MA­DU­RO DE­BE SER CA­LI­FI­CA­DO CO­MO LO QUE ES: UN DIC­TA­DOR

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AN­DRÉS OPPENHEIMER redaccion@el­co­lom­biano.com.co

A la luz de los trá­gi­cos acon­te­ci­mien­tos en Ve­ne­zue­la, es ho­ra de que los pe­rio­dis­tas em­pe­ce­mos a lla­mar las co­sas por su nom­bre, y nos re­fi­ra­mos al go­ber­nan­te ve­ne­zo­lano Ni­co­lás Ma­du­ro co­mo lo que es: un dic­ta­dor.

La ma­yo­ría de los me­dios pe­rio­dís­ti­cos to­da­vía se re­fie­ren a Ma­du­ro co­mo “Pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la”, “Lí­der ve­ne­zo­lano” o “Je­fe de Es­ta­do de Ve­ne­zue­la”.

Eso es­tá bien en una pri­me­ra re­fe­ren­cia, pe­ro no en to­do un ar­tícu­lo, por­que co­lo­ca a Ma­du­ro en el mis­mo ni­vel que la pre­si­den­ta ale­ma­na An­ge­la Mer­kel, o -in­clu­so pa­ra quie­nes lo con­si­de­ra­mos un pé­si­mo pre­si­den­te- Do­nald Trump.

Se­gún el dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, un dic­ta­dor es una “per­so­na que se arro­ga o re­ci­be to­dos los po­de­res po­lí­ti­cos y, apo­ya­da en la fuer­za, los ejer­ce sin li­mi­ta­ción ju­rí­di­ca”. El dic­cio­na­rio Me­rriam-Webs­ter di­ce que un dic­ta­dor es “una per­so­na que go­bier­na un país con au­to­ri­dad ab­so­lu­ta y a me­nu­do de ma­ne­ra cruel o bru­tal”.

No van a en­con­trar nin­gu­na de­fi­ni­ción de dic­ta­dor en nin­gún dic­cio­na­rio que no se apli­que a Ma­du­ro. El ase­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos, H. R. McMas­ter, es­tu­vo en lo cier­to cuan­do de­cla­ró que “Ma­du­ro no es só­lo un mal lí­der: aho­ra es un dic­ta­dor”.

Ma­du­ro ha com­ple­ta­do el tra­ba­jo ini­cia­do por su pre­de­ce­sor, el fa­lle­ci­do Hu­go Chá­vez, de des­man­te­lar las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas de Ve­ne­zue­la.

Des­pués de ga­nar una elec­ción al­ta­men­te du­do­sa en 2013 con un 50,5 % del vo­to, Ma­du­ro lle­nó su ga­bi­ne­te con ge­ne­ra­les co­rrup­tos, y es­ca­ló la re­pre­sión de opo­si­to­res po­lí­ti­cos.

En 2015, a pe­sar de la re­pre­sión gu­ber­na­men­tal y de la cen­su­ra, la opo­si­ción ga­nó las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas por una ava­lan­cha de vo­tos. Ob­tu­vo una ma­yo­ría ab­so­lu­ta de dos ter­cios de la Asam­blea Na­cio­nal, lo que le per­mi­tía des­pe­dir a mi­nis­tros o cam­biar la Cons­ti­tu­ción.

Pe­ro Ma­du­ro, me­dian­te ar­gu­cias le­ga­les, im­pi­dió que va­rios le­gis­la­do­res elec­tos de la opo­si­ción pu­die­ran ocu­par sus ban­cas, pri­van­do a la opo­si­ción de su ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Y po­co des­pués or­de­nó am­pliar el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia con 13 nue­vos jue­ces. Des­de en­ton­ces, ha uti­li­za­do el TSJ pa­ra re­du­cir gra­dual­men­te to­dos los po­de­res de la Asam­blea Na­cio­nal, de ma­yo­ría opo­si­to­ra.

