Cam­bio en el trono

La co­lom­bia­na, si­nó­ni­mo de su­pera­ción y cons­tan­cia, con­quis­tó ayer una nue­va me­da­lla mun­dial en Lon­dres, es­ta vez fue pla­ta.

El Colombiano - - CONTRAPORTADA - VIE­NE 48 Por JHEYNER A. DU­RAN­GO HUR­TA­DO

La ve­ne­zo­la­na Yu­li­mar Ro­jas pri­vó, por dos cen­tí­me­tros, a Ca­te­ri­ne Ibar­güen del oro en el sal­to tri­ple del Mun­dial de Lon­dres.

En 2008 el ros­tro de Ca­te­ri­ne Ibar­güen no re­fle­ja­ba la ale­gría que la ca­rac­te­ri­za. Su bri­llo, ese que se ar­mo­ni­za cuan­do lu­ce sus gran­des dien­tes, no era el mis­mo. La im­po­ten­cia la acom­pa­ña­ba.

Sen­tía que el tra­ba­jo de lar­gos me­ses ha­bía des­apa­re­ci­do como agua en­tre los de­dos.

Por es­ca­sos cen­tí­me­tros se pri­vó de cla­si­fi­car a los Jue­gos Olím­pi­cos de Pe­kín de ese año, si­tua­ción que le ge­ne­ró frus­tra­ción. Tan­ta que por po­co to­ma la de­ci­sión de aban­do­nar su ca­rre­ra de­por­ti­va que le hu­bie­ra im­pe­di­do te­ner el re­co­no­ci­mien­to ac­tual.

Nue­ve años des­pués, su nom­bre ha to­ma­do vue­lo como sus sal­tos.

Ayer, a sus 33 años de edad, y pe­se a ce­der el rei­na­do del sal­to tri­ple mun­dial en Lon­dres, en el cual es­ta­ba des­de ha­cía cua­tro años, el sem­blan­te de la pai­sa es­ta­ba in­tac­to.

Con ga­llar­día, lo pri­me­ro que hi­zo fue re­co­no­cer­le, con un abra­zo, el triun­fo a Yu­li­mar Ro­jas, la jo­ven ve­ne­zo­la­na de 21 años que tie­ne como ejem­plo a se­guir a la pro­pia co­lom­bia­na.

Al fi­nal, con una pla­ta, Ca­te­ri­ne lo­gró su cuar­ta me­da­lla con­se­cu­ti­va en Mun­dia­les. La pri­me­ra fue un bron­ce en Dae­gu 2011, y lue­go los oros en Mos­cú-2013 y Pe­kín-2015.

Aun­que es­tá acos­tum­bra­da a ce­le­brar en el pri­mer es­ca­lón del po­dio, es­te es un nue­vo pre­mio como lo ex­pre­sa su abue­la Oyo­la Ri­vas, “gra­cias a su es­fuer­zo, dis­ci­pli­na y cons­tan­cia”.

“A mis 80 años re­cién cum­pli­dos so­lo le pi­do a Dios que me si­ga de­jan­do dis­fru­tar de los triun­fos de mi Ca­te”, re­la­tó ayer Oyo­la, uno de los mo­to­res que im­pul­só a Ca­te­ri­ne pa­ra de­jar atrás los obs­tácu­los.

“Des­de ni­ña le ad­ver­tía que en la vi­da na­da era fá­cil -di­ce la ma­tro­na-, que an­te los fra­ca­sos ha­bía que le­van­tar­se con más fuer­za, que no se de­ja­ra ven­cer y más con to­dos los sa­cri­fi­cios que ha­bía he­cho”.

Y Ca­te­ri­ne es­cu­chó. Ella, quien de ni­ña en­tre­na­ba con los te­nis del co­le­gio y en al­gu- nas oca­sio­nes lo ha­cía des­cal­za por­que en la ca­sa el di­ne­ro no al­can­za­ba “pa­ra lu­jos”, y que en su pri­me­ra com­pe­ten­cia co­rrió con los za­pa­tos de su ma­má Fran­cis­ca, se lle­nó de va­lor pa­ra se­guir dan­do zan­ca­das fir­mes.

