¿A DÓN­DE IRÁN LOS QUE VAN CON TAN­TA PRI­SA?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AN­DRÉS DU­QUE GUTIÉRREZ Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Luis Ami­gó Fa­cul­tad de Com. So­cial, 10° se­mes­tre du­que­gan­dres@hotmail.com

Tan rá­pi­da es la vi­da que se di­lu­ye co­mo agua en­tre las ma­nos. Y el tiem­po pa­sa mor­daz y nos con­du­ce ha­cia la úni­ca ci­ta que to­dos de­be­mos cum­plir: la muer­te.

¿A dón­de irán los que se van? –pre­gun­to-. Dón­de es­ta­rán mis abue­los muer­tos. Se­gui­rán jun­tos en ese lu­gar que to­dos lla­man pa­raí­so; o sim­ple­men­te su ma­te­ria de­jó de exis­tir y sus al­mas se fun­die­ron en sim­ples re­cuer­dos.

Tris­te­za ha­brá cuan­do nos lar­gue­mos de es­te mun­do pe­ro no tragedia, por­que aun­que sea di­fí­cil de­be­mos en­ten­der que mo­rir es tan na­tu­ral co­mo na­cer. Al fi­nal so­lo se­re­mos un re­cuer­do. Qui­zás la­pi­da­do en una mo­le de con­cre­to con flo­res en el ce­men­te­rio, o in­ci­ne­ra­do en un fo­gón hu­mano que de­vo­ra el cuer­po y li­be­ra el al­ma. No sa­bre­mos a dón­de irá el es­pí­ri­tu sino has­ta el mo­men­to en que el bo­le­to de la muer­te nos anun­cie que so­mos los si­guien­tes.

Re­sul­ta di­fí­cil acep­tar la con­di­ción hu­ma­na de mo­rir. Más aun cuan­do las si­llas que ocu­pa­ron los abue­los ya­cen va­cías en un rin­cón del ho­gar. A to­dos nos ha to­ca­do des­pe­dir a los nues­tros… un her­mano, un pa­dre, un hi­jo. Y es tan do­lo­ro­so que pa­re­cie­se que fué­se­mos los si­guien­tes. Lo du­ro de la vi­da es se­guir tra­se­gán­do­la aun con el va­cío in­jus­to de la au­sen­cia.

¿A dón­de irán los que se van con tan­ta pri­sa? vuel­vo y me pre­gun­to. Ima­gino que es un lu­gar gran­de don­de ca­ben to­dos los sue­ños que de­ja­ron in­con- clu­sos en vi­da. No­so­tros ha­ce­mos lo pro­pio y de­ja­mos in­con­clu­so ca­si to­do. Nos cree­mos se­res in­mor­ta­les que vivimos apla­zan­do lo esen­cial: un be­so, un te quie­ro, una ci­ta… que­re­mos ha­cer­lo lue­go.

Lo úni­co se­gu­ro es que a to­dos nos lle­ga ese pe­rro fiel pe­ro im­por­tuno de la muer­te. Ella nos es­pe­ra con si­gi­lo en ca­da es­qui­na, ca­da ca­lle… Si su­pié­ra­mos cuán­to tiem­po nos que­da an­tes de la muer­te, creo que to­dos co­rre­rían a apro­ve­char me­jor su tiem­po. Se arries­ga­rían a ven­cer sus mie­dos y le pe­di­rían per­dón a los que más aman.

Pa­re­ce di­fí­cil aun en­ten­der por qué se aca­ba la vi­da. Nietzs­che lo de­cía: “Mu­chos mue­ren de­ma­sia­do tar­de, al­gu­nos de­ma­sia­do pron­to… la doc­tri­na que di­ce mue­re a tiem­po, pa­re­ce aun ex­tra­ña” * Ta­ller de Opi­nión es un pro­yec­to de El Co­lom­biano, EA­FIT, U. de A. y UPB que bus­ca abrir un es­pa­cio pa­ra la opi­nión jo­ven. Las ideas ex­pre­sa­das por los co­lum­nis­tas del Ta­ller de Opi­nión son li­bres y de ellas son res­pon­sa­bles sus au­to­res. No com­pro­me­ten el pen­sa­mien­to edi­to­rial de El Co­lom­biano, ni las uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­cio­nes vin­cu­la­das con el pro­yec­to.

¿A dón­de irán los que se van con tan­ta pri­sa? Ima­gino que a don­de ca­ben to­dos los sue­ños que de­ja­ron in­con­clu­sos en vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.