Pres­ta­ción de ser­vi­cios, do­lor de ca­be­za sin diag­nós­ti­co

La pro­ble­má­ti­ca por el sis­te­ma pen­sio­nal pue­de te­ner un fu­tu­ro os­cu­ro si se con­ti­núa ma­si­fi­can­do la con­tra­ta­ción tem­po­ral en Co­lom­bia.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por JU­LIÁN AMOROCHO BE­CE­RRA FA­BIÁN RI­VAS

En un mer­ca­do la­bo­ral es­tre­cho y com­pe­ti­ti­vo, pa­ra mu­chos pro­fe­sio­na­les en Co­lom­bia la me­jor op­ción pa­ra em­plear­se es un con­tra­to a tér­mino fi­jo, co­no­ci­dos co­mo Con­tra­tos de Pres­ta­ción de Ser­vi­cios (CPS).

Sin em­bar­go, es­ta for­ma de con­tra­ta­ción se vie­ne des­bor­dan­do ha­ce va­rios años en Co­lom­bia aun­que no exis­tan in­di­ca­do­res cla­ros y vi­gen­tes.

El úl­ti­mo ja­lón de ore­jas ocu­rrió en ju­nio, cuan­do la Corte Cons­ti­tu­cio­nal ad­vir­tió que “el uso in­dis­cri­mi­na­do de con­tra­tos de pres­ta­ción de ser­vi­cios cons­ti­tu­ye una vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de la Cons­ti­tu­ción”, en una sen­ten­cia que res­tau­ró los de­re­chos de Ma­ría Eu­ge­nia Ley­ton, em­plea­da del Dis­tri­to de Bo­go­tá a quien le can­ce­la­ron su con­tra­to de for­ma uni­la­te­ral.

Lo más gra­ve de es­te pro­ble­ma es que no es­tá diag­nos­ti­ca­do. Las cifras del por­cen­ta­je de co­lom­bia­nos que tra­ba­jan ba­jo esa fi­gu­ra no es­tán ac­tua­li­za­das por el Go­bierno y los en­tes in­de­pen­dien­tes, co­mo las or­ga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, di­fie­ren en sus estadísticas.

Pa­ra 2016, el por­cen­ta­je de ocu­pa­dos con­si­de­ra­dos con em­pleo pre­ca­rio, es de­cir, tra­ba­jan­do sin con­tra­to, con uno por CPS o con em­pre­sas de ser­vi­cios tem­po­ra­les o coope­ra­ti­vas al­can­zó un 73,8%, se­gún la Es­cue­la Na­cio­nal Sin­di­cal.

La CUT tie­ne que el 62% de los tra­ba­ja­do­res pú­bli­cos son con­tra­tis­tas y las úl­ti­mas cifras que se co­no­cen por par­te del Mi­nis­te­rio del Tra­ba­jo son de ha­ce cin­co años, e in­di­can que en el sec­tor pú­bli­co, se en­con­tró que por 100 em­plea­dos de plan­ta hay 107 por CPS.

To­dos coin­ci­den en que

de­ben ser más de 10 mi­llo­nes de co­lom­bia­nos con­tra­ta­dos ba­jo es fi­gu­ra, pe­ro, lla­ma la aten­ción, al con­sul­tar con el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo, que no ten­gan es­ta in­for­ma­ción, pues, du­ran­te el go­bierno Santos, mes a mes, se ha plan­tea­do la re­duc­ción del des­em­pleo, pe­ro no hay lu­ces so­bre es­te ti­po de con­tra­ta­ción.

Pa­ra quie­nes tie­nen que tra­ba­jar ba­jo esa fi­gu­ra se con­vier­te en un do­lor de ca­be­za. No hay es­ta­bi­li­dad, el sa­la­rio

lle­ga si mes a mes se pre­sen­ta un in­for­me de cum­pli­mien­to de fun­cio­nes, en oca­sio­nes re­sul­tan tra­ba­jan­do gra­tis mien­tras les au­to­ri­zan un nue­vo con­tra­to y, si se tra­ta del Es­ta­do, la con­ti­nui­dad en de­pen­de de la recomendación política.

Lo más gra­ve, por cuen­ta de las re­co­men­da­cio­nes, es que los Con­tra­tos de Pres­ta­ción de Ser­vi­cios pue­den con­ver­tir­se en la for­ma de crear nó­mi­nas pa­ra­le­las, lo que mo­ti­vó la pre­sen­ta­ción de un pro­yec­to de ley pa­ra li­mi­tar es­te ti­po de con­tra­ta­ción a no más del 30% de per­so­nal que po­sea un ins­ti­tu­ción pú­bli­ca. En es­te ca­so, tam­po­co hay un dic­ta­men de los or­ga­nis­mos de con­trol.

En el sec­tor pri­va­do, se­gún Iván Ja­ra­mi­llo, in­ves­ti­ga­dor del Ob­ser­va­to­rio La­bo­ral de la U. del Ro­sa­rio, afir­ma que “es im­po­si­ble ob­te­ner una ci­fra de omi­sión de de­re­chos. Re­cla­mar es muy com­pli­ca­do por­que com­pro­me­te sus in­gre­sos”.

Tar­ci­sio Mo­ra, di­ri­gen­te de la Cen­tral Uni­ta­ria de Tra­ba­ja­do­res, CUT, y ac­tual di­rec­ti­vo de Fe­co­de, ase­gu­ró que es­ta fi­gu­ra de con­tra­ta­ción “se ha vuel­to un co­mo­dín y es en reali­dad una es­cla­vi­tud, por­que es­tos tra­ba­ja­do­res no tie­nen nin­gún po­der pa­ra to­mar de­ci­sio­nes. Se nom­bran es pa­ra obe­de­cer. Un tra­ba­ja­dor de CPS es un tra­ba­ja­dor con mie­do, por­que sien­te su ca­be­za en la lí­nea siem­pre”

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.