6 en­fer­me­da­des que pre­sen­tan sín­to­mas cuan­do ya es tar­de.

No pre­sen­tan sín­to­mas y cuan­do se ma­ni­fies­tan pue­de ser de­ma­sia­do tar­de. Al­gu­nas son pre­ve­ni­bles.

El Colombiano - - PORTADA - Por HE­LE­NA COR­TÉS GÓ­MEZ

Ma­les que se es­con­den en el cuer­po. In­clu­so son po­ten­cial­men­te mor­ta­les y se des­li­zan por el or­ga­nis­mo de for­ma des­aper­ci­bi­da: no tie­nen sín­to­mas o los po­cos que tie­nen son tan dé­bi­les que se pier­den, a me­nos que es­té mi­ran­do a su cuer­po con un ojo de águi­la.

Las en­fer­me­da­des silenciosas lle­gan sin do­lo­res o cam­bios no­ta­bles en el cuer­po y pue­den po­ner­se a ra­ya si se mantiene aler­ta, al ir con fre­cuen­cia a un che­queo ge­ne­ral de sa­lud o al con­ser­var la me­su­ra en la me­sa y ha­cer ejer­ci­cio.

Diag­nos­ti­car a tiem­po pa­to­lo­gías tan di­ver­sas co­mo la hi­per­ten­sión, la hi­per­glu­ce­mia o el glau­co­ma me­jo­ra su vida. Has­ta pue­de sal­vár­se­la.

FI­BRI­LA­CIÓN AURICULAR: CO­RA­ZÓN SIN RIT­MO

Ju­lián Mi­guel Aris­ti­zá­bal, mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en car­dio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia, cuen­ta que al­te­ra­cio­nes del rit­mo car­día­co co­mo la fi­bri­la­ción auricular, que se pre­sen­ta en el 2 % de la po­bla­ción an­tio­que­ña, pue­den ser asin­to­má­ti­cas. Las ca­vi­da­des su­pe­rio­res del co­ra­zón (au­rí­cu­las) de las per­so­nas con es­ta pa­to­lo­gía no la­ten de ma­ne­ra coor­di­na­da con las ca­vi­da­des in­fe­rio­res (ven­trícu­los).

Una de ca­da tres per­so­nas a quie­nes les pa­sa es­to no lo sa­be y es­to preo­cu­pa por­que, se­gún ci­fras que ci­ta el mé­di­co de la So­cie­dad Ame­ri­ca­na del Co­ra­zón, un in­di­vi­duo que la pa­dez­ca sin tra­ta­mien­to tie­ne dos ve­ces ma­yor ries­go de muer­te que una per­so­na sa­na, cin­co ve­ces más po­si­bi­li­da­des de ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res que li­mi­ten su mo­vi­li­dad, tres ve­ces más pro­ba­bi­li­dad de fa­lla car­día­ca y dos ve­ces más de de­men­cia.

¿Có­mo pre­ve­nir­lo?

Mí­da­se el rit­mo car­día­co con fre­cuen­cia pa­ra de­tec­tar cam­bios en la re­gu­la­ri­dad: que va­ya rá­pi­do o len­to de­be ser pa­re­jo. Con­sul­te a su mé­di­co si es com­ple­ta­men­te im­pre­de­ci­ble: rá­pi­do, len­to, ace­le­ra, des­ace­le­ra.

HI­PER­TEN­SIÓN: AL­TA PRE­SIÓN SAN­GUÍ­NEA

Ca­si la mi­tad de las per­so­nas con pre­sión ar­te­rial al­ta en el mun­do no sa­be que la tie­nen, se­gún un es­tu­dio ca­na­dien­se pu­bli­ca­do en el Jour­nal of the Ame­ri­can Me­di­cal As­so­cia­tion. “Las per­so­nas pue­den pa­sar mu­cho tiem­po sin de­tec­tar­lo y de un mo­men­to a otro ter­mi­nar pa­de­cien­do un ata­que al co­ra­zón, o un de­rra­me ce­re­bral, o desa­rro­llan en­fer­me­da­des re­na­les”, se­gún cuen­ta Alejandro Ri­vas, mé­di­co del gru­po Emi. “Aun­que la gen­te no lo diag­nos­ti­que, la en­fer­me­dad si­gue avan­zan­do, ha­cien­do da­ño en si­len­cio a sus va­sos san­guí­neos”.