Buen cam­bio de ai­re

Tras ven­cer es­co­llos en su na­tal Ura­bá y en Me­de­llín, la mu­jer de piel mo­re­na se ra­di­có en Puerto Rico don­de em­pe­zó a ade­lan­tar sus es­tu­dios de En­fer­me­ría, y ba­jo la orien­ta­ción del en­tre­na­dor cu­bano Ubal­do Duany de­jó de prac­ti­car sal­to de al­tu­ra, prue­ba en la que no pa­só de la fa­se de cla­si­fi­ca­ción en Olím­pi­cos de Ate­nas-2004.

Duany le re­co­men­dó en­fo­car­se en sal­to de lon­gi­tud y el tri­ple sal­to, es­ta úl­ti­ma mo­da- li­dad en la que des­de el 2010 des­per­tó el ta­len­to que te­nía dor­mi­do, al ga­nar me­da­llas de pla­ta en el Iberoamericano de Es­pa­ña (14,29 me­tros) y en los Cen­troa­me­ri­ca­nos de Puerto Rico (14,10).

“Ca­te­ri­ne siem­pre se cre­ce an­te la ad­ver­si­dad. Lu­cha por lo que quie­re y no des­can­sa has­ta lo­grar­lo”, ex­pre­sa Duany, otro de los ar­tí­fi­ces del nue­vo lo­gro de la co­lom­bia­na.

A la ci­ta bri­tá­ni­ca, pe­se a ser la vi­gen­te cam­peo­na olím­pi­ca, Ca­te­ri­ne arri­bó con una ri­val ace­chan­do por su trono, la pro­pia Yu­li­mar, quien ha­bía da­do avi­sos de su ím­pe­tu al ser subcampeona en Río- 2016, te­ner la me­jor mar­ca del año - 14,96- y lue­go de de­rro­tar a la co­lom­bia­na en la parada de Li­ga Dia­man­te de Ro­ma.

Al fi­nal, con un brin­co de

“Yu­li­mar es­tá su­per­jo­ven, pue­de lle­var la ba­tu­ta y lle­gar muy le­jos. Si se­gui­mos tra­ba­jan­do lle­ga­rán gran­des re­sul­ta­dos”. CA­TE­RI­NE IBAR­GÜEN Atle­ta co­lom­bia­na

14,91 me­tros en su sex­to y úl­ti­mo in­ten­to, Ro­jas hi­zo po­si­ble lo que ha­ce po­cos años se veía im­po­si­ble: su­pe­rar a Ca­te­ri­ne por so­lo dos cen­tí­me­tros.

El bron­ce fue pa­ra la ka­za­ja Ol­ga Ry­pa­ko­va -14,77-.

La an­tio­que­ña no se rinde. “Aún ten­go ham­bre de tí­tu­los”, di­ce la atle­ta que bo­rró de su men­te los ma­los re­cuer­dos de sus co­mien­zos en el atle­tis­mo y de sus ca­ren­cias pa­ra en­tre­nar en la ca­lu­ro­sa Ura­bá. Ca­da vez que sal­ta a la pis­ta sa­ca a flo­te las en­se­ñan­zas de Oyo­la, la abue­la que es su ins­pi­ra­ción pa­ra se­guir ade­lan­te. Eso hi­zo ayer en la ca­pi­tal in­gle­sa, don­de su me­jor sal­to le al­can­zó pa­ra una pla­ta que sir­ve pa­ra se­guir cul­ti­va­do glo­ria

“Me hu­bie­ra gus­ta­do que me si­guie­ran lla­man­do cam­peo­na mun­dial, pe­ro di lo me­jor de mí. Me voy con­ten­ta, no guar­dé na­da pa­ra el ma­ña­na”. CA­TE­RI­NE IBAR­GÜEN Atle­ta co­lom­bia­na

FOTO REUTERS

CA­TE­RI­NE IBAR­GÜEN

“Es­toy muy tran­qui­la y con­ten­ta, y no sien­to ra­bia. To­ca se­guir pa­ra ade­lan­te”, di­jo Ca­te­ri­ne.

FOTO EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.