EL TU­RIS­MO: UN MONS­TRUO PA­RA DO­MAR

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MA­RÍA CLA­RA OS­PI­NA redaccion@el­co­lom­biano.com.co

El de­seo de co­no­cer tie­rras di­fe­ren­tes, ex­plo­rar el pue­blo ve­cino o el lu­gar más le­jano del mun­do, ha si­do un sue­ño cons­tan­te del hom­bre. An­tes, los im­pul­so­res de esa aven­tu­ra fue­ron la con­quis­ta, el des­cu­bri­mien­to de nue­vas tie­rras, la ex­pan­sión de las na­cio­nes, las re­li­gio­nes y el co­mer­cio, hoy es el tu­ris­mo.

Fue­ron los gran­des na­ve­gan­tes, las ca­ra­va­nas que atra­ve­sa­ron con­ti­nen­tes trans­por­tan­do sus pro­duc­tos y los in­dó­mi­tos ex­plo­ra­do­res, los que nos abrie­ron el ca­mino y nos lle­na­ron la ca­be­za con imá­ge­nes, y fa­bu­lo­sas his­to­rias, de lu­ga­res asom­bro­sos que re­ta­ban la re­sis­ten­cia hu­ma­na y abrían nue­vos ho­ri­zon­tes.

Hoy so­mos mu­chos los que que­re­mos se­guir sus pa­sos; via­jar y de al­gu­na ma­ne­ra en­con­trar ca­mi­nos y es­pa­cios nue­vos. Pe­ro so­mos tan­tos que se ha crea­do un “mons­truo”, el tu­ris­mo des­bor­da­do, que es­tá im­pac- tan­do ne­ga­ti­va­men­te los lu­ga­res más her­mo­sos del pla­ne­ta.

20 mi­llo­nes de tu­ris­tas re­co­rrie­ron el mun­do en 1950. Las dos gue­rras mun­dia­les del si­glo XX crea­ron el de­seo de los com­ba­tien­tes a re­gre­sar a los lu­ga­res que co­no­cie­ron. Así co­men­zó el tu­ris­mo ma­si­vo. Pa­ra el 2020, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Tu­ris­mo, se es­pe­ran 1.600 mi­llo­nes de tu­ris­tas, ói­ga­se bien ¡1.600 mi­llo­nes!

Una de ca­da tres per­so­nas via­ja­rá a dis­fru­tar de ma­res, la­gos y ríos, irá a es­ca­lar mon­ta­ñas a en­fren­tar de­sier­tos, nie­ves y sel­vas, a co­no­cer gen­tes di­fe­ren­tes, ani­ma­les y ve­ge­ta­cio­nes ma­ra­vi­llo­sos, a pro­bar co­mi­das, be­bi­das y mú­si­ca exó­ti­cas, a dis­fru­tar de pai­sa­jes in­só­li­tos y mu­seos y lu­ga­res ar­queo­ló­gi­cos que ali­men­ta­rán su men­te y lo ha­rán par­tí­ci­pe de su his­to­ria.

Pe­ro es­ta gran mo­vi­li­za­ción mun­dial es­tá afec­tan­do pro­fun­da­men­te al­gu­nos lu­ga­res, la­men­ta­ble­men­te, los más em­ble­má­ti­cos.

Ve­ne­cia es qui­zá el ejem­plo más feha­cien­te de la des­truc­ción que trae el ex­ce­so de tu­ris­tas. A es­ta ciu­dad, de so­lo 54.000 ha­bi­tan­tes, lle­gan 20 mi­llo­nes de tu­ris­tas al año. ¡Ya no hay ve­ne­cia­nos en Ve­ne­cia! En sus lu­ga­res más her­mo­sos, co­mo la Pla­za de San Mar­cos, el des­gas­te es enor­me, el des­or­den y la aglo­me­ra­ción in­aguan­ta­bles. La ciu­dad se pre­pa­ra pa­ra im­po­ner du­ras res­tric­cio­nes a los vi­si­tan­tes. ¡Qué tris­te! Y así es­tá su­ce­dien­do ya en mu­chos lu­ga­res.

En Car­ta­ge­na, la lle­ga­da de cru­ce­ros con más de 2 mil per­so­nas, vis­ta al co­mien­zo co­mo un triun­fo, se ha con­ver­ti­do en una pe­sa­di­lla. Los tu­ris­tas que ba­jan de los bar­cos gas­tan po­co en los puer­tos que vi­si­tan, pues to­do, co­mi­da, en­tre­te­ni­mien­to y com­pras, lo pro­por­cio­na el cru­ce­ro. Pe­ro, su pre­sen­cia inun­da la ciu­dad de tal ma­ne­ra que, a ve­ces, la pa­ra­li­zan.

Pa­sa igual no so­lo en la ma­yo­ría de is­las del Ca­ri­be, sino en las grie­gas, don­de pue­den lle­gar 4 o 5 bar­cos al tiem­po (15.000 pa­sa­je­ros), a pe­que­ños pue­blos, co­mo San­to­ri­ni, y en­ton­ces no hay por don­de ca­mi­nar, los ha­bi­tan­tes lo­ca­les se sien­ten agre­di­dos y los tu­ris­tas de­frau­da­dos.

Los fes­ti­va­les, otros gran­des pro­mo­to­res del tu­ris­mo, hoy son te­ma de dis­gus­to. En Vi­lla de Ley­va, Co­lom­bia, el Fes­ti­val de Co­me­tas, or­gu­llo de la ciu­dad por dé­ca­das, es aho­ra mo­ti­vo de des­agra­do por el mal com­por­ta­mien­to de los asis­ten­tes que “me­ten dro­ga”, duer­men en las ca­lles y pla­zas y ha­cen sus ne­ce­si­da­des en ellas.

El tu­ris­mo es ma­ra­vi­llo­so pe­ro hay que “do­mar­lo”. Es in­dis­pen­sa­ble to­mar me­di­das in­me­dia­tas pa­ra de­te­ner la de­vas­ta­ción tu­rís­ti­ca a que es­tá abo­ca­do. De otra ma­ne­ra, las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras no co­no­ce­rán na­da de lo be­llo e his­tó­ri­co que hoy dis­fru­ta­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.