La jus­ti­cia se es­fu­mó de Si­ria con re­nun­cia de fis­cal Car­la del Pon­te

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por MA­RIA­NA ES­CO­BAR ROL­DÁN AFP

La abo­ga­da, que in­ves­ti­ga­ba los crí­me­nes de gue­rra, de­cli­nó por iner­cia del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU.

Car­la del Pon­te pa­só de ser una abo­ga­da de di­vor­cios en Sui­za a bus­car la jus­ti­cia don­de el ge­no­ci­dio fue es­tra­te­gia. Co­mo fis­cal je­fe del Tri­bu­nal Pe­nal In­ter­na­cio­nal de Ruan­da y de la An­ti­gua Yu­gos­la­via lo­gró arres­tar a un cen­te­nar de res­pon­sa­bles de ope­ra­cio­nes de lim­pie­za ét­ni­ca, e in­clu­so lle­vó a jui­cio al ex­pre­si­den­te ser­bio Slo­bo­dan Mi­lo­se­vic. Era la pri­me­ra vez en la his­to­ria que un Je­fe de Es­ta­do iba a los es­tra­dos por crí­me­nes de gue­rra.

El si­guien­te en su lis­ta fue el pre­si­den­te si­rio, Bas­har al Asad. Del Pon­te, quien des­de 2012 li­de­ró la Co­mi­sión In­de­pen­dien­te de In­ves­ti­ga­ción de los Crí­me­nes en Si­ria, pi­dió con in­sis­ten­cia al Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU que el man­da­ta­rio fue­ra juz­ga­do en la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal.

Su pe­ti­ción y el lis­ta­do de vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos en sie­te años de con­flic­to que­da­ron con­sig­na­dos en 10 in­for­mes (que re­sul­ta­ron de 5.200 en­tre­vis­tas con víc­ti­mas, tes­ti­gos de de­li­tos y pri­sio­ne­ros) y en las prue­bas de 25 ata­ques con ar­mas quí­mi­cas. Pe­ro su ob­je­ti­vo que­dó en el ai­re.

Aun­que ha si­do des­cri­ta co­mo la “per­so­ni­fi­ca­ción de la tes­ta­ru­dez”, del Pon­te re­nun­ció el fin de se­ma­na a su úl­ti­ma cau­sa. Ar­gu­men­tan­do es­tar “re­sig­na­da” an­te la fal­ta de vo­lun­tad de los paí­ses, la ju­ris­ta se re­ti­ró de la Co­mi­sión. “No ten­go nin­gu­na in­fluen­cia si el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU no ha­ce na­da”, sos­tu­vo, y la­men­tó que en Si­ria no ha­ya ni un ápi­ce de jus­ti­cia.

País im­pu­ne

Si un tri­bu­nal in­ter­na­cio­nal lle­ga­ra a juz­gar los ve­já­me­nes del con­flic­to si­rio o en una even­tual pos­gue­rra vuel­ve al país de Me­dio Orien­te la jus­ti­cia in­de­pen­dien­te, los ha­llaz­gos de del Pon­te no so­lo se­rán cru­cia­les, sino que son los úni­cos de­ta­lla­dos y dis­po­ni­bles de ese con­flic­to has­ta aho­ra. Por eso, su re­nun­cia es “el tes­ti­mo­nio del fra­ca­so de la pro­tec­ción hu­ma­ni­ta­ria y de la ONU en Si­ria”, le di­ce a EL CO­LOM­BIANO Me­la­ni Cam­mett, pro­fe­so­ra de Go­bierno en Har­vard y ex­per­ta en asun­tos de Me­dio Orien­te.

La in­ves­ti­ga­do­ra coin­ci­de con la ju­ris­ta en que es irri­so­rio que las Na­cio­nes Uni­das no hu­bie­ran re­mi­ti­do el ca­so si­rio a la Cor­te Pe­nal, ni hu- bie­ran es­ta­ble­ci­do aún un tri­bu­nal es­pe­cial. “Nu­me­ro­sos in­for­mes de or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y or­ga­nis­mos de con­trol de los de­re­chos hu­ma­nos, han de­mos­tra­do que las le­yes de gue­rra se han ro­to en re­pe­ti­das oca­sio­nes, pe­ro tam­bién exis­te una cla­ra rup­tu­ra de la ren­di­ción de cuen­tas que ha alen­ta­do a las par­tes en con­flic­to a se­guir ac­tuan­do con im­pu­ni­dad”, ad­vier­te.

