De­fo­res­ta­ción se­ca las cié­na­gas y po­ne en pe­li­gro los man­gla­res

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por RA­MI­RO VELÁSQUEZ CORTESÍA UNI­VER­SI­DAD NA­CIO­NAL

La de­fo­res­ta­ción ace­le­ra­da de los úl­ti­mos 200 años es­tá lle­van­do a la des­apa­ri­ción de sis­te­mas ce­na­go­sos y a los bos­ques de man­glar, se­gún in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal.

Por es­ta se ace­le­ra la de­fo­res­ta­ción, al llo­ver se arras­tran más se­di­men­tos a los ríos, que en el ca­so de las cié­na­gas va ta­po­nan­do las en­tra­das y es­tas mue­ren. Or­lan­do Ran­gel y Ale­xis Ja­ra­mi­llo, del Ins­ti­tu­to de Cien­cias Na­tu­ra­les, ob­ser­va­ron que la ta­sa de se­di­men­ta­ción ha au­men­ta­do en sis­te­mas del Ce­sar y Cór­do­ba.

Así, en El Sor­do, sur del Ce­sar, es de ca­si 3 cen­tí­me­tros año, por lo que po­dría des­apa­re­cer en 70 años, mien­tras que en la cié­na­ga del Va­que­ro es de 1,5 cen­tí­me­tros al año, que­dán­do­le una vi­da útil de 200 años. A la de Mo­ra­les le que­dan 200 a 300 años.

Un es­tu­dio de la in­ves­ti­ga­do­ra Yen­ni­fer Gar­cía mos­tró có­mo fue el pro­ce­so de for­ma­ción de la Cié­na­ga Gran­de de Lo­ri­ca des­de ha­ce unos 7346 años, lle­gan­do a for­mar­se más tar­de la cié­na­ga con pre­sen­cia de un bos­que que fue cre­cien­do, has­ta el si­glo XVIII, cuan­do la ten­den­cia se re­ver­tió y los ár­bo­les co­men­za­ron a caer por la mano del hom­bre.

Ese fe­nó­meno ha si­do ob­ser­va­do en las cié­na­gas Ma­ta de La­ta (Cié­na­ga Gran­de de Lo­ri­ca), Va­que­ro, Jun­cal, Mo­ra­les y Cos­ti­lla, en el sur del Ce­sar. Mien­tras, el bos­que se man­tie­ne en cié­na­gas co­mo Cas­ta­ñue­lo y Ex­pla­yao (Cié­na­ga Gran­de de Lo­ri­ca), y Mu­san­da, al sur del Ce­sar.

El pe­li­gro

Con las rá­pi­das trans­for­ma­cio­nes que se han da­do en los úl­ti­mos 200 años, y las que se pro­yec­tan, no so­lo pe­li­gran las cié­na­gas sino tam­bién los man­gla­res.

La co­lo­ni­za­ción de es­tas co­mu­ni­da­des ve­ge­ta­les, di­ce un in­for­me de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, se con­so­li­dó en­tre los si­glos VI y XII en va­rias re­gio­nes cos­te­ras del país co­mo Ne­guan­je, en el Par­que Na­cio­nal Na­tu­ral Tay­ro­na; la la­gu­na de Ca­ma­ro­nes, en La Gua­ji­ra; La Cai­ma­ne­ra, en Su­cre; y Cis­pa­tá, en Cór­do­ba. Una de las ra­zo­nes de su sur­gi­mien­to fue que el ni­vel del mar subió en es­tas zo­nas, don­de las con­di­cio­nes con­ti­nen­ta­les del te­rri­to­rio die­ron pa­so a la in­fluen­cia ma­rí­ti­ma.

Sin em­bar­go, la bió­lo­ga Gar­cía se­ña­la que la lí­nea del man­glar em­pe­zó a disminuir en Ne­guan­je ha­ce unos 170 años: “Ini­cial­men­te es­ta si­tua­ción se po­dría aso­ciar con un des­cen­so del ni­vel del mar, pe­ro ca­be re­cor­dar que en aque­lla épo­ca se in­cre­men­tó la ac­ti­vi­dad del hom­bre, y por lo tan­to se em­pe­zó a ex­traer la re­sis­ten­te ma­de­ra del man­glar pa­ra la cons­truc­ción”.

En An­tio­quia

Co­mo ha mos­tra­do el in­ves­ti­ga­dor Juan Fe­li­pe Li­bre­ros Blan­co, de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia, la pér­di­da del man­glar pa­ra ga­nar te­rre­nos pa­ra ga­na­de­ría y pa­ra cons­truc­cio­nes es se­ve­ra en la cos­ta de Ura­bá, con ma­yor afec­ta­ción en la zo­na an­tio­que­ña, en don­de so­lo que­dan unos man­cho­nes de man­glar mien­tras la ero­sión cos­te­ra se ace­le­ra

FOTO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.