De Dion Bou­ton, ¿el pri­me­ro?

El lec­tor Gus­ta­vo Aris­ti­zá­bal tie­ne otra ver­sión so­bre el pri­mer au­to que ro­dó en Me­de­llín.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por GUS­TA­VO ARIS­TI­ZÁ­BAL TO­BÓN LI­BRO.

Un ál­bum edi­ta­do por Vi­lle­gas Editores en 1995, lla­ma­do Ca­rros, el au­to­mó­vil en Co­lom­bia, ex­po­ne es­ta ver­sión so­bre el pri­mer ca­rro que ro­dó en Co­lom­bia: “Cro­nis­tas e his­to­ria­do­res de Ma­ni­za­les men­cio­nan co­mo el pri­mer au­to­mó­vil lle­ga­do a aque­llas tie­rras un Ford de 1912 traí­do des­de Me­de­llín, don­de se ha­bía vis­to un pri­mer au­to­mó­vil gra­cias a la ini­cia­ti­va del acau­da­la­do hom­bre de ne­go­cios don Car­los Co­rio­lano Ama­dor (...). Aquel pri­mer vehícu­lo en­tró a Me­de­llín a lo­mo de mu­la el 19 de oc­tu­bre de 1899, el mis­mo día que es­ta­lló la Gue­rra de los Mil Días. Se tra­ta­ba de un De Dion Bou­ton cons­trui­do en Fran­cia, des­de don­de lle­gó des­ar­ma­do y acom­pa­ña­do de un cho­fer (...)

Con ba­se en el año de su arri­bo a Co­lom­bia, pue­de pen­sar­se que ese his­tó­ri­co au­to­mó­vil de­bió ser uno de los pri­me­ros mo­de­los de cua­tro rue­das he­chos por el ya fa­mo­so con­de fran­cés Al­bert De Dion Bou­ton, (...) de cu­ya pro­duc­ción el más fa­mo­so fue el ‘Vis á Vis’ do­ta­do de dos ban­cas en­fren­ta­das, con ca­pa­ci­dad pa­ra cua­tro per­so­nas. Es po­si­ble que es­te ha­ya si­do el au­to im­por­ta­do por Ama­dor. In­for­tu­na­da­men­te, no ha si­do po­si­ble en­con­trar fo­to­gra­fías de la épo­ca que lo cer­ti­fi­quen”.

Bus­can­do prue­bas

Es cla­ro y evi­den­te que quien es­cri­bió ese tex­to no te­nía cer­te­za, la su­ya era una ver­sión de pro­ba­bi­li­da­des, hi­po­té­ti­ca. Él mis­mo lo afir­ma: fal­ta una prue­ba fo­to­grá­fi­ca.

Las ra­zo­nes por las que se han te­ji­do es­pe­cu­la­cio­nes so­bre el ti­po, mo­de­lo, mar­ca y año del vehícu­lo traí­do por Ama­dor han si­do pre­ci­sa­men­te la fal­ta de prue­bas do­cu­men­ta­les so­bre la im­por­ta­ción y ca­rac­te­rís­ti­cas del mis­mo, ade­más de la po­ca di­fu­sión que ha te­ni­do la úni­ca fo­to­gra­fía co­no­ci­da del au­to­mó­vil, pu­bli­ca­da por la So­cie­dad de Me­jo­ras Pú­bli­cas de Me­de­llín (SMP), en 1910.

Esa en­ti­dad, fun­da­da en 1898, en la con­me­mo­ra­ción del pri­mer cen­te­na­rio de la In­de­pen­den­cia de Co­lom­bia, pu­bli­có, en ese año, un ál­bum de fo­to­gra­fías de­no­mi­na­do Me­de­llín, el 20 de Ju­lio de 1910, im­pre­so por la Edi­to­rial Vic­tor Sper­ling, de Leip­zig, Ale­ma­nia.

El pro­pó­si­to del li­bro era, se­gún la SMP, “de­jar una cons­tan­cia del es­ta­do de ade­lan­to en que se ha­lla Me­de­llín en la épo­ca del Cen­te­na­rio”. En cuan­to a los re­gis­tros fo­to­grá­fi­cos, en­tre otros trae una foto del “Pri­mer au­to­mó­vil que vino a Me­de­llín”.

De es­ta foto his­tó­ri­ca se des­car­ta, en pri­mer plano, la hi­pó­te­sis de que “el au­to im­por­ta­do por el se­ñor Ama­dor ha­ya si­do un Vis a Vis do­ta­do de dos ban­cas en­fren­ta­das, con ca­pa­ci­dad pa­ra cua­tro per­so­nas”. Tal co­mo se pue­de ver, se tra­ta de un au­to­mó­vil ti­po Fae­tón Do­ble, con asien­tos de­lan­te­ros y tra­se­ros mi­ran­do ha­cia ade­lan­te y con ca­pa­ci­dad pa­ra unas cin­co per­so­nas sen­ta­das (dos ade­lan­te y tres atrás, aun­que en la foto apa­re­cen un to­tal de sie­te).