Con su inac­ción, el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad le es­tá di­cien­do a to­dos los dic­ta­do­res del mun­do: “co­me­tan crí­me­nes de gue­rra y na­die los ha­rá res­pon­sa­bles”, su­gie­re Ibrahim Al-As­sil, ana­lis­ta po­lí­ti­co si­rio e in­ves­ti­ga­dor en el Ins­ti­tu­to Me­dio Orien­te, el más an­ti­guo en Was­hing­ton so­bre asun­tos de es­ta re­gión.

Con esa deu­da, agre­ga, los es­ta­dos miem­bros de la ONU, in­clui­do Co­lom­bia, de­be­rán mo­ver­se por la Asam­blea Ge­ne­ral pa­ra pre­sio­nar el en­vío del ca­so a la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal y obli­gar a la in­ves­ti­ga­ción, no so­lo de Asad, sino de otros gru­pos ra­di­ca­les y ar­ma­dos en Si­ria, va­rios de ellos aus­pi­cia­dos por Es­ta­dos Uni­dos.

Más in­te­rés, me­nos jus­ti­cia

Jus­ta­men­te, el he­cho de que ac­to­res po­de­ro­sos co­mo EE. UU. y Ru­sia es­tén in­vo­lu­cra­dos en es­te con­flic­to re­du­ce “al mí­ni­mo” el mar­gen de ma­nio­bra de ins­tan­cias co­mo la Co­mi­sión de del Pon­te. “Los dos, miem­bros del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad, han si­do acu­sa­dos de com­pli­ci­dad en la vio­la­ción de de­re­chos hu­ma­nos”, ase­ve­ra Ser­gio Mo­ya, coor­di­na­dor del Cen­tro de Es­tu­dios de Me­dio Orien­te de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cos­ta Ri­ca, y de­ta­lla que mien­tras Mos­cú ha apo­ya­do al ré­gi­men si­rio y se ha me­ti­do de lleno en los bom­bar­deos in­dis­cri­mi­na­dos con ar­mas pe­sa­das, Was­hing­ton ha apo­ya­do a gru­pos re­bel­des

que han ase­dia­do a ci­vi­les. Al blo­queo de esas po­ten­cias pa­ra lo­grar una in­ves­ti­ga­ción au­tó­no­ma se su­mó que, a di­fe­ren­cia de Yu­gos­la­via, el Es­ta­do si­rio no coope­ró y pa­ra la juez fue ma­ra­tó­ni­co ob­te­ner in­for­ma­ción en el te­rreno. “La vo­lun­tad es inexis­ten­te, ella no tu­vo he­rra­mien­tas de un tri­bu­nal ni te­nía cla­ri­dad so­bre qué ac­cio­nes y con­tra qué in­di­vi­duos de­bía lu­char. Era al­go de­ma­sia­do eté­reo”, con­ti­núa Ri­car­do Abe­llo, ex­per­to en de­re­cho in­ter­na­cio­nal de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio.

“Sien­do un con­flic­to en el que la ver­dad ha si­do re­tor­ci­da des­de el ini­cio, es muy com­pli­ca­do po­der es­ta­ble­cer ins­tan­cias ob­je­ti­vas, sin agen­das po­lí­ti­cas y exen­tas de ma­ni­pu­la­cio­nes”, con­clu­ye Mo­ya, pa­ra quien la sa­li­da de del Pon­te so­lo ale­jó aún más la po­si­bi­li­dad de que ac­to­res trans­pa­ren­tes plan­teen una crí­ti­ca al Go­bierno

FOTO

Pe­se a los in­ten­tos de una sa­li­da ne­go­cia­da al con­flic­to si­rio que li­de­ran la ONU (en Gi­ne­bra) y Tur­quía, Ru­sia e Irán (en As­ta­ná), ayer hu­bo un nue­vo bom­bar­deo a los re­bel­des en Da­raa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.