Un “pa­ria”, pre­si­den­te de In­dia

Nom­bra­mien­to de Ram Ko­vind co­mo nú­me­ro dos del go­bierno ha­bla de más equi­dad en un país de cas­tas.

El Colombiano - - PORTADA - Por DA­NIEL ARMIROLA R.

El abo­ga­do Ram Nath Ko­vind, na­ci­do en una fa­mi­lia de “opri­mi­dos”, asu­mió es­te año la je­fa­tu­ra de Estado de su país. Lea có­mo lo lo­gró y cuál es su tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca.

De con­vi­vir en la in­fan­cia con quie­nes si­guen ha­cien­do los tra­ba­jos más su­cios en la In­dia, in­clu­so con quie­nes vi­ven en­tre la ba­su­ra, to­do por un sis­te­ma de cas­tas que de­ter­mi­na bue­na par­te de la co­ti­dia­ni­dad en la In­dia, Ram Nath Ko­vind pa­só el 25 de ju­lio a en­ca­be­zar el Estado du­ran­te cin­co años y, co­mo pre­si­den­te. Así se con­vir­tió en el se­gun­do en el po­der, des­pués de Na­ren­dra Mo­di, quien es el ac­tual pri­mer ministro.

Esa mis­ma edad te­nía cuan­do su ma­dre mu­rió, víc­ti­ma de un in­cen­dio cuan­do el te­cho de pa­ja del pe­que­ño ho­gar en el que vi­vía su fa­mi­lia pren­dió en fue­go. Po­co des­pués, esa ca­sa de ba­rro de la lo­ca­li­dad de Pa­raukh, en el estado de Ut­tar Pra­desh —el más po­bla­do del país—, co­lap­só. To­do eso mar­có la in­fan­cia del me­nor de sie­te hi­jos de Mai­ku­lal, per­te­ne­cien­te a la co­mu­ni­dad de los Ko­ri, “in­to­ca­bles” que se de­di­ca­ban a la te­je­du­ría.

¿Quié­nes son?

Los “in­to­ca­bles” son lla­ma­dos da­lit en la In­dia. Ese tér­mino es del sáns­cri­to y sig­ni­fi­ca “opri­mi­do”. Pe­ro en Oc­ci­den­te se les co­no­ce co­mo pa­rias. Se­gún las creen­cias hin­dúes, los pa­rias, da­lit, o in­to­ca­bles ni si­quie­ra per­te­ne­cen a una de las cua­tro var­na (cas­tas) del hin­duis­mo: brah­ma­nes, cha­trías, vais­hias y shu­drás. Es­to es, han so­por­ta­do mi­le­nios ex­clui­dos y mar­gi­na­dos por el sis­te­ma que ha im­pe­ra­do en su tie­rra. Lo más al­to a lo que, por tra­di­ción en ese país, po­dían as­pi­rar era a la­bo­res co­mo jor­na­le­ros sin tie­rra, ar­te­sa­nos o ar­tis­tas ca­lle­je­ros o la­van­de­ros de ro­pa.

En 1950, tras in­de­pen­di­zar­se del do­mi­nio co­lo­nial de Reino Uni­do y con­ver­tir­se en Re­pú­bli­ca de­mo­crá­ti­ca, In­dia abo­lió el sis­te­ma re­li­gio­so de cas­tas, lo que en el pa­pel le dio igua­les de­re­chos a los pa­rias. Pe­ro la si­tua­ción de de­sigual­dad, en la prác­ti­ca, cam­bia­ría muy po­co. Por ejem­plo, en­tre 1999 y 2003, hu­bo so­lo en el estado de Ra­yas­tán, más de 143 pa­rias vio­la­das y 93 ase­si­na­dos.

En diá­lo­go con EL CO­LOM­BIANO, Cha­ru La­ta Hogg, in­ves­ti­ga­do­ra aso­cia­da del Pro­gra­ma Asia del Ins­ti­tu­to Real de Asun­tos In­ter­na­cio­na­les (Chat­ham Hou­se), ex­pli­có que “tras las re­for­mas de 1950 se pue­de de­cir que no so­lo el sis­te­ma si­guió vi­gen­te en el plano cul­tu­ral, sino que aún per­mea pro­fun­da­men­te a la so­cie­dad en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, bu­ro­crá­ti­cos, po­lí­ti­cos, la­bo­ra­les e in­clu­so en la for­ma en que aún ope­ra la ley. Se pue­de de­cir que es un asun­to endémico en el país y es­tá in­crus­ta­do en la psi­co­lo­gía co­lec­ti­va”.

