¿Por qué los ran­quin de las uni­ver­si­da­des son di­fe­ren­tes?

Los es­ca­la­fo­nes mi­den a las ins­ti­tu­cio­nes se­gún di­ver­sas va­ria­bles: in­ves­ti­ga­ción, repu­tación, in­ter­na­cio­na­li­za­ción e im­pac­to so­cial.

El Colombiano - - PORTADA - Por DIEGO ZAM­BRANO BENAVIDES ELE­NA OS­PI­NA

Ca­da año se pu­bli­can es­ca­la­fo­nes que, al me­dir el ni­vel de in­ves­ti­ga­ción, pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas, o repu­tación in­ter­na­cio­nal de las ins­ti­tu­cio­nes , cla­si­fi­can las me­jo­res uni­ver­si­da­des del mun­do y, a ve­ces, en­tre uno y otro ran­quin, va­rían las po­si­cio­nes.

La Uni­ver­si­dad de An­tio­quia ( U. de A.), por ejem­plo, es la quin­ta del país en el ran­quin Quac­qua­re­lli Sy­monds ( QS) 2017, pe­ro en el Sci­ma­go es ter­ce­ra, y en el de Ti­mes Hig­her Edu­ca­tion (THE) es­tá en la se­gun­da po­si­ción (ver recuadro en la si­guien­te pá­gi­na).

Los cen­tros de edu­ca­ción su­pe­rior no son me­di­dos por una so­la em­pre­sa sino por va­rias y ca­da una de es­tas se con­cen­tra en di­fe­ren­tes as­pec­tos pa­ra de­fi­nir sus lis­tas.

Se­gún di­rec­ti­vos de las prin­ci­pa­les uni­ver­si­da­des an­tio­que­ñas, es­ca­la­fo­nes co­mo los de QS, THE, Sci­ma­go y Sa­piens, go­zan de ma­yor cre­di­bi­li­dad fren­te a otros cen­tros de me­di­ción. EL CO­LOM­BIANO to­mó es­tos es­ca­la­fo­nes co­mo re­fe­ren­cia pa­ra ex­pli­car sus di­fe­ren­cias e in­da­gar si es­tos in­flu­yen o no en la ca­li­dad edu­ca­ti­va.

¿Có­mo fun­cio­nan?

Las fir­mas que cla­si­fi­can a las uni­ver­si­da­des son, en su ma­yo­ría, de otros paí­ses. En Co­lom­bia se des­ta­ca Sa­piens Re­search Group, ins­cri­ta en el Ob­ser­va­to­rio de Ran­kings y Ex­ce­len­cia Aca­dé­mi­ca Ireg.

Los es­ca­la­fo­nes no usan ex­clu­si­va­men­te el cri­te­rio del ni­vel in­ves­ti­ga­ti­vo de las ins­ti­tu­cio­nes sino que re­co­lec­tan in­for­ma­ción gu­ber­na­men­tal y, pa­ra me­dir la repu­tación, ela­bo­ran en­cues­tas, se­gún ex­pli­ca Al­ber­to Ja­ra­mi­llo, director de Pla­nea­ción de la Uni­ver­si­dad Ea­fit.

Las ba­ses de da­tos en las que las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior in­de­xan sus pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas y sus pro­yec­tos son el In­te­llec­tual Pro­perty & Scien­ce (IP&S) de Thom­son Reuters y Sco­pus. De es­tos ban­cos se nu­tren las fir­mas pa­ra re­co­lec­tar la in­for­ma­ción.

Lue­go, ca­da fir­ma le asig­na un por­cen­ta­je de im­por­tan­cia a cri­te­rios co­mo ar­tícu­los pu­bli­ca­dos, can­ti­dad de pos­gra­dos ofer­ta­dos, in­ter­na­cio­na­li­za­ción, im­pac­to en la so­cie­dad o repu­tación en­tre la co­mu­ni­dad de cien­tí­fi­cos y aca­dé­mi­cos del mun­do, y se le da un pun­ta­je a ca­da ins­ti­tu­ción.

