¿HA­BRÁ CAM­BIO DE TONADA EN CHI­NA?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por BEA­TRIZ DE MAJO bea­triz@de­ma­jo.net.ve

La úl­ti­ma de­ci­sión del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de las Na­cio­nes Uni­das en con­tra de Co­rea del Nor­te pu­die­ra re­pre­sen­tar un cam­bio de cri­te­rio po­lí­ti­co de sig­ni­fi­ca­ción del la­do chino, que ha vo­ta­do jun­to con el res­to de los miem­bros de es­ta má­xi­ma ins­tan­cia pa­ra apo­yar la ini­cia­ti­va de los Es­ta­dos Uni­dos de apli­car san­cio­nes al ré­gi­men de

Pyong­yang por sus en­sa­yos mi­si­lís­ti­cos. Pe­ro más que un vi­ra­je en la con­si­de­ra­ción de las san­cio­nes -ya que ellas han si­do adop­ta­das en el pa­pel en más de una oca­sión por los gran­des del pla­ne­ta- lo que pu­die­ra es­tar a la vuel­ta de la es­qui­na es un cam­bio de ac­ti­tud ha­cia la apli­ca­ción de ta­les san­cio­nes.

Ha­ce un año en Pe­kín la po­si­ción es­tra­té­gi­ca del co­lo­so de Asia era otra. 2016 ha­bía si­do in­ten­so del la­do de Nor­co­rea en cuan­to al nú­me­ro de las prue­bas de mi­si­les trans­o­ceá­ni­cos pe­ro en sep­tiem­bre tres de es­tas ar­mas de al­can­ce me­dio fue­ron lan­za­das en el pre­ci­so mo­men­to en que se reunían los lí­de­res mun­dia­les del G20. La reac­ción chi­na en aquel mo­men­to no pa­só de re­pro­bar ver­bal­men­te el he­cho. Tam­po­co fue más le­jos que pre­sen­tar una for­mal pro­tes­ta di­plo­má­ti­ca a sus per­pe­tra­do­res, a pe­sar que el no­res­te de su te­rri­to­rio ha­bía si­do sa­cu­di­do por un mo­vi­mien­to te­lú­ri­co de gran in­ten­si­dad, a con­se­cuen­cia de la ex­plo­sión de una bom­ba nu­clear.

Los de­ba­tes en el seno de la ofi­cia­li­dad chi­na eran in­ten­sos. Una se­ria dia­tri­ba se pre­sen­ta­ba en­tre ac­tuar se­ve­ra­men­te con­tra el ve­cino co­reano o ha­cer­se de la vis­ta gor­da so­bre la ame­na­za que EE. UU. es­ta­ba to­man­do muy en se­rio. Exis­tía el sen­ti­mien­to den­tro de un ala del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de que los te­rri­to­rios fron­te­ri­zos chi­nos con Nor­co­rea se­rían fuer­te­men­te des­es­ta­bi­li­za­dos si la po­si­ción de la ca­pi­tal se ha­cía más de­ter­mi­nan­te. Es bueno ano­tar que 70 % del co­mer­cio en­tre Chi­na y Co­rea del Nor­te se efec­túa a tra­vés de la fron­te­ra de Dan­dong y re­cal­car que las ex­por­ta­cio­nes del ré­gi­men de Kim Jong Un a la ve­ci­na Chi­na re­pre­sen­tan una im­por­tan­te va­ria­ble de su desem­pe­ño eco­nó­mi­co: 90 % del co­mer­cio ex­terno de Nor­co­rea.

Chi­na, has­ta es­tos días, ha si­do tí­mi­da en las san­cio­nes im­pues­tas a Pyon­yang por su agre­si­vi­dad mi­li­tar ex­ter­na. Los in­ter­cam­bios bi­la­te­ra­les han con­ti­nua­do con vien­to en la po­pa y las au­to­ri­da­des fron­te­ri­zas chi­nas, den­tro del es­pí­ri­tu de no pro­vo­car ines­ta­bi­li­dad en el co­mer­cio de la zo­na, in­clu­so han ce­rra­do sus ojos an­te el sig­ni­fi­ca­ti­vo con­tra­ban­do prac­ti­ca­do tra­di­cio­nal­men­te en la re­gión. La ma­yor pa­ra­do­ja es que en oc­tu­bre del año pa­sa­do se es­ta­ble­ció allí una zo­na de li­bre co­mer­cio pa­ra fa­ci­li­tar los in­ter­cam­bios des­pués de que Pe­kín ha­bía de­ci­di­do apli­car san­cio­nes bi­la­te­ra­les al ré­gi­men de Pyon­yang.

Así que to­ca aho­ra in­te­rro­gar­se so­bre un cam­bio even­tual den­tro de la per­mi­si­mi­dad que Chi­na prac­ti­ca de ca­ra al “en­fant te­rri­ble” de la re­gión. ¿Le ha lle­ga­do la ho­ra a Chi­na de sus­ten­tar su acom­pa­ña­mien­to a las gran­des po­ten­cias fren­te a las po­lí­ti­cas nu­clea­res del dís­co­lo per­so­na­je con ac­cio­nes real­men­te di­sua­si­vas o con­ti­nua­rá ac­tuan­do en so­li­ta­rio y di­vor­cia­da de los com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les de los cua­les es so­li­da­ria?

Es po­si­ble que las ne­go­cia­cio­nes ce­le­bra­das en­tre Was­hing­ton y Pe­kín en las se­ma­nas re­cien­tes ha­yan con­se­gui­do efec­to de mo­ti­var a Chi­na a apli­car real­men­te me­di­das res­tric­ti­vas que sur­tan el efec­to que las ame­na­zas nor­te­ame­ri­ca­nas no han pro­vo­ca­do has­ta el pre­sen­te. El ca­so es que mien­tras en la ca­pi­tal nor­co­rea­na no se sien­ta una po­si­ción ta­jan­te de par­te de su ve­cino y una ac­ti­tud proac­ti­va de so­li­da­ri­dad mun­dial en un te­ma que le afec­ta tam­bién de ma­ne­ra di­rec­ta, la ca­rre­ra nu­clear de Kim y sus ame­na­zas bé­li­cas no ten­drán ra­zón al­gu­na pa­ra amai­nar o pa­ra de­te­ner­se

La ca­rre­ra nu­clear de Kim no ten­drá ra­zón pa­ra de­te­ner­se si Chi­na no in­ter­vie­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.