Los mé­di­cos re­co­mien­dan con­tro­lar la pre­sión ar­te­rial una vez al año, in­clu­so si no tie­ne nin­gún fac­tor de ries­go. “La hi­per­ten­sión se de­fi­ne co­mo la pre­sión ar­te­rial por en­ci­ma de 140/90 y se con­si­de­ra gra­ve cuan­do es­tá por en­ci­ma de 180/120”, se­gún los mé­di­cos de la Clí­ni­ca Ma­yo.

Si no se tra­ta, con el tiem­po pro­vo­ca tras­tor­nos de la sa­lud, co­mo en­fer­me­da­des car­día­cas y de­rra­mes ce­re­bra­les.

¿Có­mo pre­ve­nir­lo?

Bus­que a un pro­fe­sio­nal que le mi­da la pre­sión con cier­ta fre­cuen­cia y con las he­rra­mien­tas ade­cua­das. Man­ten­ga una vida sa­lu­da­ble.

DIA­BE­TES: EX­CE­SO DE AZÚ­CAR EN LA SAN­GRE

Más de un mi­llón de co­lom­bia­nos pue­de te­ner dia­be­tes y no ser cons­cien­tes. En 2016 el Mi­nis­te­rio de Sa­lud aler­tó por una epi­de­mia de la en­fer­me­dad que anual­men­te ma­ta a 20.000 per­so­nas. Cer­ca de 8 mi­llo­nes de los cer­ca de 29 mi­llo­nes de ca­sos de dia­be­tes en Es­ta­dos Uni­dos no es­tán diag­nos­ti­ca­dos, se­gún la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Dia­be­tes.

“Us­ted pue­de te­ner azú­car en la san­gre anor­mal por un tiem­po y no pre­sen­tar sín­to­mas”, ex­pli­ca Ri­vas. Se­ña­les su­ti­les co­mo se­que­dad de bo­ca, sen­sa­ción de mu­cha sed, ori­nar mu­cho y te­ner vi­sión bo­rro­sa son mu­chas ve­ces ig­no­ra­das.

¿Có­mo pro­te­ger­se?

Há­ga­se una prue­ba de de­tec­ción de dia­be­tes ca­da 3 años a par­tir de los 45 años. Si tie­ne so­bre­pe­so u otros fac­to­res de ries­go co­mo pre­sión ar­te­rial al­ta o co­les­te­rol al­to, el doc­tor Ri­vas re­co­mien­da ha­cer­lo con más fre­cuen­cia.

HEPATITIS C: IN­FEC­CIÓN EN EL HÍ­GA­DO

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, OMS, ca­da día más de 1 mi­llón de per­so­nas con­traen una in­fec­ción de trans­mi­sión

se­xual, y al pa­re­cer el ries­go de con­traer he­pa­tits C por vía se­xual es ma­yor de lo que se pen­sa­ba. Se creía que es­ta se trans­mi­tía so­bre to­do por con­tac­to san­guí­neo.

En Co­lom­bia se es­ti­ma que más de 300.000 per­so­nas es­tán in­fec­ta­das con el vi­rus C y la gran ma­yo­ría de ellas no han si­do diag­nos­ti­ca­das por­que es una en­fer­me­dad si­len­cio­sa. Con fre­cuen­cia, la in­fec­ción se diag­nos­ti­ca por otros mo­ti­vos, al en­con­trar al­te­ra­cio­nes en los exá­me­nes de una re­vi­sión ru­ti­na­ria.

¿Có­mo pre­ve­nir­lo?

No es ob­vio pa­ra mu­chos, pe­ro pro­te­ger­se en las re­la­cio­nes se­xua­les es fun­da­men­tal, se­gún ase­gu­ra Car­los Eduar­do Pé­rez Díaz, in­fec­tó­lo­go en el Hos­pi­tal de la Sa­ma­ri­ta­na y clí­ni­ca Marly. “Si se en­tien­den y des­mi­ti­fi­can las en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual se po­drían pre­ve­nir. Hay 70 mi­llo­nes de per­so­nas con­ta­gia­das en el mun­do y 49 % son mu­je­res y de­trás vie­nen los ni­ños”. En al­gu­nas per­so­nas, los fár­ma­cos más re­cien­tes pue­den erra­di­car el vi­rus.

