EL ÚL­TI­MO AÑO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AL­BER­TO VELÁSQUEZ MARTÍNEZ redaccion@el­co­lom­biano.com.co

Es­te es el úl­ti­mo año de los dos cua­trie­nios de San­tos. La úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de re­cu­pe­rar par­te del tiem­po per­di­do, ma­lo­gra­do en po­lí­ti­cas im­pro­vi­sa­das. Dis- cu­ti­bles en la po­ca trans­pa­ren­cia por la for­ma co­mo so­me­tió, a tra­vés del pre­su­pues­to na­cio­nal, a po­lí­ti­cos y con­gre­sis­tas que per­die­ron la ca­pa­ci­dad de ejer­cer con li­ber­tad la fis­ca­li­za­ción de los ac­tos de go­bierno. Ges­tión so­bre to­do, bas­tan­te dis­cu­ti­ble en lo eco­nó­mi­co. Un cre­ci­mien­to ci­ca­te­ro, una deu­da pú­bli­ca al­ta, un dé­fi­cit fis­cal preo­cu­pan­te, son ma­te­rias que le ha­rían re­pro­bar el cur­so.

Reac­ti­var la eco­no­mía –de­cía en es­tos días el ex­mi­nis­tro de Ha­cien­da Ro­ber­to Jun­gui

to– es el ma­yor re­to que tie­ne San­tos. Por­que de es­to sí que de­pen­de que su pro­ce­so fir­ma­do con la sub­ver­sión se cris­ta­li­ce. Sin una eco­no­mía fuer­te, cre­cien­do tan so­lo li­ge­ra­men­te por en­ci­ma del 1 %, los pro­ble­mas que se le pue­den ve­nir al posconflicto pue­den ser igua­les o más trau­má­ti­cos que la mis­ma gue­rra que se ha pro­pues­to ter­mi­nar. Sen­tir­se en­ga­ña­do, asal­ta­do en la bue­na o ma­la fe, pue­de crear más re­ta­lia­cio­nes que los mis­mos co­ne­jos que se le pue­dan po­ner a la in­ter­pre­ta­ción de una jus­ti­cia co­ja y ge­la­ti­no­sa co­mo la co­lom­bia­na.

Con una eco­no­mía fre­na­da, sin con­cien­cia y sin des­tre­za en su ma­ne­jo, se­gui­rá cre­cien­do el dé­fi­cit fis­cal has­ta re­ven­tar la lla­ma­da re­gla fis­cal. Y sin cre­ci­mien­to, la deu­da pú­bli­ca –in­ter­na y ex­ter­na– su­birá, cuan­do hoy al­can­za ni­ve­les que co­mien­zan a preo­cu­par a las agencias in­ter­na­cio­na­les que cer­ti­fi­can los ries­gos que des­es­ta­bi­li­zan la eco­no­mía co­lom­bia­na.

Lo de la deu­da no es exa­ge­ra­ción. Vie­ne cre­cien­do a rit­mos ace­le­ra­dos. Pa­só del 23 % del PIB en el año 2010 has­ta el 42 % el año pa­sa­do. Ca­da vez los des­em­bol­sos son cuan­tio­sos pa­ra cum­plir su ser­vi­cio y amor­ti­za­ción.

San­tos en es­te úl­ti­mo año de su des­or­de­na­da ges­tión eco­nó­mi­ca de­be ajus­tar tuer­cas, pa­ra dar­le con­sis­ten­cia y acla­rar fal­sas ex­pec­ta­ti­vas que abre cuan­do vi­si­ta pue­blos y ciu­da­des co­lom­bia­nas, se­ña­lan­do ín­di­ces de cre­ci­mien­to que, di­ce, se de­ri­va­rán de la paz. No los pue­de so­bre­va­lo­rar. Ni ha­cer­le creer al país que ríos de le­che y miel inun­da­rán la na­ción por cuen­ta del tra­ta­do ha­ba­ne­ro.

Ca­li­fi­ca­dos ana­lis­tas du­dan de que la eco­no­mía pue­da cre­cer dos pun­tos por­cen­tua­les por obra y gracia del sec­tor agro­pe­cua­rio, ba­jo el su­pues­to de que en los cam­pos se va­ya a res­pi­rar paz. Co­mo lo de­cía por es­tos días el ex su­per­in­ten­den­te ban­ca­rio, Jor­ge Hum

ber­to Bo­te­ro, pa­ra lo­grar ese dos por cien­to adi­cio­nal al PIB, “ten­dría que cre­cer el sec­tor agro­pe­cua­rio en for­ma sos­te­ni­ble a más del 20 % anual, lo cual es im­po­si­ble”. Bá­je­se en­ton­ces de la nu­be el pre­si­den­te pa­ra que ce­sen los ca­ña­zos.

Así que el país en es­te año fi­nal de San­tos, re­quie­re me­nos re­tó­ri­ca y más ac­ción. Tra­ba­jar sin ilu­sio­nis­mos, sin en­ga­ños. Es ho­ra de vol­ver los ojos a aquel pen­sa­mien­to vi­sio­na­rio de Key­nes: “En el lar­go pla­zo, to­dos es­ta­re­mos muer­tos”. La eco­no­mía hay que reac­ti­var­la ya pa­ra los se­res que hoy es­tán vi­vos. Hay que te­ner con­cien­cia pa­ra bus­car rá­pi­do los ins­tru­men­tos po­si­bles y efi­cien­tes pa­ra dar­le oxí­geno. Sin una eco­no­mía fuer­te, só­li­da, las po­lí­ti­cas so­cia­les es­ta­bles y jus­tas, no pa­sa­rán de ser una qui­me­ra

El país en es­te año fi­nal de San­tos, re­quie­re me­nos re­tó­ri­ca y más ac­ción. Tra­ba­jar sin ilu­sio­nis­mos, sin en­ga­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.