CRÍ­TI­CA

El Colombiano - - TENDENCIAS -

Es­ta pe­lí­cu­la cru­zó me­dio mun­do has­ta nues­tras sa­las, no tan­to por sus va­lo­res ci­ne­ma­to­grá­fi­cos, sino más bien por su te­ma, su alec­cio­na­do­ra his­to­ria de éxi­to y, so­bre to­do, por sus con­no­ta­cio­nes po­lí­ti­cas. Y es que tan­to la his­to­ria en que se ba­sa co­mo el mis­mo re­la­to es­tán apun­ta­la­dos en asun­tos que no ne­ce­sa­ria­men­te tie­nen que ver con vir­tu­des ar­tís­ti­cas, ya sean mu­si­ca­les o ci­ne­ma­to­grá­fi­cas. En ella se cuen­ta la his­to­ria de Moham­med, quien des­de ni­ño, jun­to con su her­ma­na y dos ami­gos, tra­ta de for­jar­se una ca­rre­ra co­mo can­tan­te. El pro­ble­ma es que no es­ta­ba en Nue­va York, ni si­quie­ra en El Cairo, sino en Ga­za, en me­dio de la re­pre­sión y li­mi­ta­cio­nes im­pues­tas por Is­rael, así co­mo de la opre­sión y cen­su­ra de un ré­gi­men con­du­ci­do por el fun­da­men­ta­lis­mo is­lá­mi­co. Po­dría pen­sar­se que el nom­bre que se for­jó el director pa­les­tino con va­lio­sas y con­tun­den­tes pe­lí­cu­las co­mo La bo­da de rana, Pa­ra­di­se Now y Omar, se­ría la ra­zón pa­ra que se dis­tri­bu­ye­ra es­te fil­me, pe­ro la ver­dad es que, a di­fe­ren­cia de es­tos tres tí­tu­los, es­ta nue­va pe­lí­cu­la pa­re­ce he­cha por un ci­neas­ta co­rrien­te y opor­tu­nis­ta. Su his­to­ria de triun­fo y su­pera­ción, in­de­pen­dien­te­men­te de es­tar ba­sa­da en el cé­le­bre can­tan­te que par­ti­ci­pó en el con­cur­so Arab Idol, es­tá plan­tea­da y desa­rro­lla­da con el mis­mo tono sen­si­ble­ro y po­pu­lis­ta pro­pio del fa­mo­so reality show in­ter­na­cio­nal. En tér­mino emo­cio­na­les, el re­la­to es­tá di­se­ña­do pa­ra to­car las fi­bras del es­pec­ta­dor con re­cur­sos la más de las ve­ces fá­ci­les y gra­tui­tos: un per­so­na­je en­tra­ña­ble que pa­de­ce una fa­tal en­fer­me­dad, un ti­bio amor que sir­ve de mo­ti­va­ción o la so­li­da­ri­dad de los ami­gos que so­lo apa­re­ce cuan­do el re­la­to lo re­quie­re. Es cier­to que to­do es­to es­tá es­truc­tu­ra­do de for­ma pre­ci­sa y efi­caz, pe­ro no por ello se de­be pa­sar por al­to lo ma­ni­pu­la­do­ra y efec­tis­ta que es­tá con­ce­bi­da la pues­ta en es­ce­na y su na­rra­ción. De­ce­nas de per­so­nas han pa­sa­do al­re­de­dor del mun­do por es­te po­pu­lar con­cur­so, pe­ro la par­ti­cu­la­ri­dad de es­te par­ti­ci­pan­te es su ori­gen y las di­fí­ci­les con­di­cio­nes que tu­vo que su­pe­rar pa­ra con­se­guir­lo. Es­pe­cial­men­te, tan­to el per­so­na­je co­mo la pe­lí­cu­la, con­si­guen una inusi­ta­da tras­cen­den­cia por las im­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas. No era un jo­ven el que can­ta­ba, sino to­do un país opri­mi­do an­te el si­len­cio del mun­do en­te­ro. No es una pe­lí­cu­la so­bre una his­to­ria de éxi­to y su­pera­ción, sino el re­la­to épi­co y emo­ti­vo de una na­ción vic­ti­mi­za­da que pu­do ha­cer de es­te epi­so­dio un sím­bo­lo de su lu­cha y dig­ni­dad an­te la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Si­gue sien­do ci­ne, pe­ro no tan­to en su va­lía co­mo un me­dio de ex­pre­sión, sino más bien co­mo un vehícu­lo pa­ra im­pac­tar emo­cio­nal­men­te al gran pú­bli­co.

OS­WAL­DO OSO­RIO Crí­ti­co de ci­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.