¡In­do­len­cia!

Ca­da 28 mi­nu­tos una mu­jer es víc­ti­ma de vio­len­cia se­xual en Co­lom­bia, se­gún la Fis­ca­lía. ¿Qué pa­sa?

El Colombiano - - PORTADA - Por RI­CHARD AGUI­RRE FER­NÁN­DEZ

Ca­da 12 mi­nu­tos una mu­jer es agre­di­da por su pa­re­ja o ex­pa­re­ja en el país, se­gún la Fis­ca­lía y Me­di­ci­na Le­gal. La ci­fra asus­ta, pe­ro, tris­te­men­te, es la reali­dad.

Da­tos co­mo es­te se die­ron a co­no­cer es­ta se­ma­na en el de­ba­te de con­trol po­lí­ti­co que ci­tó la se­na­do­ra Claudia Ló­pez a los mi­nis­te­rios de Justicia, Edu­ca­ción y Sa­lud, en el que pre­sen­tó un in­for­me so­bre la vio­len­cia con­tra la mu­jer con ci­fras ofi­cia­les que no de­jan bien pa­ra­das las po­lí­ti­cas de gé­ne­ro. Es de ano­tar que di­cho de­ba­te fue no­ti­cia, pe­ro por­que reinó el au­sen­tis­mo. En es­te se ex­pu­so, por ejem­plo que los fe­mi­ni­ci­dios pa­sa­ron de 100 en 2015 a 204 en lo que va co­rri­do del 2017. “Son de­li­tos que cre­cen y cre­cen y es inad­mi­si­ble que ten­ga­mos to­da­vía 96 % de im­pu­ni­dad”, re­cla­ma Ló­pez.

¡Sin justicia!

Bea­triz Quintero, de la Red Na­cio­nal de Mu­je­res, lla­ma la aten­ción de la so­cie­dad pa­ra que los dis­tin­tos ti­pos de vio­len­cia con­tra la mu­jer no sean tra­ta­dos co­mo un te­ma de se­gun­do ni­vel. “Es­ta vio­len­cia y sus múl­ti­ples ma­ni­fes­ta­cio­nes no de­ben sa­lir del de­ba­te pú­bli­co ni ser ig­no­ra­da”, se­ña­la.

La se­na­do­ra Ló­pez ca­li­fi­ca es­tos ata­ques co­mo una “pan­de­mia” y ase­gu­ra que por más le­yes, nor­mas y he­rra­mien­tas pa­ra pro­te­ger­las, aún no hay quie­nes las ha­gan cum­plir, ade­más, se­ña­la que las po­lí­ti­cas se con­cen­tran en las ciu­da­des ca­pi­ta­les, don­de hay más abu­sos, pe­ro se ol­vi­dan de los mu­ni­ci­pios, don­de hay ma­yor ta­sa de ca­sos por mil ha­bi­tan­tes, co­mo en Cá­co­ta (Nor­te de San­tan­der), Paz de Ari­po­ro (Ca­sa­na­re) y Pa­ra­te­bueno (Cun­di­na­mar­ca), que son los que en­ca­be­zan el ran­quin.

“En las ofi­ci­nas e ins­ti­tu­cio­nes a las que acu­den las mu­je­res en los mu­ni­ci­pios in­ter­me­dios y ru­ra­les no hay justicia y en las ciu­da­des sí la hay, pe­ro in­efi­cien­te”, agre­ga Ló­pez.

La re­pre­sen­tan­te de la Red Na­cio­nal sos­tie­ne que la mu­jer no es res­pon­sa­ble de lo que es­tá vi­vien­do. “Exi­gi­mos que nos ga­ran­ti­cen y res­pe­ten los de­re­chos. Ne­ce­si­ta­mos que las nor­mas se cum­plan, la vio­len­cia es inacep­ta­ble”.