¿Cuá­les son las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­te au­to­mó­vil? Ade­más de es­ta fo­to­gra­fía no hay más da­tos. Em­ma­nuel Piat, res­pon­sa­ble de His­to­ria y del Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co del Au­to­mó­vil Club de Fran­cia (de don­de se su­po­ne que lle­gó ese au­to­mó­vil) res­pon­dió vía email so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­te De Dion Bou­ton: “Re­sul­ta muy di­fí­cil afir­mar que ese ca­rro es un De Dion Bou­ton to­da vez que la ca­lan­dra del ca­rro en cues­tión y el ca­pó se ven di­fe­ren­tes a los de los pro­du­ci­dos por De Dion Bou­ton al­re­de­dor de 1910. Si es­te ca­rro es ver­da­de­ra­men­te un De Dion Bou­ton, po­dría ser uno de ti­po AO (15 HP), AOL (15 HP) o un AP (24 HP) cons­trui­do en 1906 (4 ci­lin­dros). Es di­fí­cil es­tar en lo cier­to, de­bi­do a la fal­ta de fuen­tes en la do­cu­men­ta­ción...”.

Al­gu­nas con­clu­sio­nes

Refuerzan las du­das so­bre el fa­bri­can­te de es­te pri­mer au­to- mó­vil lle­ga­do a Me­de­llín, las imá­ge­nes de au­to­mó­vi­les de esa épo­ca pro­du­ci­dos por ese fa­bri­can­te, que con­tras­tan con la foto del pri­mer au­to­mó­vil que pre­sen­ta la SMP.

Otros ele­men­tos di­fe­ren­cia­do­res de un De Dion Bou­ton con el ca­rro de don Co­rio­lano son el es­cu­do del fa­bri­can­te, pues mien­tras los De Dion Bou­ton lo traen en la par­te al­ta del mar­co del radiador, el de don Co­rio­lano no tie­ne di­cho es­cu­do; co­mo tam­bién el nom­bre del fa­bri­can­te, que am­bos ca­rros tie­nen en el fren­te del radiador.

Si bien es cier­to que en el pri­mer ca­rro que lle­gó a Me­de­llín se pue­de ver que tie­ne el nom­bre del fa­bri­can­te en el si­tio men­cio­na­do, aun­que ile­gi­ble, se pue­de des­car­tar que allí di­ga De Dion Bou­ton al com­pa­rar los ras­gos de ese le­tre­ro con los más le­gi­bles de los De Dion Bou­ton de esa épo­ca.

En con­se­cuen­cia, tam­bién se pue­de des­car­tar la hi­pó­te­sis de que el pri­mer au­to­mó­vil lle­ga­do a Me­de­llín ha­ya si­do un De Dion Bou­ton.

El tex­to que acom­pa­ña la fo­to­gra­fía de ese mí­ti­co au­to­mó­vil en el ál­bum de la SMP di­ce: “Pri­mer au­to­mó­vil que vino á Me­de­llín. Fue traí­do por un gru­po

de ca­ba­lle­ros con el ob­je­to de de­mos­trar, co­mo lo de­mos­tra­ron, que los ca­mi­nos de es­te va­lle, son apro­pia­dos pa­ra el au­to­mo­vi­lis­mo”. A pe­sar de no men­cio­nar los nom­bres de los in­vo­lu­cra­dos en lo que pa­ra esa épo­ca de­bió ha­ber si­do un ex­tra­or­di­na­rio acon­te­ci­mien­to, al com­pa­rar fo­tos co­no­ci­das del se­ñor Ama­dor con la del ca­ba­lle­ro que se en­cuen­tra al man­do de ese pri­mer au­to­mó­vil, se pue­de afir­mar con un al­to gra­do de cer­te­za que se tra­ta de don Car­los Co­rio­lano Ama­dor.

La foto, al igual que otras del ál­bum de 1910 de la SMP, trae el cré­di­to de B. de la Ca­lle. Ben­ja­mín de la Ca­lle Mú­ñoz (Ya­ru­mal 1869, Me­de­llín 1934) fue uno de los fo­tó­gra­fos más im­por­tan­tes de Me­de­llín ha­cia fi­na­les del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX y se­gu­ra­men­te por su pres­ti­gio tu­vo la for­tu­na de ha­ber si­do es­co­gi­do por don Car­los Co­rio­lano pa­ra que con su cá­ma­ra cap­ta­ra ese ma­ra­vi­llo­so su­ce­so.

La fo­to­gra­fía no fue ca­sual ni for­tui­ta. Don Car­los Co­rio­lano y su fa­mi­lia se en­ga­la­na­ron, se de­co­ra­ron y se ador­na­ron con las más ex­qui­si­tas pren­das, pro­ba­ble­men­te tam­bién traí­das de Pa­rís, pa­ra de­jar­nos pa­ra la his­to­ria esa foto del pri­mer au­to­mó­vil traí­do a Me­de­llín por el pro­pio don Co­rio­lano

FOTO

Gus­ta­vo Aris­ti­zá­bal To­bón es­cri­bió es­te tex­to a par­tir de es­ta foto, que apa­re­ció en el li­bro Me­de­llín, el 20 de ju­lio de 1910, pu­bli­ca­do por la So­cie­dad de Me­jo­ras Pú­bli­cas de Me­de­llín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.