Bai­la­rín de En­ci­so va en pun­tas de pie por Europa

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por JOHN SALDARRIAGA CORTESÍA DEL AR­TIS­TA

El an­tio­que­ño Da­vid Rodríguez Muñoz, for­ma­do gra­cias al Ba­llet Me­tro­po­li­tano, triun­fa en el Ham­burg Ba­llet de Ale­ma­nia.

Dis­ci­pli­na, vo­ca­ción y ta­len­to son las tres con­di­cio­nes que, se­gún el na­rra­dor Wi­lliam Faulk­ner, pre­mio No­bel en 1949, se re­quie­ren pa­ra ser es­cri­tor. Uno di­ría, más bien, con la ve­nia de es­te gi­gan­te, que pa­ra ser ar­tis­ta. Y cuan­do co­no­ce la his­to­ria de Da­vid Rodríguez Muñoz, se­ría aun más es­pe­cí­fi­co: di­ría que pa­ra ser bai­la­rín.

Quien lo es­cu­cha con­tar que ha­ce par­te de un ba­llet de pri­me­ra ca­te­go­ría de Europa, de sus gi­ras por ese con­ti­nen­te con su gru­po de ar­tis­tas pro­ce­den­tes de di­ver­sos paí­ses del mun­do, y ve las fo­to­gra­fías en las que apa­re­ce con una pier­na es­ti­ra­da ver­ti­cal­men­te muy por en­ci­ma de su ca­be­za, le pa­re­ce in­creí­ble que es­tos acon­te­ci­mien­tos ten­gan de­trás una his­to­ria col­ma­da de sa­cri­fi­cios.

Na­ci­do el 16 de ma­yo de 1996 en un ho­gar de En­ci­so, ese ba­rrio que es cé­le­bre por el gus­to de sus ha­bi­tan­tes por el po­rro, el rit­mo mu­si­cal del Ca­ri­be co­lom­biano, ha dis­fru­ta­do de una gran ri­que­za: el afec­to de un gru­po in­men­so de fa­mi­lia­res —sus pa­dres, seis her­ma­nos, ocho so­bri­nos—, del que ha ve­ni­do pe­ga­do el apo­yo en sus de­seos de ha­cer­se dan­za­rín; pe­ro, en lo ma­te­rial, las di­fi­cul­ta­des de una eco­no­mía pre­ca­ria ha­cían que pa­re­cie­ra di­fí­cil al­can­zar los sue­ños.

Su ma­dre, Ol­ga Lu­cía, llo­ra de emo­ción al es­cu­char­lo, pues vuel­ven a su men­te las imá­ge­nes del tiem­po cuan­do el chi­co te­nía cua­tro años y la acom­pa­ña­ba a las cla­ses de bai­le que ella dic­ta­ba en un gru­po de la ter­ce­ra edad. Y las se­ño­ras bai­la­ban con él.

In­gre­só a gru­pos de bai­le, en­tre los que men­cio­na Hue­llas Fol­cló­ri­cas, de Es­te­la Or­te­ga. Bai­la­ba cho­tis, pa­si­llos y bam­bu­cos.

Por un año y me­dio al­ter­nó su es­tu­dio en el co­le­gio con el ba­llet y la mú­si­ca de la Red de Es­cue­las. Es­ta­ba in­de­ci­so si de­di­car­se al vio­lín o al corno.

Con be­cas y pa­tro­ci­nios con­se­gui­dos por el Ba­llet Me­tro­po­li­tano, en cu­ya es­cue­la es­tu­dió, via­jó a Bra­sil a per­fec­cio­nar su téc­ni­ca. Pa­só al City Ba­llet, de Mia­mi, tam­bién be­ca­do. “A Mia­mi lle­gué a cum­plir mis sue­ños: lle­né va­cíos y me pro­fe­sio­na­li­cé en ba­llet”.

En 2016, a pun­to de ter­mi­nar sus es­tu­dios, le lle­gó la ho­ra de bus­car com­pa­ñías del mun­do en las que au­di­cio­nar pa­ra tra­ba­jar. Pre­sen­tó prue­bas en va­rias com­pa­ñías y fue es­co­gi­do en el Ham­burg Ba­llet de John Neu­meier.

“Em­pe­cé en sep­tiem­bre con un con­tra­to de as­pi­ran­te. En enero me pro­mo­vie­ron al cuer­po prin­ci­pal de bai­le”.

Tie­nen pre­sen­ta­cio­nes ca­si to­das las se­ma­nas. Han ido a Flo­ren­cia, Ita­lia; Was­hing­ton, Es­ta­dos Uni­dos, y a va­rias ciu­da­des de Ale­ma­nia. Hay pla­nes de ir a To­kio, Vie­na y cier­tas ciu­da­des de Ru­sia en la tem­po­ra­da que co­mien­za en es­te se­gun­do se­mes­tre.

“Com­par­to con bai­la­ri­nes de Ar­gen­ti­na, Bra­sil y otras par­tes del mun­do. Soy el úni­co co­lom­biano en la com­pa­ñía”

FOTO

El ta­len­to y el de­seo de sa­lir ade­lan­te han he­cho que Da­vid Rodríguez se des­ta­que en el ba­llet mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.