tu­ni­dad por la que es­tás aquí y se ha tra­ba­ja­do du­ro, es ho­ra de ti­rar­la to­da, no va­mos a de­jar na­da en es­te ca­me­rino, vi­ni­mos a que­dar campeones, a ser me­da­llis­tas de oro y no po­de­mos de­jar pa­sar la oca­sión.

-Pro­fe, va­mos pa­ra las que sea. Vi­ne a ti­rar­la to­da, no ha cam­bia­do na­da en mí, me res­pon­dió, dio la vuel­ta, se sen­tó, no vol­vió a ha­blar.

El due­lo era con el in­do­ne­sio Eko Ira­wan, el chino Li­jun

Chen -cam­peón mun­dial-. La es­tra­te­gia fun­cio­nó des­de el pri­mer mo­men­to.

“Mien­tras ellos apun­ta­ron a un ini­cio con pe­sos ele­va­dos, no­so­tros lo hi­ci­mos con uno ba­jo. Re­por­ta­mos una sa­li­da de 130 ki­los; el in­do­ne­sio lo hi­zo con 142 ki­los y el chino res­pon­dió con 143 bus­can­do que nos en­lo­que­cié­ra­mos; pe­ro no caí­mos en la tram­pa y so­lo subimos a 137”. Lo hi­cie­ron tam­bién pen­san­do en sa­car­le una bue­na ven­ta­ja al co­lom­biano en la mo­da­li­dad del arran­que a sa­bien­das de que su for­ta­le­za es­tá en el en­vión en el que, in­clu­so, po­see el ré­cord olím­pi­co (177 ki­los des­de Lon­dres-2012).

Li­jun no pu­do y se blan­queó al fa­llar dos in­ten­tos y lesionarse en el ter­ce­ro. Ira­wan co­rrió suer­te pa­re­ci­da pues so­lo al­zó los 142 en los tres ejer­ci­cios. Fi­gue­roa, en­ton­ces, en cam­bio, hi­zo 142 aun­que con un fa­llo en su ter­ce­ra apa­ri­ción a la ta­ri­ma que­rien­do su­bir 145.

Igua­la­dos en el arran­que y con el chino fue­ra de ca­rre­ra, la di­vi­sión se de­fi­ni­ría en los tres mo­vi­mien­tos del en­vión. “Con un pa­no­ra­ma tan fa­vo­ra­ble, res­pi­ra­mos con tran­qui­li­dad aun­que sa­bía­mos que no po­día­mos ba­jar la guar­dia. Pen­sá­ba­mos sa­lir con 175 pe­ro pre­fe­ri­mos ser pru­den­tes y pe­di­mos 172. El in­do­ne­sio ape­nas lo hi­zo con 170 y no pu­do pa­sar de ahí por­que Ós­car le pu­so el re­to en 176, un pe­so in­fran­quea­ble y que nos per­mi­tió, en ese mo­men­to te­ner la cer­te­za que ya éra­mos campeones”.

Fi­gue­roa qui­so re­fren­dar su ac­tua­ción con 179 que se­ría

ré­cord olím­pi­co, pe­ro el sen­tir­se ga­na­dor un in­ten­to an­tes le im­pi­dió re­don­dear la fae­na.

“Ya eres cam­peón”, le gri­tó Pi­ni­lla des­de la sa­la de ca­len­ta­mien­to. En­ton­ces Fi­gue­roa sol­tó la pe­sa y es­ta­lló en llan­to, mien­tras las cá­ma­ras de la te­le­vi­sión lo en­fo­ca­ban y la pan­ta­lla lu­mi­no­sa se pren­día pa­ra anun­ciar el re­gis­tro fi­nal de la di­vi­sión de los 62 ki­lo­gra­mos: 142 en arran­que-176 en en­vión318 en to­tal (me­da­lla de oro), con 6 ki­los de ven­ta­ja so­bre el se­gun­do (Ira­wan, 142-170-312) y 13 so­bre el me­da­llis­ta de bron­ce, el ka­za­jo Fark­had Khar­ki (135-170-305).

Lue­go se­ría el ri­tual. Mien­tras llo­ra­ba se arro­di­lló fren­te a la pa­lan­que­ta, y -como si fue­ra un bo­xea­dor que cuan­do se re­ti­ra cuel­ga los guan­tes, se qui­tó len­ta­men­te las bo­tas, las pu­so a un la­do -dan­do a en­ten­der su adiós- y be­só los dis­cos. Ex­ten­dió los bra­zos y le dio un apre­tón a esa glo­ria in­vi­si­ble que lue­go de mu­chos años lo pre­mió con lo que le fal­ta­ba: ser cam­peón olím­pi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.