Ke­nia vo­ta en paz, pe­ro con el ries­go de rup­tu­ra

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por DANIEL ARMIROLA R. EFE

Uno de los paí­ses más im­por­tan­tes de Áfri­ca es­pe­ra que sus can­di­da­tos pre­si­den­cia­les ad­mi­tan los re­sul­ta­dos de la elec­ción.

Si bien exis­tía el ries­go de en­fren­ta­mien­tos pre­vios a la rea­li­za­ción de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Ke­nia, la ciu­da­da­nía acu­dió ayer a vo­tar en paz, y la mi­li­ta­ri­za­ción de los 40.883 pues­tos de vo­ta­ción ga­ran­ti­zó que no se pro­du­je­ran in­ci­den­tes en el de­sa­rro­llo de la jor­na­da.

De he­cho, en las ca­lles de uno de los paí­ses más re­le­van­tes de Áfri­ca se vie­ron largas fi­las pa­ra de­ci­dir quién se­rá el pró­xi­mo man­da­ta­rio, por lo que se an­ti­ci­pa que un al­to por­cen­ta­je de los 19,6 mi­llo­nes de ke­nia­nos ins­crip­tos ha­ya par­ti­ci­pa­do.

Pe­ro el pe­li­gro de un es­ta­lli­do vio­len­to si­gue pre­sen­te, mien­tras al cie­rre de es­ta edición no se co­no­cen los re­sul­ta­dos de los co­mi­cios y re­pre­sen­tan­tes de las tri­bus, ade­más de 5.000 ob­ser­va­do­res in­ter­na­cio­na­les, si­guen vo­to a vo­to el con­teo.

Aun­que en las úl­ti­mas se­ma­nas ins­ti­tu­cio­nes y ciu­da­da­nos han in­sis­ti­do en la uni­dad, son mu­chos los que re­cuer­dan que la vio­len­cia nun­ca se ha pro­du­ci­do du­ran­te el día del vo­to, sino an­tes, pa­ra boi­co­tear­lo, o des­pués, pa­ra cas­ti­gar­lo, co­mo en 2007 con en­fren­ta­mien­tos tri­ba­les que de­ja­ron 1.000 ke­nia­nos muer­tos y 600.000 des­pla­za­dos. En 2013 se es­tu­vo al bor­de del mis­mo es­ce­na­rio, por cuen­ta del mal fun­cio­na­mien­to de las má­qui­nas de vo­ta­ción.

Es­ta vez, la dispu­tada cam­pa­ña en­tre el pre­si­den­te Uhu­ru Ken­yat­ta, lí­der del Par­ti­do del Ju­bi­leo, y el ex­pri­mer mi­nis­tro Rai­la Odin­ga, ha si­do em­pa­ña­da con fal­sas no­ti­cias, acu­sa­cio­nes de frau­de, y el ase­si­na­to de un fun­cio­na­rio

elec­to­ral. La ten­sión au­men­tó a tal pun­to que el ex­pre­si­den­te de EE. UU, Ba­rack Oba­ma, de ne­xos con el país por su pa­dre, hi­zo un lla­ma­do a “re­cha­zar la vio­len­cia, res­pe­tar la vo­lun­tad del pue­blo, ur­gir a las au­to­ri­da­des a que ac­túen con neu­tra­li­dad y tra­ba­jar jun­tos sin im­por­tar el re­sul­ta­do”.

Al cie­rre de es­ta edición, y con 76 % de las me­sas es­cru­ta­das, Ken­yat­ta ob­te­nía 55 % de los vo­tos fren­te a 44 % pa­ra el opo­si­tor. Pe­ro ¿qué hay de­trás de las ten­sio­nes elec­to­ra­les en el país afri­cano? En diá­lo­go con EL CO­LOM­BIANO, Luis Al­fon­so Ra­mí­rez Vidal, do­cen­te de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia y ex­per­to en es­tu­dios afri­ca­nos, con­si­de­ró que “co­mo en otras na­cio­nes de ese con­ti­nen­te, el Es­ta­do es muy pre­ca­rio fren­te al po­der que siem­pre ha te­ni­do la or­ga­ni­za­ción tri­bal. Con­tra las fuer­zas que han pro­pen­di­do por la uni­dad y la for­ma­ción de una iden­ti­dad na­cio­nal — una he­ren­cia co­lo­nial—, las tri­bus con­tra­rias si­guen sien­do un fo­co de ten­sión y en ese sen­ti­do los cam­bios cul­tu­ra­les son muy len­tos, por lo que las rup­tu­ras se re­pi­ten”.

A pe­sar de su im­por­tan­cia en la re­gión, Ke­nia no ha es­ta­do exen­ta de dic­ta­du­ras y re­gí­me­nes an­ti­de­mo­crá­ti­cos, por lo que su sis­te­ma no es es­ta­ble y es­tá ex­pues­to a ame­na­zas

FOTO

Ke­nia es­pe­ra no re­pe­tir el es­ta­lli­do vio­len­to de los co­mi­cios de 2007, que de­jó 1.000 muer­tos y 600.000 des­pla­za­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.