Luis Al­fon­so Ra­mí­rez Vidal,

ex­per­to en es­tu­dios cul­tu­ra­les y do­cen­te del De­par­ta­men­to de An­tro­po­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia coin­ci­dió, a la vez que ex­pli­có que “lo que ocu­rre en la In­dia evi­den­cia el he­cho de que los cam­bios cul­tu­ra­les to­man mu­cho tiem­po y no se dan por de­cre­to. En la ma­yo­ría de ca­sos la po­lí­ti­ca no pue­de rom­per esas cos­tum­bres de la no­che a la ma­ña­na”.

Avan­ce po­lí­ti­co y es­tra­te­gia

Pe­ro sin du­da, a pe­sar de que es mí­ni­mo el pro­gre­so de la ma­yo­ría de los pa­rias en la In­dia y per­sis­ten las de­sigual­da­des, el nom­bra­mien­to de Ko­vind en la Pre­si­den­cia —el se­gun­do “in­to­ca­ble” en lle­gar al car­go tras Ko­che­ril Na­ra­ya­nan (1997-2002)—, de­mues­tra que

al me­nos en cuan­to a po­lí­ti­ca, los da­lit es­tán con­so­li­dan­do cre­cien­te in­fluen­cia.

Pre­vio a es­to, Ko­vind tu­vo un len­to y gra­dual as­cen­so. Lo­gró es­tu­diar De­re­cho y se gra­duó en 1971, fun­gió co­mo abo­ga­do per­ma­nen­te del go­bierno cen­tral en la Cor­te Su­pre­ma (1980-1993), tras lo que se unió al Par­ti­do Bha­ra­ti­ya Ja­na­ta (Po­pu­lar) y fue dipu­tado al Par­la­men­to in­dio (19942006), así co­mo go­ber­na­dor de Bihar (2015-2017).

Pa­ra Hogg, el nom­bra­mien­to pre­si­den­cial de Ko­vind tie­ne do­ble in­ter­pre­ta­ción y se de­be ma­ti­zar su la­do po­si­ti­vo. Por un la­do se tie­ne el avan­ce de­mo­crá­ti­co de una co­mu­ni­dad siem­pre mar­gi­na­da en la so­cie­dad in­dia. Pe­ro por el otro el be- ne­fi­cio po­lí­ti­co que es­to im­pli­ca pa­ra quie­nes lo no­mi­na­ron.

“Pue­de tra­tar­se más del he­cho de que re­sul­ta es­tra­té­gi­co pa­ra el ofi­cia­lis­mo — Par­ti­do Bha­ra­ti­ya Ja­na­ta—, ase­gu­rar­se apo­yos ma­si­vos al nom­brar a un lí­der de esa co­mu­ni­dad du­ran­te las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y en la an­te­sa­la a fu­tu­ros co­mi­cios, sa­bien­do que la opo­si­ción tam­bién pre­sen­tó a una da­lit — Mei­ra Ku­mar, del Con­gre­so Na­cio­nal In­dio—. En­ton­ces no se tra­tó tan­to de un re­co­no­ci­mien­to de di­cho gru­po. Pe­ro en cual­quier ca­so, se evi­den­cia cre­cien­te re­le­van­cia po­lí­ti­ca de esa co­mu­ni­dad”, ex­pli­có.

Sea por el mo­ti­vo que sea, sin du­da pa­ra Ko­vind, nue­vo pre­si­den­te de la In­dia, los tiem­pos en que de­bía re­co­rrer 16 ki­ló­me­tros a pie pa­ra po­der es­tu­diar en la es­cue­la va­lie­ron la pe­na

FO­TO REUTERS

Du­ran­te más de 40 años de as­cen­so en los ám­bi­tos ju­rí­di­co y po­lí­ti­co, Ko­vind (de­re­cha) no se ol­vi­dó de su co­mu­ni­dad y la re­pre­sen­tó co­mo abo­ga­do, en el Par­la­men­to y en su par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.