“Es un mal ejem­plo que ase­si­nos ten­gan 10 cu­ru­les en el Se­na­do ”

La pre­can­di­da­ta del Cen­tro D., Pa­lo­ma Va­len­cia afir­mó que es ur­gen­te des­po­li­ti­zar las CAR.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por ÓSCAR AN­DRÉS SÁNCHEZ Á. COR­TE­SÍA

La se­na­do­ra Pa­lo­ma Va­len­cia com­bi­na su rol de pre­can­di­da­ta pre­si­den­cial con el de ma­má de una be­bé de me­ses, Ama­po­la. Por eso, en los fo­ros siem­pre la acom­pa­ña una en­fer­me­ra, que le ayu­da a cui­dar­la mien­tras ella in­ter­vie­ne.

“Es du­ro com­bi­nar la política con la ma­ter­ni­dad. La gen­te la quie­re mu­cho, pe­ro es una exi­gen­cia gran­de pa­ra am­bas, por­que pa­ra po­der­la ver y no des­cui­dar­la me to­ca lle­var­la a mu­chos via­jes”, afir­mó.

Has­ta ha­ce cua­tro años era so­lo co­no­ci­da co­mo ana­lis­ta en me­dios de co­mu­ni­ca­ción, y hoy es una de las cartas pre­si­den­cia­les de su par­ti­do. En en­tre­vis­tas con EL CO­LOM­BIANO afir­mó que la no­ti­cia de que Iván Már­quez se­rá ca­be­za de lis­ta de las Farc es la prue­ba de que quie­nes hi­cie­ron cam­pa­ña por el No ja­más le min­tie­ron al país.

¿Por qué la indigna la no­ti­cia de Már­quez si ya las Farc de­ja­ron las ar­mas?

“En la im­ple­men­ta­ción han que­da­do en evi­den­cia to­dos los be­ne­fi­cios pa­ra la Farc y la fal­ta de lí­mi­tes fren­te a las san­cio­nes que me­re­cen. Es tris­te pa­ra la me­mo­ria de las víc­ti­mas que ge­no­ci­das, nar­co­tra­fi­can­tes, ase­si­nos y se­cues­tra­do­res pue­dan ir al Con­gre­so. Már­quez ya es­tá ele­gi­do; ni si­quie­ra ne­ce­si­ta vo­tos. Es un ejem­plo ne­ga­ti­vo que ten­gan 10 cu­ru­les ase­gu­ra­das en el Se­na­do. Cuan­do es­te Go­bierno ini­ció el Eln es­ta­ba prác­ti­ca­men­te des­apa­re­ci­do y hoy tie­nen un plan pis­to­la y ha di­na­mi­ta­do el oleo­duc­to Ca­ño Li­món - Co­ve­ñas 38 ve­ces es­te año. Así bus­can el tra­ta­mien­to de re­yes que se le es­tá dan­do a las Farc”.

¿Es­te es su mo­men­to, o es­tá ha­cien­do es­te ejer­ci­cio pa­ra ha­cer ca­rre­ra?

“Eso pa­ra mí es se­cun­da­rio. Es el turno de que las ideas uri­bis­tas vuel­van a go­ber­nar. Lo que me in­tere­sa, in­de­pen­dien­te de quien sea el can­di­da­to, es que go­bier­nen esas ideas en 2018”.

¿Si us­ted es ele­gi­da pre­si­den­ta, que tan­to la in­flui­ría el ex­pre­si­den­te Uri­be?

“El pre­si­den­te Uri­be es un sím­bo­lo de lo que se pue­de ha­cer por el país. Es ins­pi­ra­ción, ejem­plo y un con­se­je­ro al cual re­cu­rri­ría, no so­lo por su ex­pe­rien­cia sino por su crea­ti­vi­dad des­bor­da­da pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas”.

¿Có­mo in­ter­pre­ta la ba­ja en la in­ver­sión pa­ra el 2018?

