Pa­la­bras que en­cien­den el de­ba­te

Una de­cla­ra­ción del ge­ne­ral Ós­car Gó­mez Heredia so­bre los ho­mi­ci­dios pren­dió la po­lé­mi­ca.

El Colombiano - - METRO - Por CA­MI­LO TRU­JI­LLO VI­LLA

Una que­ja re­cu­rren­te de la ciu­da­da­nía es que mu­chos de­lin­cuen­tes y ho­mi­ci­das ter­mi­nan li­bres o pa­gan­do pe­nas irri­so­rias por los vi­cios del sis­te­ma ju­di­cial. Ra­zón por la cual al­gu­nos se ale­gran y has­ta ce­le­bran al en­te­rar­se que un in­frac­tor de ley fue da­do de ba­ja por las au­to­ri­da­des o ase­si­na­do por las dispu­tas que se dan en­tre los mis­mos gru­pos cri­mi­na­les.

Es co­mún ver en re­des so­cia­les fra­ses alu­si­vas al uso de fuer­za le­tal pa­ra de­fen­der­se de un la­drón o leer có­mo jus­ti­fi­can la muer­te de lo que ellos con­si­de­ran un “pi­llo”, sea cual sea la cir­cuns­tan­cia.

La con­duc­ta de to­mar la jus­ti­cia por ma­nos pro­pias tie­ne que ver, de acuer­do con Jairo An­drés Cár­de­nas, si­có­lo­go y do­cen­te de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Nor­te, en la creen­cia de que ca­da per­so­na pue­de re­cla­mar el de­re­cho de es­ta­ble­cer una nor­ma so­cial.

“Ha­ce fal­ta re­co­no­cer al otro co­mo in­di­vi­duo. Y eso se es­tá bo­rran­do. La im­pul­si­vi­dad es lo pri­me­ro que ri­ge”, ase­gu­ra.

La so­ció­lo­ga y especialista en Fa­mi­lia Ana Vic­to­ria Be­do­ya ex­po­ne que ya se per­dió el res­pe­to por la vi­da y la dig­ni­dad de los de­más y que las nue­vas tec­no­lo­gías fa­ci­li­tan es­te sen­ti­mien­to.

“La gen­te juz­ga sin co­no­cer el con­tex­to so­cial de las per­so­nas. Mu­chos apro­ve­chan las pla­ta­for­mas vir­tua­les pa­ra desaho­gar­se, des­ti­lar odio y de­cir lo que no son ca­pa­ces de sos­te­ner en per­so­na”, co­men­tó Be­do­ya.

Agre­gó que al­gu­nos apro­ve­chan la opor­tu­ni­dad de ano­ni­ma­to que les brin­dan al­gu­nas re­des so­cia­les pa­ra ex­pre­sar lo que les ge­ne­ra las in­jus­ti­cias que vi­ven o pre­sen­cian a dia­rio.

Pe­ro lo di­jo un ge­ne­ral

Lo que sí es muy ra­ro, es oír al ge­ne­ral Ós­car Gó­mez Heredia, co­man­dan­te de la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na del Va­lle de Abu­rrá, de­cir que “aquí a la gen­te de bien no la ase­si­nan, a los que es­tán ma­tan­do son aque­llos que tie­nen pro­ble­mas ju­di­cia­les”.

Es­tas de­cla­ra­cio­nes bus­ca­ban ar­gu­men­tar que los gol­pes que la Ins­ti­tu­ción le ha ases­ta­do a la cri­mi­na­li­dad, tie­nen co­mo con­se­cuen­cia un au­men­to en los ho­mi­ci­dios, los cua­les, se­gún el al­to ofi­cial, no tie­nen co­ne­xión en­tre sí.

La fra­se no fue bien re­ci­bi­da por la opi­nión pú­bli­ca.

Le­gi­ti­ma la vio­len­cia

El so­ció­lo­go Max Yu­ri Gil Ra­mí­rez, pre­si­den­te de la Cor­po­ra­ción Re­gión, ca­li­fi­ca es­ta de­cla­ra­ción co­mo des­afor­tu­na­da y que la mis­ma de­be ge­ne­rar un al­to ni­vel de preo­cu­pa­ción en la ciu­da­da­nía.

