FE­LI­CES, DE PUER­TA PA­RA ADEN­TRO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AR­TU­RO GUE­RRE­RO ar­tu­ro­gue­rre­ror@gmail.com

La mal­que­ren­cia de los co­lom­bia­nos no es in­di­vi­dual, es co­lec­ti­va. Si se to­man uno a uno, los pa­dres de fa­mi­lia, los ve­ci­nos, los mu­cha­chos in­mor­ta­les, las mu­je­res alu­na­das, ca­da vie­jo cas­ca­rra­bias, son pri­mo­res. Pe­ro jún­te­los ha­cia cual­quier pro­pó­si­to que des­bor­de a sus fa­mi­lias y es­ta­lla­rán las hos­ti­li­da­des.

Un co­lom­biano, ais­la­do de otro co­lom­biano, es arran­que, in­ge­nio, re­bus­que. No de­ja hundir a sus hi­jos, ama a su mu­jer y a sus aman­tes, es un ma­la­ba­ris­ta. Tie­ne des­me­su­ra­dos sue­ños, se sa­cri­fi­ca has­ta el in­som­nio por la pla­ta, se in­fil­tra en Es­ta­dos Uni­dos a tra­ba­jar die­ci­ocho ho­ras pa­ra man­dar sus­ten­to a la tie­rri­ta.

Su com­bo de ami­gos es otra fa­mi­lia. Son la efu­si­vi­dad, la se­gun­da voz del aguar­dien­te, la con­fi­den­cia fe­me­ni­na, el eco in­dis­pen­sa­ble pa­ra la ri­sa, el au­xi­lio en los aprie­tos. Has­ta aquí lle­ga su con­cep­to de so­cie­dad: la ca­sa, el equi­po de fut­sal, la con­ver­sa.

El co­lom­biano es cam­peón en ci­clis­mo, atle­tis­mo, BMX – bicy­cle mo­to­cross-, bo­xeo, yu­do, pa­ti­na­je, li­des fun­da­men­tal­men­te in­di­vi­dua­les. Can­ta des­de an­tes de Cris­tó­bal Co­lón, com­po­ne lí­ri­cas hon­das, es in­tér­pre­te en tríos o a lo su­mo en cuar­te­tos. Con­jun­tos más nu­me­ro­sos se­rían una tri­ful­ca.

Ca­da vez en se­cuen­cias más fre­cuen­tes, sal­tan a la ce­le­bri­dad efí­me­ra as­tro­fí­si­cos, neu­ro­cien­tí­fi­cos, no­ve­lis­tas, pin­to­res, do­ma­do­res de ca­me­llos en el Saha­ra. Son ge­nios so­li­ta­rios en sus la­bo­ra­to­rios, en sus are­nas.

A es­ta gen­te­ci­ta es­for­za­da e idea­lis­ta se re­fie­ren las en­cues­tas cuan­do ha­blan del país co­mo el más fe­liz del mun­do. Tie­nen ra­zón, en ca­da co­lom­biano chis­pea la es­pe­ran­za que es la ver­sión es­cla­re­ci­da del pre­sen­te y por tan­to del fu­tu­ro. ¿Qué otra fe­li­ci­dad exis­te?

¡Al­to ahí! Ubi­que us­ted a es­tos co­lom­bia­nos en el mar­co de cual­quier ins­ti­tu­ción que su­pon­ga de­li­be­ra­ción, tac­to, con­sen­sos, igual­dad de de­re- chos, con­fian­za, res­pe­to por nor­mas. Ve­rá que es­ta­lla la ter­ce­ra gue­rra mun­dial.

Co­mo ani­ma­les po­lí­ti­cos es­ta­mos en el pu­ro ini­cio de la trans­for­ma­ción del mono en hom­bre. ¿La cau­sa? Cin­co si­glos de ser mi­ra­dos co­mo chus­ma, de ser ti­ma­dos con pro­me­sas de cum­biam­be­ra, de ser or­de­ña­dos con im­pues­tos pa­ra en­gor­dar a los re­cau­da­do­res, de ser ma­ne­ja­dos con fus­ta por ha­cen­da­dos que se re­par­tie­ron lo de no­so­tros des­de an­tes del na­ci­mien­to de nues­tros ta­ta­ra­bue­los.

Por eso ¡ Ay! el país más fe­liz se mi­de de puer­tas pa­ra aden­tro

¡Al­to ahí! Ubi­que a es­tos co­lom­bia­nos en el mar­co de cual­quier de­li­be­ra­ción, tac­to, y es­ta­lla la gue­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.