¿LA SA­CÓ BA­RA­TA?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ANA CRIS­TI­NA RESTREPO J. re­dac­ción@el­co­lom­biano.com.co

“Ál­va­ro Uri­be Vé­lez es un vio­la­dor”.

¿Qué me su­ce­de­ría a mí – mu­jer, ciu­da­da­na de a pie, que no soy te­rra­te­nien­te, que ja­más he ocu­pa­do un car­go pú­bli­co ni he si­do su­pe­rior de na­die (ni en el sec­tor ofi­cial ni el pri­va­do), sin el más mí­ni­mo con­tac­to en el po­der del Es­ta­do y sin guar­daes­pal­das– si emi­tie­ra pú­bli­ca­men­te esa afir­ma­ción?

Es­ta pa­re­ce una de esas pe­lí­cu­las de Holly­wood en las cua­les el li­bre­to es tan pre­de­ci­ble que des­de la pri­me­ra lí­nea se in­tu­ye el desen­la­ce (lo cual no evi­ta que ha­ya quie­nes aplau­dan y llo­ren el bo­drio des­de sus bu­ta­cas)…

Co­mo con­se­cuen­cia de la or­den emi­ti­da por el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Bogotá, el ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be Vé­lez pu­bli- có un trino de rec­ti­fi­ca­ción de sus di­fa­ma­cio­nes con­tra el pe­rio­dis­ta Daniel Sam­per Os­pi­na.

¿Có­mo en­ten­der los aplau­sos an­te la “rec­ti­fi­ca­ción” de Uri­be? ¿Cum­plir con una or­den de la jus­ti­cia me­re­ce ova­ción? La Fun­da­ción pa­ra la li­ber­tad de pren­sa (FLIP) es­ti­mó que di­cha rec­ti­fi­ca­ción sa­tis­fa­ce al­gu­nos, pe­ro no to­dos los re­qui­si­tos cons­ti­tu­cio­na­les: “Es in­su­fi­cien­te ya que no cum­ple las exi­gen­cias desa­rro­lla­das por la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal pa­ra que la rec­ti­fi­ca­ción sea vá­li­da, a sa­ber, (i) que ten­ga un des­plie­gue equi­va­len­te al que tu­vo la no­ti­cia ini­cial; (ii) que se pue­da iden­ti­fi­car con fa­ci­li­dad la re­la­ción exis­ten­te en­tre la rec­ti­fi­ca­ción y la pu­bli­ca­ción que se en­mien­da; y (iii) que el au­tor re­co­noz­ca ex­pre­sa­men­te que se equi­vo­có, es de­cir, que in­cu­rrió en un error o en una fal­se­dad”.

La FLIP sub­ra­ya lo más ob­vio de es­te in­ci­den­te: el se­na­dor no re­co­no­ce ha­ber co­me­ti­do un error: “Uri­be in­si­nuó que en lu­gar de ha­ber es­tig­ma­ti­za­do a Sam­per lo que hi­zo fue ejer­cer su de­re­cho a opi­nar y ser crí­ti­co acer­ca de su tra­ba­jo”.

La enun­cia­ción mis­ma de la rec­ti­fi­ca­ción evi­den­cia la in­ten­cio­na­li­dad. Si­ga­mos con las ob­vie­da­des: Sam­per Os­pi­na no es un vio­la­dor de ni­ños por­que el Tri­bu­nal de Bogotá le or­de­ne a Uri­be Vé­lez enun­ciar­lo así; ¡no es un vio­la­dor de ni­ños por la sen­ci­lla ra­zón de que no ha co­me­ti­do ese de­li­to!

De nue­vo, da la im­pre­sión de que Uri­be siem­pre la sa­ca ba­ra­ta con la jus­ti­cia. Bas­ta re- cor­dar có­mo en el año 2015 lla­mó “Tri­bu­nal pre­va­ri­ca­dor” a la Sa­la de Jus­ti­cia y Paz del Tri­bu­nal de Me­de­llín, cuan­do es­ta le exi­gió a la Co­mi­sión de Acu­sa­cio­nes de la Cá­ma­ra de re­pre­sen­tan­tes in­for­mes so­bre las in­ves­ti­ga­cio­nes que re­la­cio­na­ban al ex­pre­si­den­te con gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res (asun­to: ma­sa­cre de El Aro).

No obs­tan­te, pa­re­ce que la fac­tu­ra em­pie­za a lle­gar por otra vía. Dos en­cues­tas re­cien­tes so­bre in­ten­ción de vo­to pa­ra las elec­cio­nes de 2018 (Da­tex­co y Ci­fras y con­cep­tos) re­ve­lan la caí­da de la fa­vo­ra­bi­li­dad de Uri­be por pri­me­ra vez en quin­ce años. Da­tex­co mues­tra que tie­ne 52 % de ima­gen ne­ga­ti­va. Pa­ra Ci­fras y con­cep­tos, el re­sul­ta­do fue peor: 58 % ne­ga­ti­vo.

Di­ce El Tiem­po: ”En el ar­got de los en­cues­ta­do­res se lo co­no­cía co­mo ‘el hom­bre te­flón’: na­da lo afec­ta­ba”. En­tre mu­chas lec­tu­ras po­si­bles, res­ca­to dos. La fá­cil: can­san­cio en las au­dien­cias; y otra, op­ti­mis­ta: tran­si­ta­mos len­ta­men­te ha­cia una trans­for­ma­ción del cri­te­rio de “au­to­ri­dad”.

(Y no. Ja­más di­ré que Ál­va­ro Uri­be es un vio­la­dor. A me­nos que pue­da pro­bar­lo)

De nue­vo, da la im­pre­sión de que Uri­be siem­pre la sa­ca ba­ra­ta con la jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.