Una su­per­no­va le dio el em­pu­jón al Sis­te­ma So­lar

En­con­tra­ron en me­teo­ri­tos más evi­den­cias de que la ex­plo­sión de una es­tre­lla, que li­be­ró mu­cha ener­gía, ayu­dó a for­mar el Sol y los pla­ne­tas.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por RA­MI­RO VELÁSQUEZ GÓ­MEZ ESO

Pa­re­cen he­chos cumplidos y ya. Ha­ce 4600 mi­llo­nes de años el Sol co­men­zó a bri­llar. No mu­cho des­pués fue­ron apa­re­cien­do los pla­ne­tas del Sis­te­ma So­lar.

¿Sur­gie­ron por mi­la­gro? Hay va­rias po­si­bles ex­pli­ca­cio­nes pa­ra de­cir que no.

Y una de las hi­pó­te­sis más acep­ta­das es que una ex­plo­sión de su­per­no­va dio el im­pul­so de­fi­ni­ti­vo pa­ra su for­ma­ción.

Ha­bía des­de ha­cía mu­cho una gran nu­be de gas y pol­vo, una nu­be mo­le­cu­lar cu­yo ta­ma­ño y den­si­dad per­mi­te la for­ma­ción de mo­lé­cu­las, pe­ro una su­per­no­va pro­du­jo una on­da que ‘re­vol­vió’ la nu­be e hi­zo que las par­tí­cu­las co­men­za­ran a agru­par­se.

La ex­plo­sión tam­bién apor­tó ma­te­rial a la nu­be. A ese ori­gen apun­ta una nue­va in­ves­ti­ga­ción de Alan Boss, pu­bli­ca­da en el As­trophy­si­cal Jour­nal.

El es­tu­dio se ba­só en el aná­li­sis de com­pues­tos ha­lla­dos en me­teo­ri­tos, que exis­tían en esos pri­me­ros días del Sis­te­ma So­lar.

Uno de es­tos son las con­dri­tas de car­bono. Uno de sus com­po­nen­tes son isó­to­pos (ver­sio­nes de ele­men­tos).

Al­gu­nos exis­tían cuan­do se for­mó el Sis­te­ma So­lar, son ra­diac­ti­vos y de­caen, de for­ma que se ex­tin­guen du­ran­te de­ce­nas o cen­te­nas de mi­llo­nes de años.

Su exis­ten­cia se de­du­ce de los ele­men­tos en los que de­caen. Uno de ellos, el hie­rro-60, de­cae en ní­quel-60.

La can­ti­dad de es­te ti­po de ní­quel pue­de re­ve­lar cuán­to hie­rro-60 ha­bía cuan- do se for­mó el me­teo­ri­to.

Una de las op­cio­nes pa­ra la exis­ten­cia de es­te es una ex­plo­sión de su­per­no­va, en la cual se for­ma en bue­na can­ti­dad es­ta cla­se de hie­rro, co­mo su­gie­re un es­tu­dio de con­dri­tas a car­go de My­riam Te­lus pu­bli­ca­do en Geo­chi­mi­ca et Cos­mo­chi­mi­ca Ac­ta.

Si bien no se pue­den des­car­tar otras op­cio­nes, la on­da de cho­que pro­du­ci­da por una su­per­no­va cer­ca­na pa­re­ce ser una ex­pli­ca­ción plau­si­ble pa­ra la for­ma­ción del Sol y los pla­ne­tas.

El es­tu­dio de Te­lus no iden­ti­fi­có la su­per­no­va, pe­ro pro­bó que los isó­to­pos ra­diac­ti­vos fue­ron in­yec­ta­dos por una on­da de cho­que: la can­ti­dad de hie­rro-60 en el Sis­te­ma So­lar es con­sis­ten­te con la ex­plo­sión de una es­tre­lla.

¿Gran­de?

Yong-Zhong Qian, as­tro­fí­si­co de la Uni­ver­si­dad de Min­ne­so­ta, y co­le­gas, pu­bli­ca­ron en di­ciem­bre pa­sa­do un es­tu­dio en Na­tu­re Com­mu­ni­ca­tions que apun­ta tam­bién a una su­per­no­va co­mo el de­to­nan­te que per­mi­tió la for­ma­ción del Sis­te­ma So­lar, aun­que con un ele­men­to di­fe­ren­te: no se ha­bría tra­ta­do de una es­tre­lla muy ma­si­va, sino de una con unas 12 ma­sas so­la­res.

Su aná­li­sis se ba­só en la pre­sen­cia de be­ri­lio-10, ha­lla­do tam­bién en me­teo­ri­tos.

En el ca­so de Boss, re­to­mó los ha­llaz­gos de Te­lus y mo­de­ló una on­da pro­du­ci­da por un gran co­lap­so es­te­lar, no so­lo des­de que es­te se pro­du­ce, sino has­ta el es­ta­do in­ter­me­dio de for­ma­ción es­te­lar, cuan­do el Sol ya se ha­bía for­ma­do y co­men­za­ba a agru­par­se el ma­te­rial del que sur­gie­ron los pla­ne­tas de nues­tro Sis­te­ma So­lar.

“Mis ha­llaz­gos in­di­can que la on­da de cho­que de una su­per­no­va es aún la his­to­ria más plau­si­ble pa­ra ex­pli­car los isó­to­pos ra­diac­ti­vos de cor­ta vi­da en nues­tro Sis­te­ma So­lar”, ex­pli­có Boss.

Los mo­de­los su­gie­ren que la on­da de cho­que pro­ve­nien­te de la ex­plo­sión de su­per­no­va gol­peó la nu­be de gas a una ve­lo­ci­dad de 40 ki­ló­me­tros por se­gun­do, su­fi­cien­tes pa­ra des­es­ta­bi­li­zar­la y pro­vo­car el pro­ce­so gra­vi­ta­to­rio que per­mi­tió la for­ma­ción del Sol y sus pla­ne­tas.

Una ayu­da ex­tra

FOTO

Por­ción de la nu­be de Orión, fac­to­ría es­te­lar a unos 1500 años luz. En es­tas nu­bes abun­da el hi­dró­geno mo­le­cu­lar que re­pre­sen­ta so­lo 1% del vo­lu­men del me­dio in­ter­es­te­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.