“Hay tres pro­ble­mas con las pa­la­bras del ge­ne­ral: pri­me­ro, es co­mo si nos di­je­ran que hay una es­pe­cie de pe­na de muer­te pa­ra los que tie­nen an­te­ce­den­tes ju­di­cia­les. Se­gun­do, ge­ne­ran una le­gi­ti­ma­ción en es­ta mo­da­li­dad de vio­len­cia que tan­to da­ño le ha he­cho a nues­tro país; la mal lla­ma­da lim­pie­za so­cial, por­que le ha­ce el jue­go a los que sos­tie­nen que es a los de­lin­cuen­tes a los que es­tán ma­tan­do y eso es­tá bien, cuan­do es to­do lo con­tra­rio. Y tercero, es que ex­tien­den un man­to de du­da y de sos­pe­cha so­bre to­da la gen­te que han ase­si­na­do; es­to es una for­ma de re­vic­ti­mi­zar a los fa­mi­lia­res de la per­so­na que su­frió el ho­mi­ci­dio”, ma­ni­fes­tó Gil Ra­mí­rez.

En­friar el de­ba­te

El an­tro­pó­lo­go Gre­go­rio Hen­rí­quez con­si­de­ra que un ciu­da- dano po­dría in­ter­pre­tar las de­cla­ra­cio­nes del co­man­dan­te de la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na co­mo una mo­ti­va­ción a la ce­le­bra­ción de ac­tos vio­len­tos.

“Aun­que siem­pre hay una opi­nión per­so­nal y es­ta se de­be res­pe­tar, uno es­pe­ra que an­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción sea la ins­ti­tu­cio­na­li­dad la que pe­se. Hay que me­dir­se al ha­blar, por­que nun­ca se sa­brá de qué ma­ne­ra la gen­te en­ten­de­rá lo ex­pre­sa­do”, opi­nó Hen­rí­quez.

El an­tro­pó­lo­go in­vi­tó a ba­jar­le la tem­pe­ra­tu­ra al de­ba­te, ya que el ge­ne­ral Gó­mez Heredia ha si­do un ofi­cial muy ra­cio­nal en sus opi­nio­nes y que le ha apor­ta­do mu­cho a la re­cu­pe­ra­ción de es­pa­cios que son im­por­tan­tes pa­ra la ca­pi­tal an­tio­que­ña.

“Tam­po­co de­be­mos em­pe­zar a juz­gar por unas de­cla­ra­cio­nes que tie­nen un con­tex­to. Y, si se equi­vo­có, tam­bién tie­ne el de­re­cho a rec­ti­fi­car. Lo im­por­tan­te es acla­rar, pa­ra que es­to no se pres­te a que al­gu­nas per­so­nas pien­sen o di­gan: ‘si lo di­jo el co­man­dan­te de la Po­li­cía, es por­que es cier­to o es lo que hay que ha­cer”, con­clu­yó Hen­rí­quez.

Pa­pel de los me­dios

Pa­ra Diego Sie­rra, del ob­ser­va­to­rio de De­re­chos Hu­ma­nos y Paz del Ins­ti­tu­to Po­pu­lar de Ca­pa­ci­ta­ción, la afir­ma­ción no tie­ne fun­da­men­to y es muy gra­ve, ya que es una pos­tu­ra que cri­mi­na­li­za la po­bre­za y “se­ría co­mo jus­ti­fi­car la pe­na de muer­te”.

Con­si­de­ra, ade­más, que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de­be­rían ha­cer un es­fuer­zo en sa­ber qué se in­for­ma y qué no.

“Mu­chas ve­ces, por la ‘chi­va’, al­gu­nas de­cla­ra­cio­nes pue­den ge­ne­rar in­cer­ti­dum­bre e in­se­gu­ri­dad en al­gu­nos sec­to­res de la opi­nión pú­bli­ca. De­be­mos an­te­po­ner la se­gu­ri­dad y la vi­da, pa­ra que no nos vuel­va a pa­sar lo que ocu­rrió en los años no­ven­ta. La ins­ti­tu­cio­na­li­dad pú­bli­ca tie­ne que es­tar en fun­ción de es­to, acom­pa­ña­do por la ciu­da­da­nía”, ase­gu­ró Sie­rra.

Tam­bién sos­tie­ne que es obli­ga­ción de to­dos ma­ni­fes­tar­nos en con­tra de lo que coar­ta la li­ber­tad de par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca y co­mu­ni­ta­ria.

Res­pe­to por la vi­da

El al­cal­de de Me­de­llín, Fe­de­ri­co Gutiérrez Zuluaga, ex­pre­só que “es un ho­rror se­guir con­tan­do más muer­tes, te­ne­mos que ha­blar del res­pe­to por la vi­da, es­to siem­pre se­rá lo más im­por­tan­te”

“No es que nos ale­gre­mos por­que se es­tén ma­tan­do en­tre ellos, siem­pre que­re­mos que ba­jen los ho­mi­ci­dios”. FE­DE­RI­CO GUTIÉRREZ ZULUAGA Al­cal­de de Me­de­llín 21 de di­ciem­bre de 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.