Ca­li­dad hu­ma­na siem­pre mar­có a Ja­vier Velásquez

Tras su fa­lle­ci­mien­to, sus ami­gos lo re­cor­da­ron co­mo un hom­bre ín­te­gro, que du­ran­te su vi­da tu­vo en cuen­ta la opi­nión y pro­ble­mas de los de­más.

El Colombiano - - DEPORTES - Por JOHN ERIC GÓ­MEZ MA­RÍN

Tras el fa­lle­ci­mien­to ayer del pre­si­den­te ho­no­ra­rio del DIM, Ja­vier Velásquez (80 años), co­no­ci­do en­tre los hin­chas ro­jos co­mo Don Ja­vier, el ca­ri­ño de la gen­te y sus ami­gos no se hi­zo es­pe­rar.

La eti­que­ta #Vie­ji­toQue­ri­do se usó en re­des so­cia­les pa­ra que le ex­pre­sa­ran, con men­sa­jes, un sen­ti­do adiós, y quie­nes lo co­no­cie­ron de cer­ca ha­bla­ron so­bre su le­ga­do.

Li­bar­do Ser­na, quien hi­zo par­te de los di­rec­ti­vos ro­jos ba­jo la ad­mi­nis­tra­ción de Velásquez, des­ta­có su ca­li­dad hu­ma­na y for­ma de ad­mi­nis­trar. “Era muy ama­ble y ser­vi­cial, y en la par­te pro­fe­sio­nal en­ten­dió el de­por­te co­mo em­pre­sa. El or­den, ma­ne­jo ad­mi­nis­tra­ti­vo y eco­nó­mi­co eran sus gran­des vir­tu­des”. Ade­más, con­tó que te­nía una vi­sión ex­tra­or­di­na­ria: “Sa­có a Me­de­llín de un ba­che de mu­chos años. Lle­gó en 2001 y ya en 2003 el club es­ta­ba dan­do uti­li­da­des”.

Rei­nal­do Rue­da, en­tre­na­dor ami­go de Ja­vier Velásquez lo des­cri­bió co­mo gran lí­der y de ex­ce­len­te ca­li­dad hu­ma­na. “Es una pe­na que se nos ha­ya ade­lan­ta­do, le man­do un sen­ti­do men­sa­je a su fa­mi­lia y que Dios les brin­de for­ta­le­za en es­te mo­men­to”.

Víc­tor Lu­na, téc­ni­co que re­le­vó a Rue­da, y con el que don Ja­vier rom­pió 45 años de se­quía de tí­tu­los del DIM en 2002, lo re­cuer­da co­mo una per­so­na muy res­pe­tuo­sa, alle­ga­da al cuer­po téc­ni­co y al gru­po de ju­ga­do­res. “Fue al­guien muy afec­tuo­so, que hi­zo mu­cho por la ins­ti­tu­ción y de­ja un gra­to re­cuer­do en­tre los que lo co­no­ci­mos”.

Pe­dro Sar­mien­to, otro de los es­tra­te­gas con los que el di­rec­ti­vo ga­nó tí­tu­lo, en 2004, tam­bién des­ta­có su hu­mil­dad. “Era hu­mil­de, co­rrec­to, de­cen­te, de pa­la­bra. Un maes­tro de bue­nos sen­ti­mien­tos. Un ex­ce­len­te es­po­so y pa­dre. Una per­so­na de gran co­ra­zón”.

Ja­vier Ve­las­quez fue pre­si­den­te de En­vi­ga­do, de 1994 has­ta el 2000, y del DIM, des­de 2001 has­ta el 2005.

Ayer, en la pa­rro­quia de San­ta Ma­ría de Los Án­ge­les, se se le dio el úl­ti­mo adiós

“Sím­bo­lo de la dig­ni­dad, hu­mil­dad, gran ca­ba­lle­ro, di­ri­gen­te muy es­pe­cial, sa­bio y prag­má­ti­co”. RA­MI­RO RUIZ Pre­si­den­te del En­vi­ga­do

FOTO ARCHIVO DO­NAL­DO ZULUAGA

Ja­vier Velásquez con Mau­ri­cio Molina, uno de los ju­ga­do­res que él con­si­de­ró de sus con­sen­ti­dos. Am­bos for­ja­ron una gran amis­tad des­de la lle­ga­da de Mao, en 2001.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.