En el ca­so de Sa­piens, la pu­bli­ca­ción de los ran­quin de uni­ver­si­da­des se lla­ma U- Sa­piens, se ha­ce ca­da seis me­ses, y so­lo en­lis­ta uni­ver­si­da­des co­lom­bia­nas.

“Nos apo­ya­mos mu­cho en la in­for­ma­ción que en­tre­ga Col­cien­cias, por eso pa­ra los rec­to­res es más fá­cil ve­ri­fi­car los da­tos de nues­tro ran­quin que aque­llos ela­bo­ra­dos en otros paí­ses”, ex­pli­có Car­los Ro­ber­to Pe­ña, director de Sa­piens Re­search Group.

En es­ta cla­si­fi­ca­ción, los claus­tros se di­fe­ren­cian por su ubi­ca­ción, de tal ma­ne­ra que la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal o la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Bo­li­va­ria­na (UPB) pue­den apa­re­cer en va­rias po­si­cio­nes por­que no cla­si­fi­can in­te­gral­men­te sino por se­des (ver ta­bla 1).

Di­fe­ren­cia de cri­te­rios

Que un ran­quin asig­ne ma­yor por­cen­ta­je a la in­ves­ti­ga­ción que otro, o que ten­ga en cuen­ta la vi­si­bi­li­dad de las pá­gi­nas web de los claus­tros, tie­ne mu­cho que ver con que una uni­ver­si­dad apa­rez­ca en una u otra po­si­ción.

Por ejem­plo, en el es­ca­la­fón de QS, que le da ma­yor pun­ta­je a la repu­tación que a la in­ves­ti­ga­ción, so­lo apa­re­ce den­tro de las uni­ver­si­da­des an­tio­que­ñas la U. de A., en quin­to lu­gar, cuan­do, por lo ge­ne­ral, no ba­ja del po­dio en la ma­yo­ría de los ran­quin.

Por el con­tra­rio, en los pu­bli­ca­dos por Sci­ma­go y THE, que pri­vi­le­gian la in­ves­ti­ga­ción, la U. de A., UPB y Ea­fit re­gis­tran me­jo­res pun­ta­jes.

“Te­ne­mos co­mo re­fe­ren­te al ran­quin THE, que mi­de in­gre­sos pro­ve­nien­tes del sec­tor pri­va­do, lo que per­mi­te va­lo­ri­zar el im­pac­to de nues­tros co­no­ci­mien­tos”, se­ña­ló Jack­son Rei­na, director de In­ves­ti­ga­ción de UPB.

Pa­ra Ca­mi­lo An­drés Mo­ra­les, asis­ten­te de la Vi­ce­rrec­to­ría de Do­cen­cia de la U. de A., aun­que el claus­tro siem­pre apa­re­ce en las pri­me­ras po­si-

“Los ran­quin son indicadores que per­mi­ten vi­si­bi­li­zar có­mo se desa­rro­llan las ac­ti­vi­da­des al in­te­rior de las uni­ver­si­da­des en di­ver­sos cam­pos”. CA­MI­LO AN­DRÉS MO­RA­LES Asis­ten­te Vi­ce­rrec­to­ría Do­cen­cia U.de A.

cio­nes, es im­por­tan­te fi­jar­se en la me­to­do­lo­gía de ca­da fir­ma y leer los re­sul­ta­dos cui­da­do­sa­men­te, sin dar­le ma­yor re­le­van­cia a apa­re­cer más arri­ba o más aba­jo en al­gún es­ca­la­fón.

Otro de los fac­to­res que tie­ne que ver con que las uni­ver­si­da­des as­cien­dan o que en oca­sio­nes ni apa­rez­can, es el tiem­po de la in­ves­ti­ga­ción.

“Un es­tu­dio o pro­yec­to se pue­de de­mo­rar has­ta dos años en dar re­sul­ta­dos y ser pu­bli­ca­do, en­ton­ces pue­de que la cla­si­fi­ca­ción de una uni­ver­si­dad cam­bie de un año a otro. To­das las ins­ti­tu­cio­nes son muy di­ná­mi­cas”, co­men­tó Al­ber­to Ja­ra­mi­llo.