GLAU­CO­MA: PO­DRÍA PRO­DU­CIR CE­GUE­RA

Las mu­je­res blan­cas no his­pa­nas cons­ti­tu­yen el gru­po más gran­de de per­so­nas con glau­co­ma, una afec­ción que le ro­ba su vi­sión da­ñan­do el ner­vio óp­ti­co y re­pre­sen­ta el 53 % de los ca­sos . “El cam­bio pue­de su­ce­der tan len­ta­men­te que no se no­ta nin­gu­na pér­di­da de vi­sión has­ta que la con­di­ción es­tá en una eta­pa avan­za­da – ex­pli­ca Ri­vas–. Su ce­re­bro lle­na la par­te que fal­ta con la in­for­ma­ción de la zo­na cir­cun­dan­te, por lo que no per­ci­be na­da ex­tra­ño, in­clu­so si su vi­sión es­tá res­trin­gi­da a un área bas­tan­te pe­que­ña”.

Si us­ted se tro­pie­za o golpea con fa­ci­li­dad qui­zá es­té per­dien­do la per­cep­ción de pro­fun­di­dad. Tam­bién si pre­sen­ta pro­ble­mas pa­ra con­du­cir por la no­che, ya que su ca­pa­ci­dad pa­ra dis­tin­guir en­tre la luz muy fi­na y la os­cu­ri­dad dis­mi­nu­ye. En to­dos los ti­pos de glau­co­ma, el ner­vio que co­nec­ta el ojo con el ce­re­bro es­tá da­ña­do de­bi­do a una pre­sión ocu­lar ele­va­da. El ti­po más co­mún de glau­co­ma (el de án­gu­lo abier­to) no sue­le mos­trar otros sín­to­mas apar­te de una pér­di­da gra­dual de la vi­sión.

¿Có­mo pre­ve­nir­lo?

La Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Op­to­me­tría re­co­mien­da ha­cer­se un exa­men de re­vi­sión a los 40 años, se­gui­do de exá­me­nes ca­da 2 a 4 años, de­pen­dien­do de sus fac­to­res de ries­go per­so­na­les. Des­pués de los 65 de­be ha­cer­se una re­vi­sión anual. El doc­tor Ri­vas re­co­mien­da vi­si­tar al of­tal­mó­lo­go, más que a un op­tó­me­tra.

AP­NEA DEL SUE­ÑO: LA RES­PI­RA­CIÓN SE DE­TIE­NE

El 80 % de las per­so­nas que pa­de­ce es­ta en­fer­me­dad no lo sa­be. Da­do que siem­pre se pro­du­ce mien­tras el afec­ta­do duer­me, es­te no es ca­paz de iden­ti­fi­car el pro­ble­ma. Al­gu­nas con­se­cuen­cias que se dan mien­tras es­tán des­pier­tos la de­la­ta. Se­gún Ri­vas, “en­tre los los fac­to­res de ries­go es­tán la edad, los há­bi­tos ali­men­ti­cios, la obe­si­dad y en­fer­me­da­des pul­mo­na­res de ba­se”. Tam­bién se pre­sen­ta más fre­cuen­te­men­te en hom­bres, sin em­bar­go, se­gún un es­tu­dio sue­co de 2012, has­ta la mi­tad de to­das las mu­je­res en­tre los 20 y 70 su­fren de ap­nea obs­truc­ti­va del sue­ño.

Así que si us­ted no se sien­te que des­can­só al le­van­tar­se y se sien­te ador­mi­la­do to­do el día, con­sul­te a su mé­di­co. Ri­vas agre­ga, “la ma­yo­ría de ve­ces quien se per­ca­ta de la ap­nea del sue­ño es el acom­pa­ñan­te o quien duer­me con la per­so­na que pa­sa pe­río­dos de se­gun­dos o in­clu­so mi­nu­tos sin res­pi­rar”.

¿Có­mo pre­ve­nir­lo?

Con­sul­te a su mé­di­co si tie­ne al­gu­na de las se­ña­les que se men­cio­na­ron. Es po­si­ble que ne­ce­si­te con­sul­tar a un es­pe­cia­lis­tas en me­di­ci­na del sue­ño.

Es­to ade­más de pre­sen­tar­le pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios a lar­go pla­zo, po­dría im­pli­car otro ti­po de pro­ble­mas di­ges­ti­vos co­mo re­flu­jo gás­tri­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.