“Pri­me­ro, so­li­da­ri­dad con los de­por­tis­tas, que han te­ni­do re­sul­ta­dos ex­tra­or­di­na­rios y el Es­ta­do ha­bía en­ten­di­do que ha­bía que apo­yar­los. Es­te Go­bierno di­la­pi­dó la mayor bo­nan­za en la his­to­ria del país, la pe­tro­le­ra, en po­ti­li­que­ría y com­pra de go­ber­na­bi­li­dad. Por eso, ese pre­su­pues­to es­tá cas­ti­gan­do la in­clu­sión so­cial; pe­ro sí hay re­cur­sos pa­ra el te­rro­ris­mo. Pa­ra sub­sa­nar esa si­tua­ción ha crea­do im­pues­tos, ge­ne­ran­do des­con­fian­za in­ver­sio­nis­ta”.

¿De qué ma­ne­ra se “di­la­pi­dó” esa bo­nan­za pe­tro­le­ra?

“Santos cre­ció en 76.000 per­so­nas el nú­me­ro de con­tra­tis­tas del Es­ta­do y en más de 17.000 los pues­tos de plan­ta. Eso sin con­tar las agen­cias que creó y lue­go des­apa­re­ció, con suel­dos gi­gan­tes­cos, que no han sig­ni­fi­ca­do me­jo­ras en la efec­ti­vi­dad”.

¿Com­par­te los re­pa­ros del fis­cal ge­ne­ral al de­cre­to so­bre los bie­nes de las Farc?

“Coin­ci­do con el fis­cal. Es gra­ve que se per­mi­ta esa ope­ra­ción de la­va­do de ac­ti­vos. Van a uti­li­zar esos re­cur­sos, no so­la­men­te pa­ra in­dem­ni­zar a sus víc­ti­mas, que de­be­ría ser el úni­co pro­pó­si­to, sino pa­ra in­dem­ni­zar víc­ti­mas en ge­ne­ral, pa­ra ha­cer política y pa­ra en­tre­gar­les di­ne­ro a sus pro­pios miem­bros”.

Qué pien­sa de las con­sul­tas te­rri­to­ria­les, ¿es­tán fre­nan­do la in­ver­sión mi­ne­ra?

“La co­mu­ni­dad es­tá sin­tien­do que la mi­ne­ría y el pe­tró­leo no son bue­nos ne­go­cios, por­que so­lo les han que­da­do da­ños am­bien­ta­les y di­fi­cul­ta­des so­cia­les. Te­ne­mos que reformar el pro­ce­so de li­cen­cia­mien­to y per­mi­tir que ha­ya un ade­lan­to de uti­li­da­des pa­ra pa­gar re­ga­lías. Así las in­ver­sio­nes se ha­cen pre­vias al desa­rro­llo del pro­yec­to. Ne­ce­si­ta­mos una vi­sión te­rri­to­rial que no se li­mi­te a los con­ce­jos mu­ni­ci­pa­les sino que ha­ya más par­ti­ci­pa­ción. Es ur­gen­te des­po­li­ti­zar las CAR”.

¿Cuál es su pro­pues­ta pa­ra au­men­tar las opor­tu­ni­da­des de em­pleo?

“Hay un des­em­pleo ju­ve­nil en hom­bres del 12 % y en mu­je­res del 21 %. Hay 586.000 jó­ve­nes que ni tra­ba­jan, ni es­tu­dian, ni es­tán bus­can­do em­pleo. Exis­ten 4,5 mi­llo­nes de mi­cro­ne­go­cios en Co­lom­bia y el 80.8 % del em­pleo lo ge­ne­ran las mipy­mes. Es­to sig­ni­fi­ca que hay un gran es­pí­ri­tu em­pren­de­dor, pe­ro se des­di­bu­ja por­que la ta­sa se su­per­vi­ven­cia de las em­pre­sas es ba­ja. El Es­ta­do de­be se­lec­cio­nar sec­to­res so­bre­sa­lien­tes pa­ra que ge­ne­rar lí­neas de cre­ci­mien­to e in­ver­sión”.

¿Y de dón­de el ca­pi­tal pa­ra fi­nan­ciar a los pe­que­ños em­pre­sa­rios?