Aho­ra, Ma­du­ro ha de­ci­di­do quemar las na­ves: con­vo­có una elec­ción frau­du­len­ta del 30 de ju­lio pa­ra crear una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te que re­dac­te una nue­va Cons­ti­tu­ción, con la cual se ce­rra­ría la ac­tual Asam­blea Na­cio­nal.

La vo­ta­ción de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te fue una farsa: co­mo en Cu­ba, so­lo se po­día vo­tar por par­ti­da­rios del go­bierno. Los 5.500 can­di­da­tos eran ofi­cia­lis­tas. No ha­bía ob- ser­va­do­res in­ter­na­cio­na­les creí­bles, y los re­por­te­ros te­nían que per­ma­ne­cer a 500 me­tros de los lu­ga­res de vo­ta­ción.

Lo que es más, la pro­pia em­pre­sa en­car­ga­da del con­teo elec­tró­ni­co de los vo­tos, Smart­ma­tic, anun­ció po­co des­pués que el go­bierno de Ma­du­ro ha­bía ma­ni­pu­la­do el re­cuen­to de vo­tos, y agre­ga­do por lo me­nos 1 mi­llón de vo­tos fal­sos. Se­gún do­cu­men­tos del Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral re­ve­la­dos por la agen­cia Reuters, so­lo 3,7 mi­llo­nes de per­so­nas ha­bían vo­ta­do has­ta las 5:30 de la tar­de, me­nos de la mi­tad de los que di­jo el go­bierno de Ma­du­ro.

Si to­do eso no es ser un dic­ta­dor, ¿qué es? Y en cuan­to a la otra par­te de la de­fi­ni­ción, se- gún la cual los dic­ta­do­res sue­len go­ber­nar “de ma­ne­ra cruel o bru­tal”, tam­po­co pue­de ha­ber du­das: han muer­to por lo me­nos 120 per­so­nas du­ran­te las pro­tes­tas ca­lle­je­ras du­ran­te los úl­ti­mos cua­tro me­ses.

Por su­pues­to, Ma­du­ro no es el úni­co dés­po­ta al que los pe­rio­dis­tas ra­ra­men­te iden­ti­fi­ca­mos co­mo “dic­ta­dor”.

Nues­tros ma­nua­les de es­ti­lo nos exi­gen abs­te­ner­nos de usar ad­je­ti­vos en las pá­gi­nas de no­ti­cias, y re­ser­var­los pa­ra las sec­cio­nes de opi­nión. Y, ade­más, te­ne­mos una lar­ga tra­di­ción de re­fe­rir­nos a los dic­ta­do­res co­mo “pre­si­den­tes” mien­tras es­tán en el po­der, y pa­sar a lla­mar­los “dic­ta­do­res” ape­nas se mue­ren, o son de­rro­ca­dos.

Hi­ci­mos eso con el dic­ta­dor de­re­chis­ta Au­gus­to Pi­no­chet en Chi­le, y con el dic­ta­dor iz­quier­dis­ta Fi­del Cas­tro en Cu­ba. Y lo se­gui­mos ha­cien­do hoy con el cu­bano Raúl Cas­tro. ¿Hay al­gu­na du­da de que es un dic­ta­dor?

Es ho­ra de cam­biar to­do eso. Lla­mar a es­tas per­so­nas “dic­ta­do­res” no es una cues­tión de opi­nión. Es un he­cho. Y si no es­tán de acuer­do, los in­vi­to a mos­trar­me una de­fi­ni­ción de dic­ta­dor de cual­quier dic­cio­na­rio que no se apli­que a es­tos per­so­na­jes

Si to­do es­to no es ser un dic­ta­dor, ¿qué es? Por su­pues­to, Ma­du­ro no es el úni­co dés­po­ta al que los pe­rio­dis­tas ra­ra­men­te iden­ti­fi­ca­mos co­mo dic­ta­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.