El Se­na­do, sin quo­rum

Los con­sul­ta­dos sos­tie­nen que el au­sen­tis­mo re­gis­tra­do du­ran­te la plenaria del pa­sa­do

mar­tes es una es­pe­cie de ra­dio­gra­fía so­bre lo que su­ce­de en Co­lom­bia. A po­cos les im­por­ta es­te fe­nó­meno o sim­ple­men­te lo per­ci­ben co­mo un te­ma de se­gun­da ca­te­go­ría, co­mo lo plan­tea la re­pre­sen­tan­te de la Red Na­cio­nal.

“Hay una preo­cu­pa­ción ge­ne­ral por el au­men­to de fe­mi­ni­ci­dios y de vio­len­cia de gé­ne­ro, pe­ro es in­creí­ble el de­sin­te­rés de los con­gre­sis­tas, se su­po­ne que ellos son el re­fle­jo de la so­cie­dad”, la­men­ta Quintero. Agre­ga que la pre­gun­ta que que­da en el am­bien­te es si no les im­por­ta.

La se­na­do­ra del Par­ti­do Li­be­ral Vi­via­ne Mo­ra­les, en el de­ba­te, cri­ti­có la au­sen­cia de los con­gre­sis­tas hom­bres y los

cues­tio­nó por lo que con­si­de­ró una fal­ta de so­li­da­ri­dad en un te­ma im­por­tan­te pa­ra las mu­je­res en el país.

¿Qué di­ce el Go­bierno?

Mart­ha Or­dó­ñez, con­se­je­ra pre­si­den­cial pa­ra la Equi­dad de la Mu­jer, sos­tie­ne que es­ta de­pen­den­cia fun­cio­na co­mo un rec­tor, que se en­car­ga de dar lí­nea, asis­ten­cia téc­ni­ca al Go­bierno y a los en­tes te­rri­to­ria­les en la for­mu­la­ción de las po­lí­ti­cas que ve­len por la pro­tec­ción de los de­re­chos.

“Trans­ver­sa­li­za­mos el en­fo­que de gé­ne­ro, bus­can­do igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res, y nos vin­cu­la­mos a cam­pa­ñas que apun­ten en es­te sen­ti­do. Por ejem­plo, nos su­ma­mos a la cam­pa­ña He for she (El por ella) de ONU Mu­je­res, que bus­ca a hom­bres que apo­yen el em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino”.

La se­na­do­ra Ló­pez la­men­ta que la Con­se­je­ría no tie­ne su­fi­cien­tes “dien­tes” pa­ra cam­biar es­tas con­di­cio­nes. An­te es­to, Or­dó­ñez ex­pli­ca que su ofi­ci­na fue crea­da pa­ra ha­blar­les al oí­do al pre­si­den­te y a los mi­nis­tros, pe­ro que no cuen­ta con pre­su­pues­to ni per­so­nal. “Te­ne­mos 18 mu­je­res en­car­ga­das de ir a las re­gio­nes pa­ra ase­so­rar al­cal­días y go­ber­na­cio­nes”.

Sos­tie­ne que pa­ra for­ta­le­cer la Con­se­je­ría, de­be­ría te­ner au­to­no­mía po­lí­ti­ca y fi­nan­cie­ra, que es una pro­pues­ta que ha sur­gi­do de di­fe­ren­tes con­gre­sis­tas y gru­pos de­fen­so­res de mu­je­res. Ba­jo es­tas con­di­cio­nes el en­te es­ta­ría en ca­pa­ci­dad de te­ner, mí­ni­mo una ase­so­ra por ca­da de­par­ta­men­to y ma­yor con­tac­to con los pro­ble­mas y di­fi­cul­ta­des que evi­den­cien las mu­je­res en las re­gio­nes

FO­TO SSTOCK

En el Con­gre­so se die­ron a co­no­cer es­ta y otras dra­má­ti­cas ci­fras de un in­for­me so­bre vio­len­cia de gé­ne­ro en el país. El au­sen­tis­mo reinó y mo­ti­vó crí­ti­cas de la ban­ca­da fe­me­ni­na y de en­ti­da­des de­fen­so­ras de sus de­re­chos. Acá, el aná­li­sis de por qué si­gue el fla­ge­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.