EL RETOQUE DE LAS PA­LA­BRAS Y EL MAL USO DE LA CO­MU­NI­CA­CIÓN

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ADRIA­NA M. CAR­DO­NA

Es tris­te re­co­no­cer que nues­tro país vi­ve una gue­rra de pa­la­bras en la que no hay ven­ce­do­res ni ven­ci­dos. In­sul­tos, ame­na­zas y asun­tos per­so­na­les ha­cen que se pier­da el buen ha­cer de po­lí­ti­cos y co­mu­ni­ca­do­res.

El abu­so de la co­mu­ni­ca­ción ha oca­sio­na­do que no se in­ves­ti­gue , ana­li­ce o in­ter­pre­te; por el con­tra­rio, lle­van de una ma­ne­ra irres­pon­sa­ble al lí­mi­te la no­ti­cia, de­jan­do en­tre­ver sus emo­cio­nes, de­bi­li­da­des y fa­len­cias.

Y que el Es­ta­do, que es el prin­ci­pal ga­ran­te del buen ejem­plo ha per­di­do sus coor­de­na­das de una bue­na go­ber­na­bi­li­dad; don­de la so­cie­dad ci­vil co­lom­bia­na vi­ve tiem­pos de no au­tén­ti­ca de­mo­cra­cia. Las le­yes en Co­lom­bia en­car­nan el po­der del más fuer­te y así lo de­jan en­tre­ver los des­pa­chos ju­di­cia­les.

Qué gra­to se­ría vol­ver a los tiem­pos de la an­ti­gua Gre­cia, don­de las pla­zas pú­bli­cas cons­ti­tuían los even­tos de co­mu­ni­ca­ción ma­si­va y los ac­to­res, los fi­ló­so­fos y poe­tas se en­car­ga­ban de in­ter­pre­tar los even­tos y los na­rra­ban y don­de exis­tía una co­mu­ni­ca­ción abier­ta, equi­ta­ti­va y trans­for­ma­do­ra de in­for­ma­ción co­mo fuen­te de cre­ci­mien­to; se sen­tía el de­seo de que es­tos co­mu­ni­ca­do­res fue­ran los vo­ce­ros de la so­cie­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.