Agre­gó que ha­brá claus­tros que siem­pre sal­gan pri­me­ros en el país, in­clu­si­ve que des­ta­quen en La­ti­noa­mé­ri­ca, por­que tie­nen con­so­li­da­das sus uni­da­des de in­ves­ti­ga­ción y cuen­tan con un am­plio cuer­po de pro­fe­so­res con es­tu­dios de pos­gra­do.

“Por eso es que las uni­ver­si­da­des es­ta­dou­ni­den­ses siem­pre apa­re­cen de pri­me­ras en los es­ca­la­fo­nes. No por­que tra­ba­jen pa­ra en­ca­be­zar­las, sino por­que tie­nen una es­truc­tu­ra aca­dé­mi­ca de ca­li­dad con­so­li­da­da”, afir­mó Ja­ra­mi­llo.

Uti­li­dad de los ran­quin

Los di­rec­ti­vos de las uni­ver­si­da­des con­sul­ta­das por EL CO­LOM­BIANO coin­ci­den en que los re­sul­ta­dos de es­tos es­tu­dios son to­ma­dos co­mo in­for­ma­ción adi­cio­nal, pe­ro no son de­ter­mi­nan­tes en las de­ci­sio­nes in­ter­nas de ca­da claus­tro.

“Son he­rra­mien­tas pa­ra sa­ber có­mo ven des­de afue­ra a UPB, có­mo se es­tá desa­rro­llan­do la for­ma­ción en in­ves­ti­ga­ción en pro de la co­mu­ni­dad. Pe­ro no tra­ba­ja­mos pa­ra lo­grar po­si­cio­na­mien­to en un de­ter­mi­na­do ran­quin”, ma­ni­fes­tó Jack­son Rei­na.

Ca­mi­lo An­drés Mo­ra­les di­jo que en la U. de A. los es­ca­la­fo­nes son vis­tos co­mo ter­mó­me­tros que mi­den las ac­ti­vi­da­des que rea­li­zan al in­te­rior de la ins­ti­tu­ción.

“Sir­ven pa­ra re­vi­sar al­gu­nos asun­tos en los cua­les po­de­mos me­jo­rar, pe­ro siem­pre com­pa­ra­dos con los indicadores in­ter­nos que tie­ne la uni­ver­si­dad”, apun­tó.

En la Uni­ver­si­dad de Me­de­llín, los es­ca­la­fo­nes son vis­tos co­mo una opor­tu­ni­dad de vi­si­bi­li­dad de la ima­gen y repu­tación de la mar­ca, se­gún Luz Do­ris Bo­lí­var, vi­ce­rrec­to­ra aca­dé­mi­ca de la ins­ti­tu­ción.

“No por­que la edu­ca­ción su- pe­rior de­ba ven­der­se co­mo un pro­duc­to, sino por­que los indicadores que in­vo­lu­cran los es­ca­la­fo­nes son una apues­ta a la al­ta ca­li­dad aca­dé­mi­ca. Cuan­do un lec­tor des­pre­ve­ni­do se los en­cuen­tra, pue­de co­no­cer me­jor a la ins­ti­tu­ción”, ase­ve­ró Bo­lí­var. Car­los Ro­ber­to Pe­ña ma­ni­fes­tó que des­de el pri­mer ran­quin pu­bli­ca­do por Sa­piens Re­search Group, ha­ce seis años, mu­chas uni­ver­si­da­des tra­tan de po­si­cio­nar­se me­jor en es­tas pu­bli­ca­cio­nes, lo cual re­per­cu­te en la ca­li­dad de la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria. “Hay ins­ti­tu­cio­nes que au­men­ta­ron sus gru­pos de in­ves­ti­ga­ción ca­te­go­ri­za­dos en Col­cien­cias. An­tio­quia y Bogotá son las re­gio­nes don­de más ha cre­ci­do la in­ves­ti­ga­ción y la in­no­va­ción en el te­rri­to­rio na­cio­nal”, ob­ser­vó Pe­ña

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.