EN LA MUER­TE DE UN AJE­DRE­CIS­TA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ÓS­CAR DO­MÍN­GUEZ os­car­do­min­guezg@outlook.com

No la­men­ta­mos la muer­te de don Efraim Co­rrea a los 97 años y mo­ne­das sino que ce­le­bra­mos su exis­ten­cia. Hu­bo lleno has­ta en el púl­pi­to la vez que lo des­pe­di­mos con mi­sa de dos ye­mas en la Igle­sia de San­ta Ger­tru­dis, en En­vi­ga­do.

Po­de­mos apli­car­le a él lo que le es­cri­bió su pai­sano Fer

nan­do Gon­zá­lez al pa­dre Ri­pol en la de­di­ca­to­ria del “Li­bro de los via­jes o de las pre­sen­cias”:

“El fin del hom­bre es dor­mir­se en el Si­len­cio. No se di­rá “mu­rió”, sino “lo re­co­gió el Si­len­cio”, y no ha­brá due­los, sino la fies­ta si­len­cio­sa, que es Si­len­cio”.

Los aje­dre­cis­tas asu­mi­mos que aho­ra jue­ga más allá del sol. La pe­lo­na le ga­nó la úl­ti­ma par­ti­da pe­ro no hay pro­ble­ma por­que dis­fru­ta­ba tan­to los triun­fos co­mo los re­ve­ses. El jue­go por el jue­go. Se go­zó la vida, aho­ra dis­fru­ta la muer­te.

No co­noz­co otro que a su edad si­guie­ra tan ac­ti­vo. La úl­ti­ma vez que ju­ga­mos tu­ve que pe­lar co­cos con la uña pa­ra ara­ñar­le unas ta­blas.

Sus co­le­gas tre­be­jis­tas le le­van­ta­mos es­ta­tua en la me­mo­ria, que la tu­vo bien afi­la­da. El me­mo­rio­so Fu­nes no le da­ba a los to­bi­llos.

Lo en­co­men­da­mos a la dio­sa Cais­sa, pa­tro­na del jue­go que tie­ne es­ta di­vi­sa: ”So­mos una fa­mi­lia”. Ten­drá a Dios a su de­re­cha. Cais­sa es­ta­rá al otro la­do pa­ra que no se cai­ga de nin­gún la­do de la ca­ma del in­fi­ni­to.

Qué ele­gan­cia la su­ya en su mo­ra­da fu­gaz, el ataúd. Que­dó co­mo pa­ra asis­tir a una fies­ta eter­na. La pin­ta, de ca­cha­co, bra­vía.

Que­da cla­ro que al la­do de su in­te­gri­dad, su apos­to­la­do aje­dre­cís­ti­co se­rá otra he­ren- cia que nos acom­pa­ña­rá has­ta que san Juan aga­che su co­lec­ción de de­dos.

Un co­le­ga su­yo en el mun­do blan­co y negro del ajedrez, Jai­me

Os­sa­ba, di­jo pre­sen­te a sus 85 años. Sin con­fir­mar sí lo di­go: el ejer­ci­cio de esa re­li­gión si­len­cio­sa lla­ma­da ajedrez pro­lon­ga la vida. Nos ha­ce in­mor­ta­les mien­tras es­ta­mos vi­vos…

Mi ve­cino de si­lla en la fu­ne­ra­ria, Ra­mi­ro Pa­rra, hi­zo el me­jor elo­gio: Era un hom­bre ín­te­gro, de los de an­tes. Nun­ca su­po de pa­tear el có­di­go pe­nal.

Ra­mi­ro la­men­tó la mano de co­rrup­tos que nos de­pa­ra la mo­der­ni­dad. Don Efra era uno de los úl­ti­mos sa­mu­ráis con im­pe­ca­ble hoja de vida.

Un pe­ca­di­llo co­me­ti­mos. Ter­mi­na­da la ce­re­mo­nia, en pleno atrio, apro­ve­cha­mos la des­pe­di­da pa­ra mi­rar­nos las arru­gas que nos va di­bu­jan­do el al­ma­na­que. Unos con más acha­ques que otros, pe­ro en la ju­ga­da, ejer­cien­do el sor­pren­den­te ofi­cio – y re­ga­lo - de es­tar vi­vos. Y tra­tan­do de clo­nar la ex­qui­si­ta pul­cri­tud del cua­si­cen­te­na­rio en­vi­ga­de­ño del ba­rrio Me­sa.

La ma­ni­fes­ta­ción de quie­nes fui­mos a des­pe­dir a un jus­to, pa­ra de­cir­lo con el li­bro gor­do, la Bi­blia, se di­sol­vió pa­cí­fi­ca­men­te, in­for­mó la po­li­cía. Re­gre­sa­mos a ca­si­ta a mi­mar pa­te­ga­lli­nas y ave­ria­das prós­ta­tas. Nos ale­gró ha­ber­le po­di­do dar un rui­do­so adiós, don Efra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.