“Ne­ce­si­ta­mos una re­gu­la­ción fuer­te so­bre los ban­cos pa­ra que ha­ya ver­da­de­ro ac­ce­so al cré­di­to, pe­ro que al mis­mo tiem­po se cree un es­pa­cio fi­nan­cie­ro a tra­vés de fon­dos de ca­pi­tal de ries­go y ca­pi­tal pri­va­do que fi­nan­cien el em­pren­di­mien­to. Tam­bién per­mi­tir que par­te del aho­rro pen­sio­nal sea em­plea­do en es­tas ini­cia­ti­vas”.

¿Que ha­ría pa­ra me­jo­rar los ser­vi­cios de sa­lud?

“Es im­por­tan­te de­pu­rar las deu­das del sis­te­ma y ge­ne­rar, con una ga­ran­tía del Es­ta­do de un bi­llón de pe­sos, ca­pa­ci­dad pa­ra que la ban­ca le pres­te a las EPS, se sa­neen y el Es­ta­do tam­bién. Si no se va a que­brar to­do el sis­te­ma. Ne­ce­si­ta­mos ge­ne­rar re­des de IPS pa­ra que los pa­cien­tes pue­dan es­co­ger y ha­ya com­pe­ten­cia. Lo otro es ale­jar la po­li­ti­que­ría de la sa- lud. Mu­chas ESE tie­nen car­gos pa­ra pa­gar vo­tos. Lo úl­ti­mo es per­mi­tir que el usua­rio ca­li­fi­que el ser­vi­cio y esa ca­li­fi­ca­ción genere con­se­cuen­cias”.

¿Cuá­les se­rán las con­se­cuen­cias de la cap­tu­ra del se­na­dor Ber­nar­do Elías, del Par­ti­do de La U?

“Uno es­pe­ra­ría que es­tos es­cán­da­los de co­rrup­ción sir­van pa­ra de­mos­trar­les a los co­rrup­tos que la gen­te es­tá can­sa­da y que hay vo­lun­tad de las ins­ti­tu­cio­nes pa­ra de­fen­der lo pú­bli­co”.

Pe­ro Elías fue pri­me­ro uri­bis­ta y aho­ra es san­tis­ta...

“Re­sul­ta que aho­ra to­dos lo co­rrup­tos son uri­bis­tas, cuan­do han vo­ta­do en los úl­ti­mos ocho años con el ac­tual Go­bierno, se han be­ne­fi­cia­do de sus vo­tos y par­ti­ci­pa­ron en la Uni­dad Na­cio­nal. Es gra­ve que no asu­man esos es­cán­da­los y se los quie­ren en­dil­gar al uri­bis­mo”.

¿Quién va a ser el can­di­da­to de Santos, Ger­mán Var­gas o Hum­ber­to de la Ca­lle?

“La pre­gun­ta se­ría me­jor, ¿quién va a que­rer car­gar el Inri de es­te Go­bierno? No veo que na­die va­ya a re­co­ger el tris­te le­ga­do del pre­si­den­te Santos. Se que­da­rá sin can­di­da­to, no por­que él no quie­re apo­yar a al­guno, sino por­que di­fí­cil­men­te al­guien va­ya a acep­tar su apo­yo.

¿Có­mo in­ter­pre­ta el si­len­cio de sec­to­res de iz­quier­da fren­te a Ve­ne­zue­la?

“Uno pue­de es­tar en cual­quier ideo­lo­gía política, pe­ro si uno es de­mó­cra­ta, tie­ne que re­cha­zar la dic­ta­du­ra de Ve­ne­zue­la. Que ha­ya si­len­cio por par­te de al­gu­nos sec­to­res de iz­quier­da fren­te a la vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de los de­re­chos de la opo­si­ción y la di­so­lu­ción de­mo­crá­ti­ca, es por­que pre­mian esa de­ci­sión”

“El Eln es­ta­ba ca­si des­apa­re­ci­do cuan­do ini­ció es­te Go­bierno, y ya tie­ne plan pis­to­la y ha ata­ca­do 38 ve­ces es­te año la in­fra­es­truc­tu­ra pe­tro­le­ra”.

FOTO

Se­gún Va­len­cia, el pre­si­den­te Santos bus­ca te­ner el con­trol de los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les con la re­for­ma política.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.