¿Qué hay tras el alla­na­mien­to a la ca­sa de Ma­na­fort?

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por DANIEL ARMIROLA R.

El ca­so Ru­sia­ga­te to­ma ai­re tras la ac­ción de los fe­de­ra­les pa­ra re­ca­bar evi­den­cia del ex­je­fe de cam­pa­ña de Trump.

El Bu­ró Fe­de­ral de In­ves­ti­ga­cio­nes (FBI) reali­zó un ope­ra­ti­vo el pa­sa­do 28 de ju­lio en la ca­sa de Paul Ma­na­fort, ex­je­fe de cam­pa­ña de Do­nald Trump, en bus­ca de do­cu­men­tos que po­drían pro­bar los ne­xos del mag­na­te y ac­tual pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos con el go­bierno de Ru­sia y su coope­ra­ción du­ran­te la ca­rre­ra elec­to­ral de 2016 pa­ra en­lo­dar a la can­di­da­ta de­mó­cra­ta, Hi­llary Clin­ton.

La in­for­ma­ción fue pu­bli­ca­da por el dia­rio The Was­hing­ton Post el miér­co­les 9 de agos­to y con­fir­ma­da ese mis­mo día a The New York Ti­mes por un por­ta­voz de Ma­na­fort.

El dia­rio ca­pi­ta­lino re­sal­ta la im­por­tan­cia de es­te he­cho y lo que po­dría sig­ni­fi­car en el complejo ca­so Ru­sia­ga­te: “Ma­na­fort es­tá en to­do el pun­to de mi­ra de la in­ves­ti­ga­ción del ca­so de con­ni­ven­cia en­tre Ru­sia y Trump”.

“Su bre­ve man­da­to co­mo je­fe de la cam­pa­ña de Trump ocu­rrió jus­to cuan­do las in­quie­tu­des so­bre la in­tro­mi­sión de Ru­sia en las elec­cio­nes de 2016 se ca­len­ta­ron; él mis­mo tie­ne co­ne­xio­nes de pri­mer ni­vel con los ru­sos; y to­da una se­rie de tra­tos fi­nan­cie­ros es­cru­ta­dos que po­drían ha­cer de él una he­rra­mien­ta útil pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res que bus­can coope­ra­ción”, di­jo el dia­rio.

Tras un día de co­no­cer­se la no­ti­cia, el pre­si­den­te Do­nald Trump le res­tó im­por­tan­cia, pe­ro lan­zó sus acos­tum­bra­das críticas con­tra el FBI, en­te con el que —co­mo otros en Vir­gi­nia y Was­hing­ton— no ha te­ni­do la me­jor re­la­ción: “El he­cho de que lo ha­yan des­per­ta­do in­clu­so en el ope­ra­ti­vo me pa­re­ció una se­ñal muy fuer­te. Él es­tu­vo con nues­tra cam­pa­ña po­co tiem­po, pe­ro me pa­re­ce una bue­na per­so­na y me sor­pren­dió mu­cho que pa­sa­ra eso”.

¿Qué im­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas ten­dría es­te su­ce­so? En diá­lo­go con EL CO­LOM­BIANO, Pa­tri­cio Navia, po­li­tó­lo­go y do­cen­te de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York (NYU) con­si­de­ró que “da nue­vos aires al ca­so y evi­den­cia su avan­ce gra­dual pe­ro se­gu­ro, al es­ti­lo del es- cán­da­lo Wa­ter­ga­te (1973). Es­to apun­ta a un pro­ce­so de arrin­co­na­mien­to pau­la­tino del pre­si­den­te y de sus alia­dos más cer­ca­nos. La pre­vi­sión de la jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se es que di­chos per­so­na­jes vean que el cer­co se es­tá ce­rran­do con­tra ellos y que, por lo tan­to, co­la­bo­ren pa­ra que no sean los que ter­mi­nen más afec­ta­dos”.

Pa­ra el ex­per­to, el im­pac­to del he­cho se ma­xi­mi­za si se tie­ne en cuen­ta que se da en mo­men­tos en los que en política el go­bierno Trump lu­ce es­tan­ca­do, mien­tras que el Con­gre­so se re­sis­te a ava­lar dis­tin­tas re­for­mas e ini­cia­ti­vas su­yas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.