TRA­VE­SU­RAS BRI­TÁ­NI­CAS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por RODRIGO BO­TE­RO MON­TO­YA re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Una ca­rac­te­rís­ti­ca de la for­ma co­mo los in­gle­ses, lue­go los bri­tá­ni­cos, han ma­ne­ja­do las gran­des cues­tio­nes gu­ber­na­men­ta­les es la del prag­ma­tis­mo en te­mas do­més­ti­cos, com­bi­na­do con la lu­ci­dez en la con­duc­ción de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les con vi­sión de lar­go pla­zo. Esa pe­cu­lia­ri­dad le per­mi­tió al Reino Uni­do man­te­ner la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca en me­dio de los gran­des cam­bios eco­nó­mi­cos y so­cia­les ori­gi­na­dos en la Re­vo­lu­ción In­dus­trial y pro­yec­tar­se ha­cia el res­to del mun­do co­mo una po­ten­cia co­mer­cial y mi­li­tar de pri­mer or­den.

La de­no­mi­na­da Re­vo­lu­ción Glo­rio­sa de 1688 pu­so fin al in­ten­to ab­so­lu­tis­ta del úl­ti­mo de los Es­tuar­do, el rey Ja­co­bo II. El arre­glo re­sul­tan­te, con el nom­bra­mien­to de un no­ble ho­lan­dés, Guillermo de Oran­ge, pa­ra que ocu­pa­ra el trono con su es­po­sa Mary, ba­jo de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes, mo­di­fi­có la re­la­ción en­tre la Co­ro­na y el Par­la­men­to, el cual pa­só a ser la fuen­te efec­ti­va del po­der po­lí­ti­co. Es­ta trans­for­ma­ción, y los cam­bios re­li­gio­sos que tu­vie­ron lu­gar, re­qui­rie­ron gran fle­xi­bi­li­dad por par­te de los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, al igual que la vo­lun­tad pa­ra acep­tar so­lu­cio­nes transac­cio­na­les a los con­flic­tos que po­drían con­si­de­rar­se iló­gi­cas o irra­cio­na­les, en sen­ti­do es­tric­to.

Así por ejem­plo, al efec­tuar­se la in­cor­po­ra­ción del reino de Es­co­cia al reino de In­gla­te­rra en 1707, pa­ra cons­ti­tuir el Reino Uni­do de la Gran Bre­ta­ña, se acor­dó que el mo­nar­ca de In­gla­te­rra, quien era la ca­be­za de la Igle­sia An­gli­ca­na, tam­bién se­ría la ca­be­za de una re­li­gión di­fe­ren­te, la Igle­sia Pres­bi­te­ria­na de Es­co­cia. La Rei­na Vic­to­ria asis­tía a ce­re­mo­nias re­li­gio­sas de acuer­do al ri­to an­gli­cano cuan­do es­ta­ba en su se­de, y de acuer­do al ri­to pres­bi­te­riano cuan­do iba al Castillo de Bal­mo­ral en Es­co­cia.

Una cons­tan­te de la tra­di­ción di­plo­má­ti­ca bri­tá­ni­ca ha si­do el man­te­ni­mien­to del equi­li­brio de po­der en Eu­ro­pa, lo cual im­pli­ca­ba opo­ner­se a cual­quier na­ción que in­ten­ta­ra es­ta­ble­cer una he­ge­mo­nía en el Con­ti­nen­te. Su con­di­ción geo­grá­fi­ca in­su­lar le ha per­mi­ti­do al Reino Uni­do par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en los asun­tos eu­ro­peos, con­ser­van­do al mis­mo tiem­po cier­ta re­ser­va. Asig­nar­le a lo lar­go del tiem­po la prio­ri­dad ade­cua­da a los ob­je­ti­vos do­més­ti­cos y los in­ter­na­cio­na­les, den­tro de los pa­rá­me­tros de un or­de­na­mien­to ins­ti­tu­cio­nal sui ge­ne­ris, pre­su­po­ne la efi­ca­cia gu­ber­na­men­tal, im­ple­men­ta­da por una cla­se po­lí­ti­ca com­pe­ten­te y se­ria. Esos re­qui­si­tos han bri­lla­do por su au­sen­cia du­ran­te el de­ba­te res­pec­to a las re­la­cio­nes del Reino Uni­do con la Unión Eu­ro­pea.

An­te un te­ma de im­por­tan­cia vi­tal, los di­ri­gen­tes bri­tá­ni­cos han ac­tua­do con una fri­vo­li­dad des­con­cer­tan­te. Al­gu­nos de ellos, co­mo el ac­tual ministro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Bo­ris John­son, se com­por­ta­ron co­mo si fue­ra di­ver­ti­do in­vi­tar a la na­ción a dar un sal­to al va­cío. Lue­go de la de­rro­ta elec­to­ral del go­bierno en las elec­cio­nes con­vo­ca­das por The­re­sa May, fi­gu­ras co­mo Phi­lip Ham­mond, Chan­ce­llor of the Ex­che­quer es­tán su­gi­rien­do una ver­sión blan­da de Bre­xit. Han sur­gi­do fór­mu­las in­ge­nio­sas pa­ra de­mo­rar la sa­li­da de la Unión Eu­ro­pea e in­clu­si­ve anu­lar­la ba­jo otro go­bierno. La via­bi­li­dad de es­tas pro­pues­tas va a de­pen­der de la to­le­ran­cia de los lí­de­res eu­ro­peos ha­cia cier­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes de hu­mor bri­tá­ni­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.